Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
  • La más reciente y muy extensa novela del “Rey de Redonda”, cuya trama se extiende desde 1969 hasta finales del siglo XX, reúne los elementos esenciales de toda su obra, sembrados casi en su totalidad en Mañana en la batalla piensa en mí, tales como la soledad, la política, el espionaje, la relación de pareja (es decir, el matrimonio), el engaño (“Vivir en el engaño es fácil y es nuestra condición natural”), la casualidad como móvil suficiente para desviar el curso de una vida, la cotidianidad asaltada por algo absurdo, los infaltables guiños a Shakespeare, concretamente al drama histórico Enrique V (aunque en esta oportunidad también Balzac es motivo de juego literario), pero sobre todo, esa idea tan suya de que la vida tiene un sentido trágico, de que nada ocurre por necesidad, pero que lo que ocurre, por tonto que sea o por mucho que se hubiera podido evitar, es irreversible y sus consecuencias pueden ser desproporcionadas.
  • Y eso es precisamente lo que le pasó a Tomás Nevinson, uno de los dos protagonistas de la novela. Solo por pasar una noche con una mujer, Janet Jefferys, una noche que no tendría por qué dejar ninguna secuela, se metió en la grande, arruinó su matrimonio, y dañó su vida y la de su esposa, Berta Isla:“Qué estúpidos son los días, qué estúpido puede ser cualquier día, uno ignora cuál y se adentra festivamente en el que debería haber evitado, no hay forma de adivinar cuál será el de la maldición y tajo y fuego, el de la garganta del mar y el que lo quiebra todo…Y qué estúpidos, qué fútiles los pasos de ese día en el que no debería haber dado ninguno, ni atravesado el umbral siquiera.”
  • La novela, rica en pasajes líricos y en vuelo metafísico, insinúa una trama detectivesca, sobre todo al comienzo, por el misterioso (supuesto) asesinato de Janet; pero por ahí no van los ternos, porque eso se vuelve dato escondido que tardará exactamente doce años en resolverse La culpa le cae a Tomás y ya, a no ser que ceda a un chantaje, no de cualquier hamponcete ni mafioso, sino, nada menos que del mismísimo Estado Inglés. ¡Y cedió!
  • Tomás se ve abocado a vivir como una veleta, cambiando permanentemente de identidad y de apariencia (“¿Desde cuándo la gente ha elegido sus vidas?”). Nunca se imaginó que tener la habilidad para imitar acentos y registros dialectales, así como hablar perfectamente varias lenguas, se fuera a convertir en su propia cárcel. A cambio, pues, de no ser acusado de un asesinato que no cometió, pero que nadie le va a creer que no cometió, porque todo lo incrimina, se convierte en espía (también lo llaman topo) para su gobierno, y con el tiempo será declarado oficialmente desaparecido.
  • A partir de ahí, la plausible novela policiaca, deviene psicológica, por cuanto sus páginas se llenan con todos los pensamientos (de hecho, la obra es prácticamente un extenso monólogo interior pespunteado por unos cuantos diálogos que le dan fuelle) que embargan a Berta Isla, con motivo de la desaparición de su marido. Allí Marías explora la mente de una mujer asediada por la incertidumbre, que es, al parecer, el peor de los estados emocionales. ¿Habrá muerto Tomás?, y, si fue así, ¿cuándo, cómo y dónde? Y si está vivo, ¿en qué condiciones se encuentra?, ¿regresará? ¿por qué no se comunica? En tal estado de zozobra se le van los años a la mujer (y a nosotros las horas de lectura), que sobrevive como puede en su soledad, en su aislamiento…el aislamiento de Berta Isla. 
(Visited 700 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesor en la Maestría de Estudios Literarios y en la licenciatura en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás; profesor de Producción de textos en la Universidad Distrital. Articulista y columnista de El Tiempo y comentarista de libros en Lecturas dominicales desde 2003. Autor de Cien remedios para la soledad y Crónica contra el olvido.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En este episodio de FrancaComilona, vamos a explorar el tema del gluten.(...)

3

Despojados de polvo y paja, por fin el Centro Democrático y la(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar