Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El domingo pasado leí la columna del economista Moises Naím sobre la difícil situación que dejaba “millones de personas afectadas por la mala situación económica”, debido a los coletazos del desempleo y los bajos salarios. Un día antes, Carlos Slim —según Forbes el segundo hombre más rico del mundo— en la conferencia de apertura del XXI de El Circulo de Montevideo proponía una semana laboral de tres días cada uno de 11 horas diarias y jubilación a los 75 años.

El columnista trata de explicar, con las teorías de siempre, todo lo que “llegó a su fin”: el superciclo de los commodities, de la deuda o la desaceleración China; cuando la verdad es que el sistema capitalista está recalentado y cada vez la zanja que separa a ricos y pobres es más grande. Basta mirar el informe sobre la riqueza Global 2015 de Credite Suisse para saber que así no llegaremos a nada: 34 millones de personas —el 0.7 % de la población adulta mundial— tienen 760.000 millones de dólares que representan el 45.2 % de toda, sí TODA, la riqueza del mundo. Ahora vienen los ratones a cuidar el queso. Habría que pedirle al señor Slim que nos explique mejor cómo funcionaría su idea. Con lo poco que dejó entender parece más un sofisma: una argucia argumentativa hecha con un propósito no muy transparente y que termina por engañar a incautos.

Fuente: Informe Riqueza Global 2015 de Credit Suisse

Slim dice que de esta manera se solucionaría en parte el problema del empleo. Sí y no. La verdad es que en la sociedad productivista y esclava del dinero, en donde la máxima “tiempo es oro” solo es aplicable a los que no tienen dicho metal, a los que están en la base de la pirámide. Estaríamos entonces al borde de la legalización de la esclavitud. De otro lado Naím nos sigue hablando de la crisis, como si alguna vez hubiésemos salido de ella, y extrañamente parece desconocer los serios planteamientos que hace D. Harvey, en su libro las contradicciones del capitalismo que nomás empezar dice: “las crisis son esenciales para la reproducción del capitalismo […] para crear una nueva versión de su núcleo dinámico”.

Volvemos a Slim. En la misma conferencia habla de no ser partidario de bajar los salarios de los empleados públicos. ¡Menos mal! Pero muchos de ustedes conocerán cuales son esos “salarios” a los que normalmente deben someterse sus “empleados”. Compensaciones que prometen un cielo ganado a punta de comisiones, porque “el básico” es para perezosos, que se generan después de engrampar a otros, dentro de contratos kafkianos, y que apenas dan para sobrevivir. A fuerza de repetir nos hemos creído el cuento que a más trabajo más ganancia, cuando como bien lo sabe el señor Slim, dicha afirmación contradice la ley de la oferta y la demanda: «estúpido». Entre más la gente esté dispuesta a trabajar a destajo, entre más horas estemos disponibles, lograremos aumentar la oferta y eso hace que el precio del trabajo se entierre. ¿Alguno de ustedes ha visto que los salarios de los trabajadores suban en algún momento de la historia a la par de las ganancias del capital?

Si queremos salir de la eterna crisis del capitalismo debemos ser ingeniosos para llegar a otras orillas. La respuesta está en desacelerar, en decrecer y en encontrar maneras más equitativas y justas repartir el capital generado en el mundo. Y se alcanza a ver la luz en movimientos como los de Slow Food donde empezamos a volver a ser personas que no viven para el trabajo y el reloj no es el regente de sus vidas; en tanto se aboga por la diversidad en contra de la uniformidad impuesta soterradamente por el sistema.

¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 1.777 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar