Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay dos colectivos de profesionales en los que he confiado literalmente a ciegas, los médicos y los pilotos de aviones. Más en los segundos que en los primeros, en tanto he puesto mi vida en sus manos cientos de veces más. A ciegas, porque aunque sé el destino apenas me trepo al avión no tengo ni la menor idea del cómo me llevarán a él. En aviones he tenido cuatro episodios intranquilos, uno en tierra tres en el aire, y nunca desconfié de la pericia y profesionalismo de los que iban al mando. Esa seguridad se desvaneció ayer.

Un día antes del infausto accidente del Airbus A320, alguien me decía que no tenía muchas ganas de hablar porque podía ser grosero. Le respondí que era entendible, que muchas veces uno quiere mandar al carajo a todo el mundo. Su respuesta fue brillante: «En esos días el que se tiene que ir a la mierda es uno; porque los demás están bien».

Esta pregunta me consume: ¿qué le pasó por la cabeza al desgraciadamente famoso Andreas Lubitz el copiloto del Airbus A320 siniestrado? En El País de Madrid leía el minuto a minuto: a las 10.31 el avión comienza a descender y el piloto empieza a llamar Andreas sin obtener más que una respiración normal como respuesta. Diez minutos luego fue el fin para las 149 personas que iban con él.

Varios periódicos en el mundo repiten los comentarios que hacen sus vecinos tanto en Dusseldorf como en Montabaur —donde viven sus padres— de donde se puede decir que era un buen tipo, una persona normal que unos seis años atrás había sufrido un periodo de depresión. Sin embargo, logró pasar las exigentes pruebas para hacerse piloto en 2013.

¿Serán solo desbalances químicos del cerebro que en este caso no se supieron controlar? Por mí paz mental tengo que creer, no puedo hacer más, que sí. Que el copiloto del vuelo de Germanwings fue un tipo normal que tenía un problema que se le salió de las manos y que vio la salida en el instante en que estaba solo en la cabina. Lo supongo por lo que dicen de su respiración tranquila en la grabación de la caja negra. No pudo combatirlo, hablar con amigos y con el sicólogo no fue suficiente, el prozac tampoco ayudó. Para el dolor de muchos, él lo resolvió de la peor manera.

¿Qué es lo que nos está pasando que vivimos entre sicóticos y deprimidos?, ¿encontraremos una pepa que nos alivie este dolor que nos está suponiendo vivir? ¿Por qué nos cuesta tanto? ¿Desde cuándo nos pasa esto? ¿De dónde llega tanta presión, tanto peso que cargar? Seguro que no hemos sabido encontrar lo que queremos mientras nos mantenemos calmando lo que deseamos para luego dejarlo de lado y seguir en la misma necesidad. ¿Dónde quedó la sal? ¿Cómo vamos a salirnos de este lodo en el que se nos ha convertido la cotidianidad?

Si no fue así, el miedo me inunda y las preguntas son aterrorizantes. Si este era un hombre común, ¿quién le implantó la semilla del mal al niño o al hombre Andreas? ¿Cuál fue el motivo que lo llevó a actuar de esta forma? ¿Cuándo decidió hacerlo? Este asunto del mal lo podemos extrapolar a la situación del día a día y sus víctimas, que por no ser mortales no dejan de serlo. Y tenemos hombres que se inmolan con su expareja, y padres que mantienen a sus hijas 20 años encerradas en un sótano, y niños que mandar a matar a su mamá y un etcétera que ni el señor F. Krueger se lo soñó.

Ve, ¿y si dejamos de empujar?

 

28 de marzo: “un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema, y todo el mundo conocerá mi nombre y lo recordará“. Andreas Lubitz. ¿Será esta la roca que nos convierte en Sísifo?

 ¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 104 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar