Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tal vez sí, tal vez no, a lo mejor quién sabe…

Prácticamente he vivido toda mi vida en Bogotá. Aquí estudié, me gradué, me hice profesional, construí mi hogar, despedí a mis mayores, hice amigos, malgasté el tiempo, descubrí el cine, me apasioné por la música, me dejé seducir por el arte, mi soledad ganó amigos imaginarios a través de los libros, el fútbol no me fue indiferente hasta que las barras bravas se tomaron las graderías y la mafia los resultados, me emparrandé hasta el amanecer… todo lo anterior y mucho más, bajo la sombra de los cerros tutelares que le imprimen ese toque tan característico a la ciudad.

Y durante todo este tiempo he vivido en diferentes puntos geográficos. En el centro, en el norte, a orilla de los cerros, al occidente… y aunque nunca he sido ‘profesional del volante’, sí he recorrido esta mole de cemento en todos, o bueno, casi todos los medios de transporte posibles: los trolleys (trolebuses) que se varaban cuando se iba la energía o se les desprendían las ‘tirantas’ de las líneas de conducción, los viejos municipales, verdaderas fábricas rodantes de polución, los buses destartalados que prestaban servicio de extremo a extremo y a los que el timbre casi nunca les servía y uno se desgañitaba en chifladas, gritos e improperios para que el conductor parara el armatroste, lo cual hacía casi siempre cinco o seis cuadras más allá del sitio esperado, en taxis nuevos o viejos, con taxímetros adulterados o sin ‘muñeco’, en microbuses que cabían diez y le metían veinte, a pie, en bicicleta…

Me acostumbré a las colas. A las largas colas a las entradas de los cines que ya no existen sino en nuestro imaginario: Olympia, Royal Plaza, Metropol, Cinelandia, Radio City, Riviera y tantos otros, donde siempre los revendedores eran los primeros. Y ni hablar de las que se armaban y se arman en bancos, notarías, clínicas y hospitales, con o sin digiturnos.

He sido víctima del ‘cosquilleo’, el atraco a mano armada, el ‘paseo’ millonario, la burundanga, el robo del celular y la mirada intimidante.

Los metros del Metro

firma_convenio_metro_ppal_0

Foto: Alcaldía de Bogotá

Y mientras todo esto ha sucedido y sucede, no dejo de pensar también, en los miles de millones que se han dilapidado en estudios, planos, contratación de entidades externas, viajes al exterior de comisiones encabezadas por algún alto funcionario, gastos de hoteles y representación, para ver y conocer de ‘primera mano’, lo que se ha hecho en otros sitios, para poner en marcha el ‘famoso’ Metro de Bogotá. Que ahora sí. Que va a ser subterráneo. Pero que mejor nos queda si es elevado. Pero que también puede ser mixto con algunos tramos elevados, otros a nivel y otros bajo tierra. Que ese que ya había sido aprobado en la anterior administración, ya no sirve. Que ahora la idea es otra. Y vuelve y juega. Que el trazado ya no va por aquí sino por allá. Que la Caracas va a ser nuevamente digna, pujante y vanguardista. Y más estudios y más planos y más plata invertida y más ríos de tinta en impresos sobre lo que será o no será. Y es que si se juntara toda la plata invertida en todos estos años de estudios y más estudios, Bogotá contaría con varias líneas hace rato.

Finalmente, cuando todo concluya (dicen que todo tiene su final excepto las obras públicas y sus promeseros) y los mandatarios de turno hayan derramado kilómetros de palabras sobre las relucientes vías del nuevo servicio de transporte masivo y cortado la cinta, al cabo de los meses o días, esperemos que el espectáculo actual que presentan las caóticas estaciones de Transmilenio y los articulados con el subir y bajar de vendedores ambulantes, músicos, indigentes, cargas, bicicletas y animales, no invadan también el nuevo orgullo capitalino y que las avenidas donde finalmente se extienda el trazado, no terminen convertidas en enormes cloacas, dormitorios y focos de inseguridad, como sucede ahora mismo en la Caracas o la Décima.

Carrera 10 calle 24

                                                                                       Carrera 10a, calle 24, 7:00 am. Foto: Víctor Ogliastri

Y sin querer atacar lo que aún no existe, les dejo este video aficionado, porque si en Medellín llueve, en Bogotá no va a escampar…

https://www.youtube.com/watch?v=VdMw4S5nuZQ

@culturatotal

(Visited 1.509 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y gestor cultural. Director de CyC Radio, emisora virtual del Instituto Caro y Cuervo y realizador del noticiero D.C. Distrito Cultural en UN Radio 98.5, Bogotá. Lector voraz y coleccionista de historias y música rock.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un violín con las venas cortadas

    Ay Loretta… ¿Hace cuánto no leen con una sonrisa un libro entero? La pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá(...)

  • Bogotá

    ¿Habrá Metro?

    Tal vez sí, tal vez no, a lo mejor quién sabe… Prácticamente he vivido toda mi vida en Bogotá. Aquí(...)

  • Entretenimiento

    La RRUC

    O la manera inteligente de hacer radio Inicio este blog pidiéndoles excusas a todos los lectores del mismo, por mi(...)

  • Entretenimiento

    De coroneles y sargentos

    Cincuenta años de Realismo mágico y odisea pop En el año de 1967, cinco costeños cambiaron para siempre la música(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por Cristian Torres Rodríguez Poco se sabía de ella y de su(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carloshiguita0615

    Es posible que Bogotá, nuestra capital no tenga metro debido a la maldita politiquería ramplona de su dirigencia. Desde que la gente le crea a un mísero delincuente como su exalcalde Petro o que los delincuentes morenos sigan imponiendose en cuerpo ajeno en las corporaciones. A veces uno cree que es que Bogotá no se lo merece (el metro) con esos dirigentes y alcaldes que elige. Entre tanto, Antioqueños: Medellín ya necesita otra linea por allá por los altos populares…

  2. La mayoría de habitantes de Bogotá son culturalmente incrédulos y pesimistas, nos dejamos influenciar fácilmente por políticos populistas. Esa falta de cultura se manifiesta con toda su crudeza en Transmilenio, donde impera la ley de la selva. Es lógico creer que el Metro no será la excepción. Los usuarios son el problema no el sistema.

  3. Bogotá necesita muchas líneas de metro no solo una: subterráneo o elevado eso es lo de menos, pero desgraciadamente vivimos en un país con pocos recursos económicos, malos y deshonestos gobernantes, fuera de ello nos oponemos a cada solución que se propone, llevamos discutiendo casi cien años y nunca nos pondremos de acuerdo con este tema, estamos condenados a la patria boba es nuestra manera de ser no hay remedio no trabajamos en equipo solo somos buenos para sabotear el trabajo de otros.

  4. ……con el Metro de Bogotá la gente se ilusiona mucho pero no pasan de ser promezas….como decía mi abuela la lengua y el papel puede con lo qué le alzen pero de ahí a que sea haga realidad es otra historia.

  5. Primero tendría que vivir en Bosa, para poder disfrutare del Metro, segundo el metro no será una solución de transporte para Bogotá, esta primera etapa, solo movilizará al 5% de la población que usa el transporte público en la ciudad. tercero, igual que todos los metros, la construcción será muy demorada, y cuando termine, estaremos mas insatisfechos que antes de construirlo, porque habrá mas gente usando el sistema de transporte y estaríamos en le punto en que nos vemos hoy.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar