Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Un miércoles como hoy, que hace treinta años era seis, estaba en Bogotá de visita. Después de almuerzo, la anfitriona nos llamó al patio y junto con mi hermano, las pudimos oír por primera vez: las bombas. Mi tía nos contó que los cascaveles, los tanques de guerra con llantas, disparaban contra el Palacio de Justicia tomado por el M-19. Con 11 años entendía poco, pero tengo presente un halo de nerviosismo y pesadumbre extraño en los adultos. “El palacio” fue nuestra película premonitoria y las metáforas saltan a la vista.

 

Una Nación que constituyó un Estado para brindar seguridad y administrar la Justicia entre los suyos y que ante una amenaza ilegítima pone a la última a echar humo. ¿Qué le espera a la Nación? Estar en un atardecer sombrío y la noche por venir, tal vez así se explique la desazón que dominó la generación de mis viejos desde “el palacio”. Una noche que ahondaba en negrura debido  a un incipiente narcotráfico capaz de hacer metástasis en la corrupción que sometía e incapacitaba ya al Estado. Un Estado a temer más que a simpatizar y la romántica respuesta revolucionaria, que inspiraban los guerrilleros, empezaba a cotizarse a la baja en cuanto que se corrompió tanto o peor que su antítesis con sus delitos por todos conocidos.

El giro de tuerca del asunto es que no hubo refugio en ninguna forma de gobierno que siguió. Por el contrario ese Estado que dictó las leyes que acotan la sociedad, el que con más ahínco debería apegarse a la ley, el que debe castigar ejemplarmente a sus componentes por no respetar los márgenes, se traspapeló. La Nación establece un Estado para garantizar las seguridad de sus ciudadanos; pero si son los agentes encargados de esa tarea, la seguridad, los que comenten faltas contra ella… si me roba un delincuente y también la policía, nos llevó el que nos trajo. Y eso fue lo que pasó.

Sin embargo entender esa diferencia no es falta de patriotismo como lo plantean algunos.

En la lucha contra la ilegítima—por violenta— amenaza subversiva sus financiadores han cometido todo tipo de violaciones a esa Nación que los instaló. Porque para “Defender la democracia maestro” no se requiere de un Estado torpe y burdo como el que nos representó hace 30 años en “el palacio”. Ha sido ese  desmadre, del que aún nos quedan por encontrar a cientos desaparecidos de hace 30 años y al que hoy eufemísticamente llamamos “falsos positivos”. Y si el aciago Plazas —con la brutalidad grabada a fuego — es el actor que representa al Estado, Belisario sería el pueblo que busca ser Nación. Un pueblo mal informado, manipulado que entre dudas y buscando protección dio las licencias que creyó necesarias para cumplir la tarea, sigue pagando el peso de su error hasta hoy.

Y entre partidos de fútbol, la moral nacional fue mutando tímidamente dejándonos ver otro ideal de justicia, uno que cada vez se acerca más a la humanidad perdida dentro de esta miseria. Conceptos que hace 30 años nos parecían normales ya no nos lo parecen tanto: empezamos a calibrar la balanza. Y así el reclutamiento de menores, el sembrado de minas antipersonales, el uso de la población civil como escudo, son taras que hemos comenzado a superar y dan fe del rudimentario avance. Nos quedan muchas por incluir,  ver a esas 218 mil víctimas del conflicto como iguales lo mismo que juzgar, o perdonar, a los culpables de ellos como iguales.

También se echa en falta el mea culpa nacional, un “nunca más”. Los católicos saben que no basta con el arrepentimiento, y que se necesita la “confesión de boca”. Un par de ejemplos: ¿qué tuvo que ver Pablo Escobar con la toma?, ¿por qué el incendio?, ¿quién lo originó?, ¿qué pasó con el presidente en esos dos días? Solo así podemos dejar que llegue el “fin” de la película y no tener que adivinar lo que pasó, ni mucho menos donde nos toque preguntarle a los “malos”, y de paso creerles, lo que los “buenos” no pudieron.

Ve, ¿y entonces Popeye es el Relator de Indias?

¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 1.715 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Eddy es uno de mis amigos de colegio e infancia con(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. anaduenas0527

    muy mal escrito sobre algo que deberá ser reescrito, pues la versión oficial de lo acontecido excluye a criminales de la democracia como Jaime castro y noemi sanin personajes que han mamado de la t3ta estatal hasta donde no mas, y hay, solo hay, se entenderá que el verdadero criminal se escuda en su cara de viejo bonachón: Belisario Betancourt… cárcel así sea para sus huesos

  2. Cuando se dignen corregir el primer páfarro, sigo leyendo el resto. Qué dejadez. Las llevan autor y correctores del diario. Con los lectores, más repeto.

    «Un miércoles como hoy, que hace treinta años era seis, estaba en Bogotá de visita. Recuerdo na (Sic) tía que vivía allíba(Sic) en Bogoto (Sic) . Después de almuerzo, la anfitriona nos llamó al patio y junto con mi hermano las pudimos oír por primera vez: las bombas. Mi tía nos contó lo que los cascaveles, (Sic) los tanques de guerra con llantas, disparaban contra el Palacio de Justicia tomado por el M-19. ..»

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar