Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Es bueno tener noticias del tipo #HistoriasPosibles, y es mejor aún que personas excepcionales sean sujeto de reconocimiento. Pero si el que lo reconoce es el periódico de mayor tiraje en el país, el asunto toma otro cariz.

El especial periodístico arranca con: «Cuando la opción de vida bien pudo ser la pobreza o la violencia, el olvido o la resignación, un puñado de jóvenes entendió que el camino correcto era el estudio.» Aunque con ese titular se suponía lo que vendría, leí dos relatos antes de llegar al que supuso la canción más esperada en este desconcierto: la historia de Édison, al que parafraseando el título, ni la oscuridad pudo vencer su deseo por aprender.

Sobre Édison, nada que agregar, es un berraco que a pesar de tener solo 2100 pesos diarios ha sido capaz de llegar a donde llegó. Las becas son un comienzo —¿qué tal sin esa ayuda?—, sí, y siempre vale más tarde que nunca; lo jodido pasa por que se volvió recurrente. Ya en épocas de doña Ana Cecilia, mi mamá andaba peleando contra la pobreza y el machismo que no la dejaban estudiar, y con similar valentía logró ser profesional y darme a mí otras posibilidades. Y si nos quedamos con el encabezado de esta serie de reportajes, con esa lupa con la que se enfoca la problemática, ¿qué le podemos decir a la mamá de Édison?

¿En dónde quedan —la mayoría— de los que no pudieron? Sin hablar de vagos, sino de normales que no tuvieron ese coraje, ese aguante, a ellos se les carga la culpa de irse por el mal camino. El Tiempo en su labor periodística tiene la responsabilidad de mostrar también cuales fueron los porqués y cómos de algunas personas que hubiesen podido ser buenos —que no excelentes, como los destacados— pero llegaron a fracasar en el intento ¿Tan reprochable es que el hambre le pueda más que las ganas?

¿No sería chévere despertar la conciencia para que nos esforcemos en cambiar de sistema a uno en donde todos pudieran, sin tener que hacer esfuerzos hercúleos, llegar a la mejor universidad del país? ¿No sería bueno que esta universidad tuviese más sedes, y no incrementar el tamaño del ya enorme embudo que es Bogotá? Nosotros, a fuerza de repetición, hemos llegado a pensar que esos pedidos son imposibles en este mundo y que los que los hacen son utópicos, pero no es así, hay sociedades que lo han logrado, Estados que garantizan la igualdad de oportunidades de entrada: educación, salud y cultura, no son recibidas de acuerdo al dinero que se tenga. Y no hablo de Cuba, sino de Noruega.

¿Qué tal si este chico de Boyacá en lugar de haber tenido diez hermanos solo hubiese tenido la mitad? Seguro que sus hermanos y hermanas no son brutos, pero también seguro es que no tienen la piel en la que está forrado Édison. A ellas les tocó ser amas de casa y meseras en el sur de Bogotá, de los hermanos no se dice nada y ojalá ninguno delincuente, pero y si es así, ¿qué les dio esta sociedad para que siguieran los pasos del único bachiller de la familia en lugar de irse por otro camino? ¿Qué sacrificios tuvieron que hacer los otros hermanos para que Édison fuera el elegido? ¿Dónde quedan las oportunidades de los otros diez? ¿Qué tal una historia sobre ellos? ¿Será que sus padres con más educación, con más oportunidades y sin tanta dificultades hubiesen tenido once hijos? Los hijos fungen acá como el seguro pensional, porque sino cómo más.  ¿Cuál sería la realidad de Edison con algo más de libertad económica? De pronto cambiamos un héroe por cotidianidad.

Doña Ana Cecilia lo tiene claro: «Este muchacho es una bendición de Dios». Mas al Señor se le olvidan un par de familias… que le pasa, le pasa, o si no habría más bendiciones como esta. No podemos dejar en manos de lo divino algo tan importante.  De continuar así nos pasaría como con la selección Colombia del 94, que se dio por voluntad divina cuando todos esos grandes nacieron al mismo tiempo acá.

No hay por que dudar de las intenciones del matutino, pero más que a la admiración los reportajes llevan a la condescendencia a través de la sensiblería con la que se manejan. Estas historias deberían ser planteadas como un lugar de partida y no como un así es la vaina y haz como Édison, que no se queja porque tiene su soporte en Dios que le brinda ayuda y consuelo. ¿Qué tal llevar la luz mostrando también la otra cara de la moneda donde por ausencia del Estado se trunquen los sueños? Además de hacer eco en su estoicismo deberíamos también haberle enseñado a quejarse.

Ve, ¿vos habrías sido capaz de hacer lo que hizo Édison?

Relatos en: El Galeón Fracaso

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Colombia.

(Visited 81 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar