Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: De mí, solo lo que lees

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es mejor malo conocido que bueno por conocer”. Por más buenos que hayan sido sus presidentes, nuestra relación con EUA siempre ha sido asimétrica. Esta disparidad ha sido evidente, y más allá del derecho que tiene un país de blindar su frontera, es tal vez el tonito lo que ha hecho que por fin nos movamos (?). No sé si México venda bien su drama, o que entendimos que el barbero visita al vecino y toca poner nuestras barbas en remojo; pero las palabras que llaman a la integración entre los hermanos toman fuerza.

 

 

Hoy, en el ágora ficticia donde nos encontramos la masa parece espartana. Más que por los lacónicos mensajes en Twitter, es por su inmediatez para entrar en indignación y guerra. Una minoría recordaba con facilidad como en los 80 y 90 en Colombia se fue quedando sola en el lío en el que nos dejamos embaucar por los de arriba, y en todo Centroamérica nos pidieron visa. Pero los gritos por respetar a México y unirnos contra el enemigo común eran mayoría. Tal vez en otra época esos vítores se oían con más frecuencia. Aunque la aventura izquierdista en América Latina no dejó buenos réditos y sí una serie de políticas neoliberales nefastas que llevaron a la propia desunión, hoy no tenemos referentes vivos y nos toca acudir al Ché, a Fidel, a Galeano, y más atrás a Bolívar. Desde que yo tengo memoria, no recuerdo haber visto a Latinoamérica unida ante una agresión por parte del tío Sam.

Sin embargo, el dejar de comprar productos gringos, arenga favorita de Twitter LatAm, es un tiro en el pie. En medio de esta globalización tipo embudo, donde bastante de la inversión extranjera pasa por la venta de comidas o por la relocalización de la mano de obra, la solución no es tan sencilla. Habría que pensar en las consecuencias más cercanas. ¿Qué pasa con la gente que trabaja para esos empleadores? ¿Qué pasa con los colombianos dueños de esas franquicias? Si no hay un verdadero plan articulado dentro de la sociedad entera enfocado en reemplazar los McDonald’s por los Mac Dooglas, flaco favor le haríamos tanto a los inversionistas locales, y peor aún a sus empleados. Esa fuente de empleo se iría, y perderíamos más nosotros que los güeros al quedarnos con un desempleo creciente. Extrapólenlo a toda la economía y no es chévere el panorama. Más allá de meternos en una guerra comercial frontal que no nos dejaría bien parados, lo que deberíamos hacer sería seguir el ejemplo de Dinamarca bajo el dominio nazi.

¿Cómo sería eso? Primero, aclarar que hay servicios que ellos prestan necesarios y útiles a nuestra causa, y aunque la Revolución no será por Twitter de alguna forma podría ayudar a articular movimientos. Más que hacer que se vayan, será dejar de consumir los servicios que ellos nos venden desde allá y que generan poco empleo acá. Un elegante sabotaje social alejado de estridencias a sus industrias culturales cuyas ganancias casi se van todas para allá: el cine, la televisión, la música podrían ser un punto de partida. Dejar de consumirles sin hacer mucho aspaviento. Dejar de ir a ver los blockbusters hollywoodenses, por ejemplo, no es tan complicado. En lugar de eso fortalecer lo interno y empezar un verdadero mercado de cine, e industria audiovisual latinoamericano.

Una pena que el ejemplo más cercano de esto sea el gran rock argentino, no por su legado, que todos admiramos y disfrutamos, sino el llamado Efecto Malvinas. En su construcción del enemigo, la terrible junta militar de Videla y su combo censuraron la música anglo y los artistas locales llenaron ese vacío. Así como el cántico de los mejicanos a su selección, es momento de corear: ¡Sí se puede!

 

Ve, el próximo 10 de febrero a las 8 de la mañana adivinen dónde estaré metido

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

Hablemos en Twitter

 

(Visited 842 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la novia.(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico. Un(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es mejor(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar