Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Esta nuestra sociedad colombiana, cuyas últimas generaciones hemos sido criadas en medio de un conflicto que a veces se vislumbra sin fin, pareciera haberse adoctrinado para tercerizar la solución a los problemas, incluyendo el dejar en manos de otros el ponerle coto a la guerra. Sin embargo, y como ya lo he dicho varias veces en este espacio, si bien la negociación del fin de la confrontación bélica está, al menos ahora, delegada en una mesa en La Habana, no podemos olvidar que la enorme tarea de la construcción de la paz recae en la sociedad colombiana en su conjunto, en campos y ciudades, en casas y avenidas, en cultivos y fábricas y, por supuesto, en los medios de comunicación y en las escuelas.
Las mujeres colombianas han sabido esto desde hace bastante tiempo, no por nada la gran mayoría de las iniciativas comunitarias de resolución de conflictos, e incluso las apuestas regionales de paz han sido, cuando no lideradas, al menos si convocadas e ideadas por mujeres valientes, capaces de enfrentarse sólo con sus palabras y sus argumentos a los más enfurecidos fusiles. 
En igual sentido, y, desde diversas orillas, algunas mujeres han venido consolidando apuestas para demostrarle al país que el rol de cada persona es determinante si queremos tener algún día una Colombia en paz, y que lo que se requiere entonces, más allá de las negociaciones entre “guerreros”, es una transformación cultural que permee a toda la sociedad, para llevarnos a otra forma de resolver nuestros conflictos, de pensarnos y actuarnos país.
Precisamente el pasado miércoles las mujeres del Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad, en un acto emotivo que reunió a representantes de la academia, los medios de comunicación, la empresa privada, los movimientos sociales, la fuerza pública, la clase política, y la ciudadanía de a pie, lanzaron oficialmente una invitación oficial a que, como colombianos y colombianas, firmemos un Pacto Ético por un país en paz, un país en el que, como dijo Rosa Emilia Salamanca en sus palabras de presentación, pasemos del CVY (cómo voy yo), al CVTT (Cómo vamos todos y todas).
Se trata de una iniciativa ciudadana cuyo objetivo es ejercer la paz como derecho y como responsabilidad colectiva asumiendo las diferencias sociales, políticas, económicas, étnicas, de género y generación pero insistiendo en que es en el campo civilista y democrático en donde éstas se resuelven.
La gran meta de este proyecto de largo aliento es una revolución cultural que permita cuestionar nuestro actuar individual y colectivo, porque la paz se traduce en acciones concretas y debe ser apropiada desde cada contexto y subjetividad. Es el camino hacia la construcción de una sociedad digna, justa en todo sentido, donde podamos vivir estudiar, trabajar y disfrutar, con iguales oportunidades, respeto a nuestra diversidad y en armonía con el medio que nos rodea.
El Pacto se compone de quince puntos que reivindican los diversos roles de la ciudadanía frente a la construcción de una sociedad igualitaria, equitativa y cimentada en los derechos humanos, claves básicas para un país en paz. Es por esto que a partir del pasado miércoles y hasta el mes de febrero, este colectivo diverso y plural saldrá a las calles de todo el país y navegará por las redes sociales y los medios de comunicación recogiendo firmas de colombianos y colombianas que desde todas las orillas tengan el supremo interés de transformar al país. Yo ya estampé mi firma y asumí el reto, y tu, ¿Tienes la disposición y el interés de firmar el Pacto? En facebook: Pacto Ético por un País en Paz, en Twitter: @ElPactoEtico
(Visited 171 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Estratega de comunicación residente en Bogotá, coordinador de acciones de difusión de eventos culturales en Colombia, así como en la asesoría en comunicación para el desarrollo de proyectos sociales, ONG y agencias de cooperación internacional presentes en el país.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar