Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Partir del supuesto que concibe al fundamentalismo desde la falta de inteligencia es problemático debido a que, generalmente, dicha ignorancia se relaciona con una carencia y, según concluía Platón, no es así. Si la inteligencia es un estado dubitativo constante, una falta, la ignorancia únicamente puede ejemplificarse como un estado de plenitud. Uno en el que las personas deciden confiar ciegamente en la totalidad de sus ideas. Un mundo en el que no existe exigencia racional alguna de entenderse, determinarse y existir guiados por un sentido crítico.

La única forma de superar a las expresiones del radicalismo cultural, político o religioso es cimentar una transformación del haber social y del individuo. Mientras la premisa reduccionista que define al fundamentalismo como un conjunto de deficiencias subjetivas, u errores individuales, siga manteniéndose como la causa que explica el ascenso del dogma en la sociedad continuaremos en el círculo vicioso de preguntas y respuestas superficiales que hemos recorrido una y otra vez.

Las ideologías no son cuestiones cuya simple refutación teórica pueda hacerlas de lado ya que se basan en un complejo cúmulo de circunstancias, tanto individuales como colectivas, que encausan al individuo por un camino de conformismo. Lo impulsan a través de estímulos casi imperceptibles y se favorecen de sus falencias racionales para que se circunscriba a posturas que prescinden de la autocrítica y lo ubican en un sitio aparentemente privilegiado. Lo colman de certezas hasta acabar con sus dudas y con su capacidad de dudar.

La excesiva idealización de la realidad ha dado lugar a que contrasentidos, como la autoexplotación, pasen por verdades absolutas, generando espacios para adiciones indebidamente concebidas a los principios que rigen nuestras vidas. El temor al cuestionamiento, a la transgresión del status quo dispuesto por el sistema de dominación al que estamos sometidos, reduce el plano en el que el sujeto se proyecta y lo motiva a tomar decisiones sin suficiente información, impidiéndole realizar reflexiones profundas sobre lo que ve y siente y obligándolo a permanecer en la oscuridad en la que la irracionalidad y su insuficiencia cognitiva lo tienen sumido.

Entre las nuevas generaciones ha ganado espacio una expresión del fundamentalismo muy particular, el antinominismo. Estanislao Zuleta lo definió como “una actitud de oposición global a las normas, a la ley y al poder en su forma más generalizada”. Una actitud que nos ha acompañado durante toda nuestra historia reflejo de una necesidad emancipadora inmanente al hombre. Sin embargo, vivida como axioma totalizador ha causado que muchos resulten superados por su desconfianza. La antipatía radical por el poder y las normas genera un sesgo que delimita la capacidad racional y conforma un obstáculo para el progreso de la sociedad.

Lo anterior se evidencia en todos los campos. En la política, por ejemplo, numerosos grupos alegan ser víctimas de un Estado masivo, torpe y corrupto que no cumple con las funciones para las que fue instituido y limita su libertad y desarrollo. No obstante, de manera paralela, los mismos sectores promueven la estatización absoluta de la salud, de la educación y del sector financiero. Una contradicción, ¿por qué deberíamos optar por ampliar las facultades y funciones de un Estado que, intrínsecamente, es apabullante, inepto y desleal? Concluir que el establecimiento y el sistema normativo son el fundamento único de todos los sucesos prósperos y adversos que atravesamos reduce injustificadamente la complejidad propia de las relaciones sociales y del individuo mismo.

El fundamentalismo se favorece de la emotividad desmedida que ha caracterizado al hombre durante diferentes épocas, hemos atravesado momentos de fatalidad y tristeza originados en un actuar eminentemente intuitivo y emocional que nos hace errar. Si bien, materializado en el antinominismo representa algo de aquella transgresión necesaria que mencionada al inicio, llevado al extremo propicia una caída en el totalitarismo ideológico.

La razón está en crisis y, de continuar así, nos hallaremos ante el desmantelamiento paulatino de nuestros logros a manos de mayorías fundamentalistas que pretenden acabar con los pocos espacios de libertad que nos quedan.

@GabrielCasadieg

(Visited 419 times, 5 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy egresado de la facultad de derecho de la Universidad Externado de Colombia, he sido parte de paneles de opinión en distintos escenarios; espacios académicos y medios de comunicación. Escribo columnas de opinión con énfasis en el análisis de fenómenos políticos y sociales, sus elementos y vicisitudes. Creo en el humanismo, en el progreso y en la libertad.

Más posts de este Blog

  • Filosofía

    Consideraciones sobre la ética

    A través de los medios de comunicación, a diario tenemos noticia de impiedades y tribulaciones de todo tipo acaecidas(...)

  • Filosofía

    La muerte

    Inevitablemente, tiempos como los que vivimos me hacen preguntarme por la muerte. Si la vida es la línea que(...)

  • Opinión

    Los problemas del campo

    Por estos días, como algunas veces cada tanto, los trabajadores del campo han tomado el protagonismo en los noticieros(...)

  • Filosofía

    Sobre el fundamentalismo

    Partir del supuesto que concibe al fundamentalismo desde la falta de inteligencia es problemático debido a que, generalmente, dicha(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar