Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bien decía mi tía Teresa que si uno no quiere ganarse enemigos, es mejor no hablar de ciertas cosas. Sin embargo, frente a la coyuntura que actualmente se posa sobre Colombia, la región, y el mundo en general, creo que vale la pena plantear algunas ideas sobre el consumo de marihuana, el matrimonio gay y la eutanasia; asuntos que crispan los nervios de algunos, pero que evidencian que a pesar de todo, nuestra sociedad – local y global – está abriendo su caparazón a la tolerancia de la diferencia y al respeto por la autonomía.

Es bastante probable que algunas susceptibilidades puedan ser heridas con lo aquí expuesto. Sin embargo, escribo como una forma de reconocer la valentía de mucha gente que ha pasado frente a mis narices, algunos grandes amigos y otros meros referentes, y que al enfrentar la descalificación o el ataque frente a sus opciones de vida, me han dado ejemplo respecto de un principio que, en mi opinión, debería constituirse en referente para nuestra humanidad agobiada y doliente: la libertad de hacer lo que a uno se le dé la gana con su vida, desde que no se transgreda la legalidad ni se afecte el ámbito de los derechos de los demás. Y la correlativa obligación de respetar dichas opciones, si uno quiere que luego se las respeten a uno.

A finales de 2013 y luego de grandes debates en el seno de la sociedad civil, el congreso uruguayo aprobó una ley que regula la venta y el consumo de la dosis personal de marihuana. La semana pasada, la Corte Suprema Justicia de Estados Unidos no sólo declaró el matrimonio gay como legal a lo largo y ancho de sus 50 estados, sino que en un ejemplar dictum señaló que este tipo de unión trasciende no sólo la vida de dos personas quieren perpetuar su amor, sino también sus opciones sexuales. Y para no desentonar, en Colombia se ha realizado el primer procedimiento formal y regulado de eutanasia, permitiéndole a un moribundo en estado terminal partir de nuestra realidad en forma pacífica y sin mayores sufrimientos, tanto para él como para su familia.

Estos asuntos, que durante mucho tiempo fueron vistos como contrarios a la ley, a los cánones religiosos, a hasta a la “moral y las buenas costumbres”, hoy en día empiezan a ser valorados por la sociedad de forma alternativa. A medida que la libertad adquiere relevancia en el ámbito normativo – es decir, en nuestras valoraciones sobre el deber ser de las cosas –, lo que en ocasiones se veía con repulsión o reprobación debido a su aparente naturaleza negativa para el entorno, y que por ende se prohibía o se sometía a estricta regulación, hoy empieza a ser ubicado en otro espectro, el de la autonomía personal hacia la toma decisiones propias.

Es por esto que hoy muchos pensamos que la gente tiene derecho a decidir si consume sustancias psicoactivas que tienen los mismos efectos y contraindicaciones que el socialmente celebrado alcohol; hoy muchos reconocemos que dos personas del mismo sexo tienen el derecho de establecer un proyecto de vida de pareja bajo el reconocimiento y la protección de la institución del matrimonio, sea civil o bajo el amparo de un credo religioso; hoy celebramos como fundamental el derecho a morir dignamente, porque ni siquiera lo divino objetaría que sus creaturas no merecen sufrir de forma indigna y desproporcionada en el albor de la muerte. En virtud de lo anterior, habría indicadores de que la sociedad, de una vez por todas, supera el oscurantismo que por tanto tiempo ha atentado contra la naturaleza misma de los hombres y las mujeres.

Infortunadamente, hay quienes siguen oponiéndose a este tipo de transformaciones, las cuales se ven indefectíblemente reflejadas no sólo en la gente sino en las leyes que regulan el comportamiento de las sociedades. Asumiéndose como la médula de la sabiduría y el ombligo de la ética, manifiestan que permitir este tipo de cambios acarrearía nocivas consecuencias a la organización y funcionamiento de las estructuras sociales, y atentaría contra antiguos usos y costumbres que, aparentemente, son los responsables del «maravilloso y homogéneo mundo» en el que hoy vivimos. Justifican su existencia misma y la de las cosas por las que luchan con la necesidad de imponer parámetros sociales rígidos y duraderos, ya que de lo contrario la hecatombe llegaría para ajusticiarnos.

Es cierto, hay una premisa que en principio manda al suelo todo lo que acabo de conjurar: la libertad absoluta del ser humano es una quimera, ya que todos, sin excepción, vivimos dentro de una jaula – sea de oro o de bahareque – llamada sociedad. Aún más, la mayoría ni siquiera llegan a ser lo suficientemente libre para decidir el destino de sus vidas, porque ni siquiera cuentan con los medios y condiciones materiales básicas para sobrevivir y, ahí sí, poder escoger dónde vivir, qué comer, qué estudiar, en que trabajar y cómo ser felices. Sin embargo, de forma paralela e igualmente importante, es preciso garantizar que una vez se pueda, el individuo pueda tomar decisiones libres y autónomas respecto de las personalísimas dimensiones de su vida, que en punto de lo que llamamos dignidad, son imprescindibles.

Aquellos que pretenden restringir los cambios e imponer como regla la inmutabilidad de las estructuras sociales – argumentos como “la familia sólo puede ser compuesta del hombre y la mujer” o “sólo Dios puede disponer de la vida de la gente sin importar nada” bullen de sus bocas –, cargan un miedo infinito dentro de sí; el miedo a tener que aceptar todo por lo que han luchado, y creído ciegamente, aun a costa de la felicidad de los demás, es tan relativo como una moneda de tres pesos.

Y aun así, ellos tienen derecho a expresar su miedo y reprobación a las transformaciones como bien les plazca; eso sí, desde que con ello no le quiten la posibilidad a los otros de ejercer su sagradas opciones de vida, y sobre todo, desde que no abusen de sus eventuales posiciones privilegiadas para imponer; como por ejemplo, si yo fuera Procurador General de la Nación y pretendiera imponer una visión de sociedad conservadora a través de mis excesivas facultades y peor aun, utilizando la bandera de la protección de los derechos humanos. Usar el poder para desequilibrar es tan bajo o más que empuñar un arma para matar o poner una bomba para causar terror.

Otro ejemplo: a mí me parece absolutamente ridículo cuando la gente pone en su foto de perfil de Facebook la marca de agua del arcoíris para manifestar su complacencia con la decisión judicial de la Corte Suprema gringa, o peor aún, panfleticos como el de «je suis charlie» cuando no tienen idea del trasfondo de dicha acción; pero así mismo, yo no tengo el más mínimo derecho de infringir sus prerrogativas de  libertad de expresión y de participación cono sujetos políticos, así lo hagan por convicciones opuestas a las mías, por moda, para ganarse simpatías personales, o porque simplemente se les dio la gana.

Eso garantiza que el día que yo decida hacerlo, nadie podrá de igual forma restringir mi autonomía ni mi derecho a expresarme en el sentido que desee, mientras mis actos no afecten los derechos de nadie en particular.

Para terminar, si usted está de acuerdo en que el principio de hacer lo que se le dé la gana debe volverse una brújula que orienta los destinos de su vida, le recomiendo implementar de forma complementaria otro principio que de forma elegante esgrimió el editorialista Juan Esteban Constaín en su columna de la semana pasada en este diario: que le importe cinco el qué dirán.

Pensando en el doctor Carlos Gaviria Díaz, que no le comió cuento ni a fachos ni a mamertos, y bajo el respeto absoluto por las normas vivió en su ley y nos enseñó a entender un poco más al ser humano autónomo.

Twitter: desmarcado1982

(Visited 374 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

No quiero rememorar escándalos viejos, ni evocar los sufrimientos que terminaron(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

15 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. orlandofuturo

    Y es muy triste que un diario como este se le da tanta prensa a los progays pero nunca se deja que hablen los que no estamos de acuerdo en que se legisle a favor de lo incorrecto y lo inmoral, cada dia me convenzo mas que este diario cierra puertas

  2. orlandofuturo

    Hombre, no, como bien decia otro comentario, la cosa no es hacer lo que me de la gana, si ami me diera la gana de conquistarme un muchachito de 16 años ofreciendole dinero para que tenga relaciones conmigo, y el chinito acepta, eso si nadie se da cuenta y el muchacho se hace mi «novio» para obtener dinero pero le queda gustando (este caso para a diario en Colombia) y lo Padres del muchacho se dan cuenta y eso lo martiriza y los deprime y les toca ver como su hijo se prostituy, entonces esta bien? y ver a mi hijo varon de 18 años participando de orgias con hombre y drogandose no me afecta? por Dios que mentalidad tan corta, que falta de noción de sociedad, claro que la drogarse no solo afecta al drogadicto, claro que el homosesualismo no afecta solo a una persona, y no todos estan de acuerdo en el suicidio legal sobre todo si es alguien que amo y me va doler que no pelee mas y tome el camino facil. A mi ,mi esposa, mis hijos , mis padres mis hermamos mis cuñadas, mis suegros les afectaria mucho que un hijo mio se drogara, se convirtiera en homosexual, o se quisiera suicidar sin dar la pelea. Y por lo menos yo dare la pelea por un pais donde a mis hijos no se les deje hacer lo que se les de la gana sobre todo si es incorrecto.

  3. No es cierto de una forma tan literal que uno puede hacer lo que se le da la gana y cada vez con menos limites , porque los libertinos se sienten coartados , entonces para que leyes , para que procedimientos , para que valores , para que prejuicios etc. Hagale pues dice el paisa, pues en una sociedad queramos o no , debemos estar sujetos a normas para precisamente no transgredir lo que se ha aceptado como comportamiento normal para la mayoria que indudablemente no recoge los gustos individuales de todos , eso es un imposible !. Si quiere hacer lo que se le da la gana, hagalo solo , fume marihuana sin que sus excesos incomoden a los demas , haga sexo irregular en privado y peguese un tiro o inyectese algo letal sin que los demas sufran, donde nadie lo vea y asi pasa todo inadvertido . De todas formas tienes derecho a su ensayo!!.

  4. orlando858736

    Mi comentario se reduce unicamente a este parrafo escrito por el columnista: «la libertad de hacer lo que a uno se le dé la gana con su vida, desde que no se transgreda la legalidad ni se afecte el ámbito de los derechos de los demás. Y la correlativa obligación de respetar dichas opciones, si uno quiere que luego se las respeten a uno»….. Esto no es mas que el llamado RELATIVISMO MORAL … haga con su vida lo que le de la gana, no afecta a los demas? … yo creo que si, que afecta a toda la sociedad y afecta la moral y las buenas costumbres .. acaso la marihuana, los homsexuales y la eutanacia no van en contra de la Ley Natural ? .. yo creo que si y desde mi punto de vista (respetando la opinion de los demas) los que asi actuan y estan de acuerdo con esta «Libertad» estan equivocados de cabo a rabo ..

  5. Una muestra de que la gente está haciendo lo que le da la gana, en esta sociedad incluyente (la palabra de moda), es que cada 8 días van a los estadios muchos jóvenes que después de consumir la dosis mínima aprobada por el Congreso de la República, se han convertido en los asesinos que le han quitado la vida a muchos hinchas de fútbol distraídos que tuvieron la mala fortuna de atravesarsele en el camino a estos tipos trabados. Como para empezar por ahí

  6. Uno trata de no meterse con este tipo de gente que tiene estas desviaciones naturales, pero ellos se meten con el entorno de los demas lo invaden y ahi vienen los enemigos enclosados.

  7. La marihuana no es droga. Ser gay es una opción de vida y morir con dignidad es un derecho. No entiendo porque hay que dar tantas explicaciones y de paso insultar a los demás: fachos, mamertos, etc. Libérese hombre, libérese…

  8. ¿ No estamos siendo cortoplazistas ? Por no decir inocentes. A veer…Como no, usted decide sí consume drogas o no. Pero ¿ Acaso el consumo no afecta también a su familia ? ¿ No afecta a los hijos ? ¿ No lo afecta a usted como jefe de una persona que consume ? La seguridad: ¿ Cuántos de los delitos que se comenten están relacionados al afán de pagar el vicio ? Es que sí fuese sólo problema de los otros…pues vaya y venga. Pero, la realidad social es otra. Los efectos, como ondas de agua, tocan y modifican las circunstancias de los que compartimos, directa o indirectamente las decisiones ajenas. Eso para bien o mal es parte de vivir en una sociedad. Por favor: No seamos tan ingenuos, en aras de unas libertades mal entendidas. ¡ Qué susto !

  9. Y la correlativa obligación de respetar dichas opciones, si uno quiere que luego se las respeten a uno… esto es clave por que en cuanto a los principios adquiridos en familia y sociedad ellos fueron los primeros que irrespetaron. piden respeto pero corroyeron el respeto a cambio del abuso y empujon como en las filas entonces lo que era bueno fue correcto y reemplazado con lo malo y como ya no se puede defender lo bueno se corre el riesgo de ser linchados por diferencia de opinion.
    en que tipo de sociedad creer cuando la sociedad no es firme ante sus principios tan asi como a los tratados de paz y dandonos en la cara una guerrilla y asi y todo debemos ser tolerantes y aceptar? mire que les dije. se nesecita caracter de lo que la historia enseña pero aqui solo se vive al dia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar