Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hasta hace poco tiempo estuvo en las carteleras de cine colombianas La Dama de Hierro, entretenida película por la cual Meryl Streep ganó su tercer Óscar al interpretar magistralmente a una Margaret Thatcher entrada en años, agobiada por los recuerdos del poder y perseguida por el fantasma de su esposo muerto. El filme, a pesar de reflejar momentos históricos en la vida de la primera mujer en ocupar tan alto cargo en el Reino Unido, pasó sin pena ni gloria en la taquilla nacional; algo normal en un país tan machista como éste pues, a qué tantas personas les puede interesar la historia de una mujer líder, una mujer destacada por abrirse paso a codazos en un mundo aún bastante masculino como el de la política.

La Thatcher abrió, sin lugar a dudas, un nuevo horizonte para muchas mujeres en escenarios que les había sido vedados históricamente pues, aún sin ser feminista y caracterizándose por posturas que muchos consideraron “atípicas en una mujer”, demostró que para la gestión pública, las relaciones diplomáticas y la estrategia política, el liderazgo femenino no sólo aportaba nuevos elementos, sino que además podía ser pieza fundamental del desarrollo. Y es precisamente ese legado el que muchas mujeres allá y acá han retomado para hacer sus carreras, para seguir demostrando que llegaron para ser parte del poder mundial y llegaron para quedarse, ejerciendo un liderazgo que lejos de alertar a los hombres debería ser tomado como una prueba de la inevitable transformación del mundo en donde los roles profesionales, domésticos, políticos y hasta sexuales deben ser revaluados.

Colombia no ha sido ajena a este fenómeno que toma mayores bríos en las últimas décadas, y si bien no hemos tenido aún presidentas de la república, si comenzamos a tener mujeres en altos cargos de poder público, desde alcaldesas municipales y concejalas, hasta ministras y recientemente una Fiscal y una Contralora, por hablar del poder público; gerentas y presidentas de entidades bancarias, emprendedoras que se destacan en negocios que se vuelven multinacionales, por hablar del sector privado; y lideresas que reconstruyen sus comunidades y llevan adelante procesos por la restitución de los derechos colectivos, si hablamos de la sociedad civil; esto sin olvidar las que ya ocupan altos rangos en las fuerzas armadas y de policía.

Damas de hierro algunas, mujeres en el sentido tradicional del término las otras, apoyadas por sus parejas unas, luchando en solitario las otras, con tacones algunas, con botas las más aguerridas, descalzas las que vienen de la ruralidad, elegantes las que han escalado en una élite que les exije glamour y elegancia, informales pero certeras en sus apreciaciones y acciones la gran mayoría. En cualquier caso, mujeres que demuestran que existe un nuevo liderazgo, el femenino.

Y es precisamente de ese nuevo liderazgo, de esa otra forma de hacer las cosas, lejos del estereotipo masculino, que habla un evento que, seguramente dará mucho de que hablar, y no sólo a las mujeres, espero, el Foro “El poder de los tacones en el Siglo XXI“, organizado por Indigo Events y el diario La República, espacio que se llevará a cabo el 25 de mayo en El Cubo de Colsubsidio y en el que se reunirán mujeres como Martha Lucía Ramírez, Pilar Castaño, Guiomar Jaramillo, Myriam Camhi, Cristina Plazas, y Carmiña Ferro para compartir sus experiencias profesionales, sus tácticas para salir adelante y brillar con luz propia en diferentes ámbitos; incluso la forma en la que han sabido combinar su rol de madres con su rol profesional, principal dificultad para romper el techo de cristal, ese tan díficil de romper y que impide a la gran mayoría de las mujeres ascender un peldaño más en sus carreras.

Y es que, lastimosamente, son muchos los casos de mujeres que, tras librar difíciles batallas para estudiar, destacarse y ascender en el escalafón de sus áreas de trabajo, a veces incluso ganando menos que sus colegas hombres, al llegar a cierto punto se ven abocadas a decidir entre continuar ascendiendo o dedicar más tiempo a sus hogares, ver crecer a sus hijos y conservar un matrimonio. Dificilmente se encuentran en el “mercado” hombres dispuestos a compartir las labores del hogar, o incluso a sacrificar sus propios ascensos por los de sus compañeras, siempre deben ser ellas las sacrificadas porque así ha sido históricamente y pocos son los capaces de dar el primer paso para transformar ese imaginario. El mundo avanza y se transforma, no sé por qué los matrimonios aún no.

La “Dama de hierro” no se amilanó y tomó la decisión de seguir con su carrera. No sabemos cuál hubiera sido el destino de los británicos en los convulsionados años ochenta si ella hubiera preferido quedarse en casa cuidando a su hija, en vez de vestir tacones e irse al Parlamento. No sabemos si se arrepintió de esa decisión o no, lo único cierto es que su liderazgo es algo que aún hoy no se pone en duda, y liderazgos como esos, para bien o para mal, se siguen necesitando en el mundo, para apalancar el desarrollo, para romper paradigmas y comprobar una vez más que gobernar no es sólo tarea de hombres.

(Visited 53 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Estratega de comunicación residente en Bogotá, coordinador de acciones de difusión de eventos culturales en Colombia, así como en la asesoría en comunicación para el desarrollo de proyectos sociales, ONG y agencias de cooperación internacional presentes en el país.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Estoy deacuerdo historicamente eran los hombre quienes podian ocupar puestos de alto rango polito y las mujer eran quienes se quedaban en caa cuidando los niños u haciendo los labores del hogas pero hoy en dia todo es y debe ser por igual mujer y hombre hacer las mismas cosas todo por igualda.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar