Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El jueves, la Corte Constitucional aprobó el matrimonio homosexual en el país, permitiendo así que las parejas gay se casen y tengan los mismos derechos y beneficios que hasta ahora tenían los matrimonios heterosexuales. No sobra recalcar que la homofobia nace de la religión y que la oposición a la igualdad es motivada por personas que creen que todos debemos vivir según las normas de su dios (por ejemplo la señora Viviane Morales o Alejandro Ordóñez Maldonado).

La decisión de la Corte llega 25 años tarde, pues desde la Constitución de 1991 Colombia dejó de ser un país oficialmente católico y, en cambio, es un Estado laico. Algunas personas —más interesadas en mantener el privilegio religioso que en un intercambio honesto de ideas— alegan que no, que Colombia es un país «aconfesional«, pretendiendo así justificar que la política pública se someta a algún capricho religioso, o destinar el dinero de los contribuyentes a promover o patrocinar creencias privadas.


Estas personas se equivocan (o mienten). La Constitución no dice nada de «aconfesional» o «laico» (Arts. 18 y 19), peeeeero, la jurisprudencia de la Corte Constitucional tiene fuerza vinculante de rango constitucional (o sea, las sentencias de la Corte Constitucional hacen parte de la Constitución).

Y en la sentencia C-766 del 2010, la Corte dijo:

La neutralidad, derivada de la laicidad, no consistirá en la búsqueda por parte del Estado de un tratamiento igual a las religiones a partir de las actividades que éste realice en relación con ellas. La neutralidad estatal comporta que las actividades públicas no tengan fundamento, sentido u orientación determinada por religión alguna –en cuanto confesión o institución–, de manera que las funciones del Estado sean ajenas a fundamentos de naturaleza confesional. […] no puede ser el papel del Estado promocionar, patrocinar, impulsar, favorecer o realizar cualquier actividad de incentivo respecto de cualquier confesión religiosa que se practique en su territorio

¿Y el preámbulo de la Constitución?

Otros, con espíritu de leguleyo y alma de tinterillo, creen que se puede desobedecer a la Corte por el hecho de que en el preámbulo de la Constitución se hace mención a un dios.

Si quieren dejar de lado el hecho de que el preámbulo fue encargado a un escritor y no fue redactado por la Asamblea Constituyente, por lo que realmente no tiene relevancia democrática, lo podemos hacer, pues la Corte también ya se encargó de rebatir este rebuscado argumento.

En su sentencia C-350 de 1994, al declarar inexequible la consagración del país al ‘sagrado’ corazón de Jesús, la Corte dijo:

La constitucionalidad de la consagración oficial de Colombia al Sagrado Corazón era plausible durante la vigencia de la anterior Constitución, la cual establecía que la religión católica era la de la Nación y constituía un esencial elemento del orden social. Pero esa consagración oficial vulnera el nuevo ordenamiento constitucional que establece un Estado laico y pluralista, fundado en el reconocimiento de la plena libertad religiosa y la igualdad entre todas las confesiones religiosas. Se trata de una consagración oficial, por medio de la cual el Estado manifiesta. una preferencia en asuntos religiosos, lo cual es inconstitucional por cuanto viola la igualdad entre las distintas religiones establecida por la Constitución. […] En efecto, el proyecto de preámbulo que hacía de Dios «el fundamento de la dignidad humana y fuente de vida y autoridad para el bien común» -bastante acorde con la cosmovisión católica- no fue adoptado por la Asamblea Constituyente, puesto que se consideró que la soberanía residía en el pueblo. Por ello la referencia que se mantuvo no establece la prevalencia de ningún credo religioso, ni siquiera de tipo monoteísta; se trata entonces de una invocación a un Dios compatible con la pluralidad de creencias religiosas […] El país no puede ser consagrado, de manera oficial, a una determinada religión, incluso si ésta es la mayoritaria del pueblo, por cuanto los preceptos constitucionales confieren a las congregaciones religiosas la garantía de que su fe tiene igual valor ante el Estado, sin importar sus orígenes, tradiciones y contenido

Así que los que dicen que nuestra política pública debe obedecer algún concepto religioso están equivocados y ojalá fueran tan amables y dejaran de intentar imponer su intolerancia y de violar la Constitución.

________________

* Esto, por supuesto, es en el papel, porque en la práctica el laicismo es violado sistemáticamente por casi todos, empezando por el Presidente de la República.

(Visited 5.154 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Alejandro Osorio es un periodista colombiano y crítico de la religión. Ganó el Tercer Puesto del Premio al Mejor Activista Individual concedido por la organización Secular Student Alliance y fue el primer ganador de la categoría Prensa Digital del premio ETECOM Colombia para estudiantes de periodismo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Rafael Díaz Vásquez, Investigador docente de la Escuela de Derecho y(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La visita del Papa también es corrupción | De Avanzada

    […] motivos de peso para oponerse a esta visita — el primero y más importante, por supuesto, es que Colombia es un Estado laico, y si un líder religioso quiere venir al país, que se pague él mismo su visita (o la paguen sus […]

  2. nathalyfenriz

    Muy buen escrito. No lo había visto. Personalmente yo no estoy de acuerdo con la religión como materia en los colegios del país. Empezando no se porque lo hacen, eso finalmente no aporta nada, ya que si fuera tan importante lo evaluarían en las pruebas saber que realiza el estado y esto claramente y afortunadamente no lo hacen. 2o si quieren enseñar esa materia, se debería ver mas lo que llaman «ed. religiosa» y mostrar con ello todos los cultos que hay y existieron, hasta los politeístas (mal llamados por los cristianos como paganos), pero no, solo se enfocan en el catolicismo o en el cristianismo. Y 3o los colegios (en especial los privados) incumplen con este principio del estado laico, ya que si es un colegio católico, prefieren no admitir personas de otra religión, con lo cual están también negando el derecho a la ed. que tenemos todos, indep de las creencias personales. Como todo en este país, solo se aplican las leyes cuando le conviene a los políticos. Y por mi que siguiéramos rezándole al sol y a la luna, por lo menos si son reales, y de hecho si es de hablar de un dios creador, el sol lo es, en gran parte, gracias a esaestrella en su justa medida, es que hay vida en este planeta.

  3. La tal persecución religiosa al padre Chucho no existe | De Avanzada

    […] Colombia es un Estado laico. Eso significa que ninguna religión puede recibir tratamiento especial y que nadie puede violar las normas por el hecho de pertenecer a una religión, tener creencias religiosas, ser líder religioso, o tener muchos feligreses. […]

  4. No, la semana 'santa' en Tunja no peligra | De Avanzada

    […] Colombia es un Estado laico y eso significa que no se pueden destinar recursos públicos para financiar ninguna actividad religiosa, peeeeero… los católicos que quieran celebrar esa fecha pueden hacerlo con su propio dinero (y para eso pertenecen a una Iglesia descaradamente rica). […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar