Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace más o menos veinte años la gente se escandalizaba de los dichos y las acciones de un par de tipos de rara estirpe y pinta subnormal. Habiendo iniciado su carrera en los medios bajo el padrinazgo de Carlos Vives, se encontraban en el pináculo del rating de la radio joven en Colombia. Con un dominio absoluto de la franja de la mañana, Martín de Francisco y Santiago Moure llegaban a la cabina de una famosa emisora de rock y procedían, sin ningún tipo de reparo, a repartir ráfagas de ironía y ridiculización a diestra y siniestra. De lunes a viernes y durante dos horas, estos pintorescos personajes no tuvieron piedad de nada ni nadie, pues mientras las víctimas fueras más reconocidas mucho mejor salía la escena.

Yo era uno de los que escondía el audífono debajo del saco del colegio para oírlos. Yo fui parte de la generación que los veía como una especie de “héroes anti-héroes”, debido al desparpajo con el que decían ejercer un “sagrado derecho a la crítica” que se justificaba en “la función social del humor”. Un tipo de rebeldía que, la verdad sea dicha, todos ansiábamos tener, pues de otro lado la cruda realidad nos decía que teníamos que actuar bajo los cánones de la mojigata sociedad colombiana y pensar de acuerdo a los designios de la moda, los arribismos o la corrección política de la época.

Confieso que de vez en cuando, por pura nostalgia, busco grabaciones antiguas de dichas faenas radiales y me rio de las pesadas entrevistas que hacían a gente realmente inocente. Por ejemplo, actores de programas infantiles -como Coco y Tomillo, los de Oki Doki- que se creían estrellas, pero que en realidad eran objeto de sarcasmo debido a su evidente ausencia de popularidad y talento. O también gente del común, inocentes que por la emoción de que su voz saliera en radio se sometían a preguntas morbosas respecto de su sexualidad o hábitos culturales, lo cual terminaba con comentarios de doble sentido y risas protuberantes por parte de los locutores. Y qué decir de todo aquello que sucedió con su paladín, el famoso Carlos Molina alias “Cerdo” o “Profesor Idiota”, que literalmente se dejó hacer hasta que de él quedó la caricaturesca imagen que aún hoy todos tenemos.

Con el tiempo, de Francisco y Moure recibirían grandes sorbos de su propia medicina y la vida les entraría a recordar que el karma sí existe. Al final, parece ser que asumieron que ese talento innato que habían utilizado con el propósito de ganarse el pan diario a través de la ridiculización de la gente podía ser usado para fines más inteligentes y menos torpes. Y así es como surge su mejor proyecto, “El Siguiente Programa”, que no sólo proveyó una interesante versión tragicómica de lo que es nuestra idiosincrasia nacional, sino que propició buena crítica social. De alguna forma hubo un proceso de evolución alrededor de estos personajes, si bien hoy en día el uno no es el mejor periodista deportivo y el otro tampoco se destaca como el mejor actor de teatro.

Todo este cuento melancólico me sirve para, finalmente, poner sobre la mesa el punto importante de esta reflexión. En el caso de la actual radio juvenil en Colombia hay que usar el aforismo “todo tiempo pasado fue mejor”. Acercarse a los dominios de estas emisoras es percibir un olor a mediocridad, que en términos generales denota una crisis de creatividad sin precedentes y un problema ético de fondo. Se da cuenta uno que si bien sus manejadores pretenden obtener los mismos resultados que se obtenían hace veinte años -rating y connotación pública a través de una apología a la rebeldía y a lo alternativo-, el resultado final es un patético y muy peligroso remedo. Si se analizan los contenidos de los programas que hoy en día se producen en dicho contexto, se encuentra que hay evidentes patrones discriminatorios y que enfatizan los defectos o condiciones de las personas como medio para generar audiencia. Aún más, en repetidas ocasiones se despliegan comentarios machistas y poco respetuosos de la integridad de las mujeres, que son proyectadas como objetos sexuales. En resumidas cuentas, se insulta la inteligencia de los jóvenes colombianos porque se asume que aquellos tienen la intención de consumir entretenimiento basura. Igualmente, se lleva a cabo una práctica sistemática de alabanza y promoción a valores superficiales y violentos frente a la diferencia. Y lo preocupante es que todo esto sucede bajo la bandera de lo mediático y la excusa del negocio.

En ese sentido, resulta imposible obviar lo acontecido con el locutor de una emisora de Medellín -poco importa el nombre, ya todos sabemos quién es. Como ha sido suficientemente ilustrado a través de diversos medios, el susodicho grabó de forma secreta un video en el cual aparece una mujer caminando, y posteriormente lo publicó en su cuenta personal de una conocida red social. Por supuesto, no sólo se trató de una difusión sin el consentimiento de la afectada, sino de un montaje enfocado a mofarse de las condiciones particulares de dicha persona, en la medida que se ambienta con una canción popular que describe, de forma irónica, el caminar dificultoso de una mujer. Independientemente de que esto haya ocurrido fuera del alcance del medio de comunicación donde esta persona trabajaba, es muy grave pensar que un personaje como este se encuentra al mando de una emisora de gran alcance.

Lo anterior no puede catalogarse sino como la evidencia de una crisis ética dentro de nuestra sociedad, que es promovida por el afán mercantilista del negocio sobre el que están empotrados los medios de comunicación, así como por la mediocridad inherente de ciertas personas que trabajan en dichos medios. Hace veinte años teníamos antihéroes que nos invitaban a pensar diferente y sí, es posible que bajo dicha consigna se hirieran los sentimientos de algunas personas y se generara uno que otro complejo. Pero no recuerdo yo que se atentara contra la integridad de las personas con el fin de generar burla por lo que se quiere proyectar como “diferente” o “anormal”. Mucho menos que se transmitieran ideas machistas como consignas de imitación.

Al final la cuestión sobre la cual hay que reflexionar no es tanto el nivel de las emisoras, sino que su precariedad a nivel de creatividad e integridad es probablemente un reflejo de la sociedad colombiana. Puede ser que todo este artículo, enfocado en visibilizar un fenómeno con el fin de sugerir la necesidad de un cambio, no sirva de mucho porque el problema es diferente, es decir, que se trate simplemente de que así es como somos y que, por ende, el futuro de la juventud colombiana se encuentre imbuido por conceptos éticos vacíos, chabacanos mecanismos de comunicación social y precarios referentes culturales. Ojalá no sea así y pronto surjan nuevos de Franciscos y Moures en vez de Miras o Trespalacios.

(Visited 12.849 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

24 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La situación de ramplonería e ignorancia que ofrecen los presentadores y los directores de las mal llamadas emisoras juveniles solo propenden a desconocer los principios y valores que se inculcan en la mayoría de hogares. La facilidad del matoneo, el desprestigio, la burla morbosa y desaforada hacia el prójimo contribuyen a que los jóvenes desprecien todo tipo de autoridad, respeto y educación. Donde está la autoridad que regula estas emisoras? Hasta donde llega la frescura y desfachatez del dichoso presentador que se atreve a demandar a la persona victima de su matoneo, ridiculez y campante ignorancia? Si esos son los comunicadores que guian a nuestros hijos adolescentes, adolescemos de verdaderos líderes, personas bien educadas en el deber ser y creadores de conciencia.

  2. Si era un humor negro, brutal y sin piedad, pero no sencillo, no masticado, no de frente, no era simplemente burlarse de alguien, era burlarse de un pais, era darle por todos lados a la cultura y a lo que los famosos representaban, no a todos gusta, a mis papas no se les podia mencionar el siguiente programa! Pero si debe haber mas como ellos, de esta epoca, que cambien las cosas.

    Porque otro Jaime Garzon esta muy jodido que encontremos.

  3. nadacontralacalvicie

    He hecho un estudio juicioso del señor Martín de Francisco y Santiago Moure, y me encontrado, con una cantidad inmensa de burlas ofensivas, discriminatorias, unas faltas de respeto enormes… y demás actitudes y comentarios que en este momento serían inadmisibles. Decir que lo que ellos hacían era innovador y que su humor era inteligente es falso. Eran despectivos, ridiculizaban a todo el mundo, se burlaban de los defectos físicos de los demás, y lo hacían sin piedad. La gran ventaja de este par con respecto a los humoristas, incluso a los locutores de emisora actuales, es que en su apogeo como comediantes se les permitió decir y hacer de todo. La sociedad era menos susceptible que ahora para jugar ese tipo de contenidos.

  4. Infortunadamente en las rutas escolares son este tipo de emisoras juveniles”fallidas”, que quieren ser “chistosas” al utilizar un vocabulario grotesco y vulgar, burlándose de los defectos de las personas, en especial de las niñas que llaman y cuentan en ocasiones sus problemas. etc.

  5. Con decirles que hace algún tiempo una integrante de estas emisoras, dijo al aire que “se desnudaría si conseguía” cierta cantidad de oyentes y a fe que lo consiguió y se tuvo que desnudar, en ese grado de superficialidad, andan nuestras emisoras juveniles

  6. santiago757605

    Es ofensivo oír a un grupo de jóvenes, que en medio de comentarios y risas estúpidas, y temas vulgares y morbosos, se dedican a criticar lo que se les vaya ocurriendo.No tienen ninguna responsabilidad y ningún control, Pésimo ejemplo para una juventud descarrilada, después nos estaremos quejando.

  7. amigosdelaverdad

    que buen articulo, hoy en día la radio por las mañanas esta invadida de unos imbéciles, que se creen periodistas y otros que se creen humoristas, con unos programas mediocres que producen tristeza oírlos donde se burlan de las compañeras de trabajo o las ridiculizan con temas sexuales y ellas igual de brutas les siguen la corriente, entre las peores emisoras están radioactiva, la mega, los 40, candela, dan es lastima por que pareciera que su cerebro no les diera para mas , pero como eso es lo que vende pues ahí seguirán por muchos años

  8. antelosbarbaros

    La chabacaneria en estas emisoras es absolutamente el eje de sus programas juveniles, pero lo más irónico es que halla gente que los sintoniza y se presta para que los ridículicen de forma burda….

  9. Sin pretender decir que los mencionados locutores de hace algun tiempo hayan sido un ejemplo a seguir si estoy en total acuerdo en afirmar que algunas cadenas radiales de hoy en dia su contenido es una total desgracia para sus oyentes. Acaso estos jovenes locutores inexpertos creen que solo ellos tienen acceso a internet y que sus ridiculos temas propuestos durante sus programas la mayoria de veces no es mas que una vil copia de lo que todo mundo puede ver a traves de las redes sociales, que sus programas con poco sentido, nada de material investigativo y poca profundidad solo son burlas a la sociedad y no hablemos del mal que le hacen a nuestro ya golpeado idioma donde solo promueven frases sacadas de peliculas de sicarios y ñeros, acaso ese fue lenguaje que fueron a aprender durante su carrera universitaria? y es mejor no hablar de la musica que programan… Solo digamos que la musica es arte y cada quien disfruta de distintas clases de arte.

  10. no se puede generalizar…en colombia hay de todo como dice vlado hoy en su articulo. existen excelentes programas de tv y de radio , pocos realmente.. y una gran masa de mediocridad de ordinariez como la de los supuestos autodenominados humoristas de sabados felices y de la luciernaga, pero a la masa les gusta…y eso vende jabon y gaseosas

  11. excelente columna, la radio actual se lleno de jóvenes mediocres que el único tema que tiene es el tema del sexo como si eso fuera raro en las épocas actuales, falto en su comentario el “famoso ” papuchis que no supo que hacer con tanta mediocridad a cuestas…..el oso que hizo con martha sen , con rafael ect

  12. carlosricardo

    Es cierto, da tristeza la mediocridad de estos programas y como escribió un lector, lo s programas de la tarde no se quedan atrás, la luciérnaga con el petardo de Don Jediondo es un ejemplo, lo acabaron. En mi caso, simplemente ya no pierdo el tiempo escuchándolos.

  13. claramunoz0624

    Si q pesar todo esto se acabo ahora ese petardo de emisora oxigeno, unos tontarrones ridículos haciendo pegas a cualquier pendejo q conteste ridiculizandoloy eso es periodismo q tristeza joder

  14. Yo me reia tambien de las ocurrencias de Moure y de Martin, porque al fin y al cabo encerraban un elemento de critica social y de humor fino. Pero petardos como Villalobos, y luego Alberto Marchena y Maria Jose Martinez mostraron que cualquier tarado rebuznando podia ser locutor diciendo cualquier burrada. Ahora, ya ni radio colombiana oigo, es un total monumento a la mediocridad y a la ignorancia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar