Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Así se llamó el libro con el cual un personaje «famoso» de la televisión Colombiana festejó su llegada al cuarto piso. A él le dio pa escribir un libro. En cuanto a mí, la celebración de la llegada a la cuarta década, a duras penas me dará pa completar esta entrada. Porque desde hace un par de años para acá ya no hay fiesta que comentar, ahora me homenajeo con viajes.

El de este año consistió en irme para una montaña: buscar tranquilidad volviendo a la tierra. Como dice la canción: ¿una necesidad o una premonición? No sé, solo quería estar afuera de todo, sentía las ansias de desconectarme. Como si escapar de la propia cabeza fuera posible. Igual, nada mejor para intentarlo que caminar en la montaña viendo la inmensidad de la naturaleza tomar forma en los Alpes. Mis compañeros de ágape escogieron una zona entre los cantones de Wallis y Berna para realizar la travesía conjunta. Nomás salir de la góndola en la estación de montaña de Lauchernalp, en Wiler, a 1900 m, Linicioos Alpes berneses llenan la vista. Estas montañas están allí como una muralla desafiante. Los Alpes que, a diferencia de las cumbres andinas redondeadas, tienen sus picos cincelados, afilados, angulosos, como hechos por el hombre.

 

Arrancamos a caminar por entre las pocas casas de huéspedes y un par de restaurantes. Yo había estudiado el mapa y sabía que los primeros tres y medio kilómetros de caminata eran los más duros, luego se hacía menos pesada hasta completar siete y medio para llegar al restaurante de montaña a almorzar. Lo que no me imaginé es que ya al primer kilometro empezara a sentir el corazón en mis oídos. Y quedaban dos más. Logramos llegar a los 2600 metros aún hablando y aunque las piernas iban bien, sentía unas molestias en la espalda y en el hombro izquierdo, paramos a comer unos sándwiches y beber algo caliente, tomar el par de fotos para el recuerdo, leer el mapa nuevamente (lo hicimos por gusto, los caminos en los Alpes suizos están muy bien señalizados y es casi un trabajo perderse en ellos), luego estirar y coger aire. señalesRealizamos el segundo tramo con un compañero más, el silencio y ya en el último sector, a pocos metros antes de lograr ver la casita, los diez kilos de la maleta me hacían mella en el hombro y la espalda. Entonces uno piensa: «¿Quién me mandó a mí a venirme p’acá?». Después de dos horas y cincuenta minutos, literalmente, ¡Coronamos los 3100 metros!

 

 

Rösti con huevos y salchicha y medio litro de cerveza al clima para almorzar y luego una siesta de treinta minutos recostado en la banca del restaurante, un café instantáneo asqueroso , salir al baño, restaurante de montañasentir el agua que clava como agujas las manos y empezar el descenso por un glaciar cubierto por lajas de piedra. El sol a las espaldas. Hora de usar los bastones, hay tramos de la bajada en donde la inclinación es fuerte y las rodillas agradecen el detalle. Las caídas de agua por el deshielo de las nieves, el sonido del agua que acompaña la bajada, los resbalones por pisar mal, por el cansancio. Después de tres horas y media arribar al plano, caminar un poco más por el valle buscando un buen sitio para montar la carpa. Disfrutar el paisaje y así muy cansado, con dolor en todo el cuerpo echarse a dormir y soñar con nada de agotamiento. Pero como decimos allá: «Si me van a sacar de la casa no me devuelvan como salí».

Tuve alguna vez la idea de que los cumpleaños no se debían celebrar porque era un despropósito: al fin y al cabo uno se hace cada vez más viejo y se va acercando al momento de la partida. Pero desde que dejé esa pendejada he tratado de celebrar como mejor he podido que el calendario sume un año más vivido así quede uno menos por vivir; porque de eso se trata. Hasta hace no pocos años prefería hacer una fiesta para celebrar seguir vivo y sentirme vivo. Este año después de casi tres horas subiendo sintiendo que el corazón se agita al hacerlo, sintiendo la falta de aire a los 3100 m de altura, el temblor en las piernas después de bajar 1520 metros;paisaje pienso que este paseo me recuerda el sentido de la vida, que hay un sector de subida y otro de bajada, y que después de bajar y de llegar a cierto punto hay el momento de parar, de echarse en la tierra y descansar. Espero que cuando mi camino llegue a ese punto, mi visión del mundo sea así de ensueño y sin tristezas ni lamentos. Que se sienta que en este paseo haya sido como estar enamorado o con mal de amores: ¿no es acaso eso llenarse de vida?

 

Ve, tan especiales somos que ahora todos los cuarentones hacemos la misma vaina.

Relatos en: El Galeón Fracaso

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Colombia.

(Visited 189 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

[caption id="attachment_2299" align="aligncenter" width="820"] Crecer en autoestima - Camila Serna[/caption] La(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Buena reflexión, de niño recuerdo que cuando Jorge Varón saco ese libro, pensé: que viejo tan llevado. Ahora que me faltan solo un par de años para cumplir los 40 sudo la gota fría, sobretodo porque en este país después de los 30 ya se es viejo para todo. Me siento joven y me veo joven, por eso he preferido esconder mi edad, para no sentir discriminación, en locombia ser joven después de los 40 es un acto revolucionario. Y en cuanto a que nos acercamos al fin del camino, eso es relativo, miles y miles de jóvenes de menos de veinte mueren prematuramente a diario, nadie sabe el fin.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar