Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los colombianos nos ufanamos de ser mamagallistas y burleteros. Esta una de las características que más sorprende a los poquísimos visitantes que recibimos. Ellos piensan que en algún punto nos vamos a dar en la jeta porque la montadera es imparable. Como en la canción, Songo le dio a Borondongo, en Colombia esa cualidad es, como bailar, otra de las competencias sociales esenciales. Lo reconocemos casi como una de nuestras virtudes.

 

Quien no ha oído un «esoooo», cuando a alguien se le cae algo o cuando tropieza; quien no ha oído un «pero que leeendo», cuando la ropa con la que salió no era del gusto de la tribuna. Son tus amigos, y lo decís vos también. Asimismo, las respuestas deben ser rápidas, punzantes, agudas. Hay que dedicársela a otro, así ese otro sea uno mismo para quitarle el poder a los demás. Para cambiar el objeto de atención. Lo jodido es que hoy por hoy, esas respuestas que debemos soltar se volvieron devastadoras, deben acabar con el contrincante, o corremos el riesgo de quedar como el imbécil del paseo. Ahí perdimos.

En cuestión de semanas, nuestra hiperconectada vida, pasamos de los ataques con ácido, a gravitar con los —corrosivos— casos de matoneo. Ya por el gordo, ya por el gay, ya por las dos. Seguimos ácidos. Se oye el crujir de dientes de todos los que quieren una sociedad pluralista e incluyente. El lugar común donde los hay. Y estos nos vienen a decir que hay que ser políticamente correctos, que no nos podemos burlar de nada ni de nadie: no llamarlos gordos, ni flacos, tampoco mencionar defectos físicos, no poner apodos. Ni hablar de chistes sobre negros, gais, judíos y mujeres —creo que ya pronto ni de los animales porque se nos vienen encima los que los protegen—. Que esas personas que esperamos que Colombia sea una Nación cosmopolita e incluyente, no seamos los mismos que vayamos a prohibir la chanza.

Que la burla nace de un sentimiento de superioridad es una obviedad. Mas se imaginan que después de un partido de fútbol nadie pueda reírse un poco de los perdedores. Que un caleño se mofe de la manera en la que baila salsa un rolo no significa que lo está matoneando. Que digan que si uno se ríe de ellos es un insensible, es un despropósito. Les ruego el favor que no crean que estoy haciendo una apología al matoneo. Pero si negamos la burla, ¿qué nos queda?, ¿ser polite como un noruego? Por supuesto que nos toca hacer un ejercicio colectivo para encontrar ese punto medio en donde la burla deje vivir, y no que por la montadera extrema caigamos en el otro polo donde todo tiene que ser políticamente correcto.

Si como salida nos queda solo ser sardónicos y polite por un lado o el matoneo del otro, nos jodimos. La solución que nosotros debemos darle a esta categoría no pasa por ahí. No será negando nuestra idiosincrasia, ni copiando modelos morales extranjeros como vamos a convertirnos en una mejor sociedad y a encontrar la Paz. Será mejor aprender como pueblo que hay un lugar para la broma, que es esta es sana; pero que tiene un límite al que no se puede llegar: el matoneo. Mirarnos más a nosotros mismos. Además, si copiamos llegaríamos a la castración y a negarnos a nosotros como colectivo humano; porque definitivamente no somos nórdicos. Y si las cosas buenas que ellos tienen no hemos sido capaces de copiar, ¿por qué vamos a tomar su solución a este asunto?

Poco más de veinte años apareció en esta sociedad aburrida de tanta godorria un programa de televisión llamado La Tele. Fue aire fresco, diferente al que estábamos acostumbrados. La Tele, como Zoociedad, hacía humor irreverente pero más fácil, más burlón, más digerible, más básico. De ironía liviana y a veces infantil. Nos sacudió y aún hoy se sienten las secuelas del mismo. Pero, ¿cúando le vamos a superar? Hay mofa más allá de la ironía, del sarcasmo barato. Seguro que podemos ser mejor que cuando uno de sus bastardos nos dice: «marica, no sea guiso ahorrando con moneditas de mil. Si quiere ahorrar hágalo de verdad». Pues… ¿Y qué tal si vamos un poco más abajo de la simple superficie?

Ve, es una pena que lo último que vi de ti haya sido tu espalda cuando te fuiste.

Relatos en: El Galeón Fracaso

(Visited 63 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Pésimo articulo……………. una costumbre viral de toda una sociedad siempre tendera irse a un extremo, o cree que no todos los días se encuentran nuevas formas de burlarse? es por eso que los noruegos son “polite” por principio,porque ellos ya lo saben hace muuucho tiempo. Y saben que la burla termina siempre en matoneo, gústele o no le guste Sr Mohan. Lo que usted escribe aqui,aunque quizá no era su intención,es darle una justificación al matoneo,porque creame hay gente experta en el matoneo con la cantidad de sutilesas que se pueda imaginar.

    • elmohanlemus

      Gracias por su comentario Eduardo. Si todos los días se encuentran nuevas formas de burlase, ir en contra de ello sería como tapar el sol con un dedo. Y sí, no al matoneo, pero imponer normas para dejar de reírnos los unos de otros no me parece la solución para ese asunto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar