Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No son pocos los momentos en los que en el escenario educativo se escucha un llamado por el regreso de la educación cívica. Ante los evidentes vacíos de nuestra sociedad en comportamientos cívicos, es natural que se acuda a la Academia para que actúe sobre estas falencias ¿Son las clases sobre comportamientos cívicos la respuesta?

La educación cívica, que en algún momento se llamó “urbanidad”, evoca para mí el autoritario y anticuado Manual de Urbanidad de Antonio Carreño; un compendio de lecciones y consejos del siglo diecinueve que pesó sobre la filosofía que inspiraba asignaturas dedicadas a la enseñanza de las “buenas costumbres». La poca efectividad de estas estrategias recae en la tendencia de atribuir a la educación el papel de solucionar todos los problemas de la sociedad y querer hacerlo en los confines de una asignatura.

Uno de los problemas que surgen al intentar aportar a un tema de este tipo en un modelo de asignatura tradicional, es que una clase teórica es insuficiente. Usualmente, se limita a una cátedra en la que se exponen temas como solución de conflictos, democracia o convivencia y sobre esos conceptos en el mejor de los casos, los estudiantes son evaluados a partir de sus reflexiones, plasmadas en trabajos escritos, exámenes y exposiciones pero en otros la memoria es la base de la calificación.

Esta aproximación permite a los estudiantes familiarizarse con la base teórica en la que se enmarcan las prácticas sobre las que se busca generar impacto, pero dista de su realidad y no garantiza la coherencia entre lo que se enseña y lo que se aplica. De poco sirve que dentro de un salón se hable sobre civismo, si fuera de él una institución educativa no resuelve sus problemas de convivencia, autoritarismo o desigualdad.

Otro error que se ha cometido al intentar traer la enseñanza de competencias cívicas al salón de clase es el efecto recetario, que consiste en reducir estos complejos conceptos de la vida diaria a un listado de normas, que los estudiantes memorizan. Así le sucedió a uno de mis hermanos que, en el colegio fue premiado por haberse aprendido de memoria un amplio fragmento del Catecismo Astete, un cuadernillo que recogía principios espirituales y que se enseñaba en colegios católicos. Siendo un estudiante brillante, reflexivo y con excelentes valores y principios, lo que se le reconoció fue su habilidad para memorizar.

La responsabilidad de la familia en la educación inicial es fundamental, pero las instituciones de educación superior no deben descuidar su papel. Por la heterogeneidad de su población estudiantil se asume que estos vacíos ya están resueltos, pero hay espacios en donde, por ejemplo, es muy clara la falta de integridad académica y el énfasis en castigar estas faltas, en lugar de corregirlas y aprender de ellas, puede conducir a situaciones difíciles de sostener.

Sí necesitamos educación cívica, pero no en los términos de antaño. Los temas que intentan abordar estas clases son dinámicos, complejos, cambiantes y desbordan lo que puede hacerse en una hora de clase y lo que una evaluación alcanza a medir. El aprendizaje duradero y que deja huella trasciende el currículo, es parte de la vida real y se experimenta todos los días.

@FDavilaL

Fernando Dávila Ladrón de Guevara

Rector Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

 

(Visited 1.380 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Rector de @Poligran. Comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad. Entusiasta de la innovación y el e-learning.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La importancia del criterio

    “Las normas se hicieron para cumplirlas”. Esa frase célebre ha regido la dinámica familiar de muchos de nosotros y,(...)

  • Sin categoría

    Sea usted mismo el mejor propósito para Año Nuevo

    Además de descansar y compartir tiempo con nuestros seres queridos, esta es una época del año en la que(...)

  • Bogotá

    Superar el dolor con la razón

    No hay manera fácil de abordar este tema. Sobre el asesinato de Yuliana Samboní se ha hablado ampliamente y(...)

  • Bogotá

    Si de mi dependiera: el fútbol

    Con tristeza y desesperanza, he visto cómo en los últimos años graves escándalos han empañado la industria del fútbol(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Hay muchas maneras de crecer tu negocio. Probablemente encuentres una industria(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. la urbanidad ya no es tema de aula, esos comportamientos racionales deben tener
    origen en los hogares, en el ejemplo que den los padres y en el refuerzo práctico que
    estimulen los maestros, en la universidades debe resplandecer el fruto

  2. toribioaraujose

    Hay que inculcar desde los primeros años de primaria la noción de «no hagas a otro lo que no quieras para ti». Es la mejor o única manera de educación ética. Yo recuerdo que lo que nos daban en el colegio como educación cívica era el escudo, la bandera, el himno, y cosas por el estilo.

  3. Desde la primera infancia debe infundirse el respeto y responsabilidad social en la educación familiar y escolar. Antes de enseñarles matemáticas y demas habilidades. Así prevenir la conducta criminal en el adulto. Lo anterior indica una gran parte de responsabilidad del Estado.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar