Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico. Un festival, la Berlinale; y dos entregas de premios, los César y los Óscar. Aunque el último sea el más mediático, y el que nos hace críticos de cine a todos, como bien lo dijo el crítico Juan Carlos González, los tres tienen su importancia en el mundo artístico. Y político. Porque “El arte es la última resistencia antes de empezar con las balas”. Ustedes sabrán decirme el dueño de esta frase.

 

 

Tratando de reconocer el arte que debe haber en cada propuesta cinematográfica, desde 1975 la Academia de Cine Francés viene entregando los César a lo mejor de su cine. Este año, el 24 de febrero, galardonaron a Elle, la valiente propuesta donde Paul Verhoeven (Bajos instintos, 1992) insiste en su idea de posmujer. También fueron reconocidas I, Daniel Blake — se llevó para el Reino Unido el premio al Mejor Filme Extranjero con su visión de la crisis del estado de bienestar europeo; La vida de Calabacín, Mejor Animación, y Merci patrón !, Mejor Documental, siguen la misma línea de acusación: único lugar en el que el arte debería sentirse realmente cómodo. En general, la ceremonia y el discurso de George Clooney revelan ese afán político del que el séptimo arte no escapa.

Dieter Kosslick, director de la Berlinale, decía que este año la selección oficial recogía el pulso político mundial desde los más diversos lugares del globo. Y no le sobró razón cuando hasta los blockbusters hablaron de ese tema. Trainspotting | T2: se queja del estado de vigilancia actual y la estandarización occidental; Logan: camufla, mal, en su drama la doble moral del Primer Mundo en sus relaciones asimétricas con el Tercero; The party advierte los problemas internos y la vacuidad resultante de la Izquierda que ha dejado de ser opción política… y nos ha tirado en manos de gente que parece usar bisoñé —y que siguen tan como si nada— tipo Trump y Boris Johnson. Por supuesto, el repaso al pasado colonialista europeo, y los desastres que por esa aventura seguimos pagando todos, que cada vez sienten más dentro de sus tierras: Félicité, o versión africana del “ay qué pesar esos tercermundistas como viven de mal”; Toivon tuolla puolen (The other side of hope) con el más cáustico humor finlandés de Aki Kaurismäki insiste en que para hacer lo correcto no se necesita mucho más que ser humano. Y por supuesto Beuys, el biopic de este gran artista y su intención de hacer un arte militante trayendo el arte a la vida cotidiana. Cotidinidad que para muchos es más que injusta, como da cuenta I am not your negro, el documental sobre el inacabado libro de James Baldwin Remember this house sobre el asesinato en un lustro de sus amigos activistas Medgar Evers, Malcon X y Martin Luther King Jr.

Debido a que ni Francia ni Alemania son hoy Imperio alguno, poca mención hubo de los anteriores eventos. Hoy el Imperio se llama Estados Unidos de América, y por eso es tan importante y diciente para el mundo lo que pasa en su suelo. También lo que nos dice su arte sobre ello. Así es, pues, que todo el mundo sí sabe de los Óscar. Y se opina, y se toma partido —algunos más papistas que el papa—. Después del bochornoso, y hasta profético, momento final Luz de luna se quedó con el premio a Mejor Película por encima del favoritismo de La la land. De alguna manera era un Óscar que se presentía desde el #OscarSoWhite del año pasado. Los premios en general, como las listas, nunca dejan contento a nadie; sin embargo, que se lo hayan dado no dejó de sorprenderme en un principio. Y lo hizo en cuanto considero que ya dentro de las nominadas había películas más completas que Luz de luna. Mas la almohada permite decantar el ruido del momento.

Porque, aunque por gusto seamos críticos de cine por un día, no podemos dejar de ser políticos nunca. Así pues —si aceptamos como verdaderas las afirmaciones de Jameson sobre la posmodernidad como “la lógica del capitalismo tardío”, y que en ella se presenta el “fin del arte”— el arte es hoy más un asunto estético que uno político. Por ende, todo cálculo político dentro de una premiación artística hace parte del mismo concepto de arte. O de su fin.

 

Ve, ¿cuáles son los adalides anticorrupción?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

Hablemos en Twitter

 

(Visited 178 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la novia.(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico. Un(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es mejor(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

De abundantes carnes, muy abultado y corpulento, que excede del grosor corriente(...)

3

Maria Paula Navas, bióloga, ambientalista y creadora de Sanacomilona y yo, coach y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar