Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

—You’ve been wearing that waistcoat for 4 centuries.

—I was given this in 1585. It’s one of my favourite garments.

Eve y Marlowe en Only lovers left alive

La “buena” noticia que nos ronda desde hace unas semanas es aquella que trata sobre el descubrimiento de agua en Marte. Y algún bien intencionado, y no menos naïve, se preguntó en Twitter si no era mejor cuidar la que ya tenemos acá. El camino al infierno está lleno de buenas intenciones. Este hallazgo traduce como se lleva al extremo la frase de Frederic Martel cuando afirma que los gringos son una cultura que no soluciona los problemas si no que los deja atrás mudándose. No suena para nada mal la idea y parece entonces encontrar asidero ciertas teorías conspirativas sobre la verdadera razón de ser de  NASA.

Exacto. El bueno de la película era al final el sirviente del señor oscuro. Si hoy es un problema en muchas partes del mundo, como en la Guajira, tener ese recurso vital; ponele pues el tamaño del mismo cuando la importen ellos de planeta vecino. Mientras tanto nos la pasamos de conferencias sobre cambio climático a cumbres sobre lo mismo, hablamos sobre sus causas y sus terribles consecuencias y nada cambia hasta ahora. Se oyen golpes de pecho por los efectos del Niño en tanto que usamos el fracking y aprobamos la minería en los páramos. Simple ejemplos que resultan del afán proveniente principalmente del sistema económico que funge desde hace algunos siglos como motor de la vida de los humanos. El modelo propuesto hace que se necesite de un flujo constante de recursos para seguir creciendo.

Como resultado de este dogma tenemos dos mundos: uno obeso que por haber comido insaciablemente hasta el hartazgo y más, como consecuencia debe ser cargado por el desnutrido y famélico otro mundo. El apetito irrefrenable del gordelio acaso las migajas le deja al pobre flaco, quién que se debe conformar con ellas. Ya es tal el sometimiento que ni siquiera le está permitida la opción de llamarle gordo al que «sufre» de sobrepeso. El esquelético silletero tiene las piernas a punto de fractura y su rechoncha carga va tan cómoda que parece no darse por enterada. Hace más de 40 años nos lo advirtió el Club de Roma cuando en 1972 entregó el informe llamado “Los Límites del Crecimiento”. Por medio de este nos enteramos que el agua moja: en un planeta finito el crecimiento constante y sin coto es un argumento lógico que se reduce al absurdo. La Tierra no es el cuerno de la abundancia y es, pues, la llamada a imponer el punto final en el crecimiento humano debido a la cantidad de sus recursos naturales no renovables, la extensión limitada de tierra cultivable, a su establecida capacidad de absorber la huella ecológica de sus habitantes, entre otras.

El informe de el Club ha tenido actualizaciones en 1992, en 2004 y en 2012 que, con base en nuevas herramientas y datos, sigue tercamente llegando a la misma desesperanzadora conclusión y yendo a peor. En 2012 el grupo de científicos nos ubica en el último confín, la fiesta en la maloca está acabándose y alicorados in extremis bailamos alrededor del rancho ardiendo.  En La diversidad de la vida Edward O. Wilson nos achaca la responsabilidad por la desaparición anual de decenas de miles de especies, ejemplo: en los últimos 100 años se ha perdido el 75 % de la diversidad agrícola según la FAO. Para finalizar podemos  ir resumiendo a Latouche: o hacemos dieta para detener la obesidad y sanarnos, o esperamos a terminar la comida para luego morir de inanición.

Ve, ¿que Bowie se retira?

 

¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 1.184 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar