Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El cielo a tiros (Alfaguara), la nueva y extensa novela de Jorge Franco, puede servir de colofón al ya gastado género de narrativa sobre el narcotráfico. Su mayor mérito consiste en la estructura narrativa, montada sobre tres momentos en escenarios distintos, que se van alternando a lo largo de la novela. El primero es la Alborada del 30 de noviembre, hecho que se repite cada año en Medellín, del cual proviene el título del libro; el segundo, la llegada a Medellín de Larry, el hijo de mafioso, que llega de Londres a reclamar el cadáver de su papá, doce años después de que los Pepes lo secuestraran y asesinaran, como parte del gran ajuste de cuentas que le hicieron  a Pablo Escobar: “Los ‘Perseguidos por Pablo Escobar’, que de víctimas pasaron a victimarios. Ellos celebraban la venganza con carteles reivindicatorios junto a cada cadáver.”

cielo a tiros

El tercero, sobre el que recae la mayor densidad narrativa, es la vida de la familia del socio de Escobar, después de que éste fue ultimado en el tejado de una casa de Medellín, consolidándose desde ese día como mito popular.

Libardo, el padre de Larry y Julio, tiene por esposa, es decir como atributo o trofeo de mafioso a Fernanda, ex reina de belleza de Medellín, alcohólica empedernida (y de plausible relación edípica con sus dos hijos), cuyo mayor drama es el de tener que soportar (sin chistar) que Libardo tenga moza y una hija que por fuerza ha de ser hermanastra de sus dos hijos. Ni siquiera la desaparición y probable asesinato de Libardo morigera su resentimiento: “-Ojalá te maten […] no voy a mover un dedo para que te suelten”.

La novela viene siendo una especie de catálogo de las costumbres  y gustos que cunden al interior del hogar de un narco; el abc del mundo íntimo y familiar del mafioso. Por eso el lenguaje con el que está escrita la novela, es, más que plano, precario y escatológico hasta el cansancio. Y no podría ser de otra forma, porque entonces la novela sonaría falsa. Todo lo descrito y narrado está en consonancia con la idiosincrasia de los personajes: la música, los bacanales, las fiestas, las vestimentas, la decoración y diseño de interiores, los paseos, las prácticas discursivas, y, sobre todo, la inexpugnable idea de que el dinero lo puede todo.

Sin el potente tenor narrativo de Santa suerte y El mundo de afuera, con esta novela,   Franco bien puede estar cerrando  su ciclo  sobre el expansivo género de la narrativa del narcotráfico en Colombia.

(Visited 419 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesor en la Maestría de Estudios Literarios y en la licenciatura en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás; profesor de Producción de textos en la Universidad Distrital. Articulista y columnista de El Tiempo y comentarista de libros en Lecturas dominicales desde 2003. Autor de Cien remedios para la soledad y Crónica contra el olvido.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Algunos quizás vieron hace unos años (más exactamente en 2009) aquella película llamada "He's(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sigo comentando, el tema sobre el narcotráfico y la forma cómo ha cambiado nuestra sociedad sobre todo aquí en Colombia, convirtiendo a muchos jóvenes de Medellín, Cali, el Uraba, transformandolos en asesinos que por dinero matan sin compasión a quien se interponga en su camino; es una realidad inocultable, actual, generaciones perdidas, persiguiendo un sueño de volverse ricos de la noche a la mañana, sueño que sólo unos pocos logran. Esta realidad no debe ocultarse, el mundo tiene que verlo a través de estos libros como el el Franco.

  2. Ese tipo de novelas resumen la dinámica social en la que vive Colombia, pero van en contraposición de lo que deberíamos mostrar y de lo que deberíamos hablar.El tema ya está gastado y no sorprende en absoluto al lector.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar