Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
revisiting - Paris view
Mientras otros piensan en ir más rápido, Paris piensa en ir más despacio. Y no es una frase retórica, lo voy a explicar con ejemplos clariticos de cómo la capital francesa ha logrado implantar políticas para ir más despacio (o menos rápido, digamos).
Sí, estoy en Paris. No es por dármelas, en realidad estoy aquí porque estoy gorreando hotel de mi esposa (no es propietaria, solo le pagaron pieza unos días) entonces me vine pa’ acá con millas de otros viajes, y pues de una vez aprovecho para ver cómo van las cosas.
Gárgola Notre Dame 1  - Paris
Yo vine por primera vez a París en 2005. Estuvimos aquí durante tres días y juro que una de las cosas que pensé (y eso que era antes de meterme a esta vaina de ir despacio y todo eso) que era la ciudad europea donde los carros iban más rápido y eran más guaches… me acuerdo que cruzando una calle me dio susto porque nadie quería parar, era como cruzar una avenida en Lima (pero en lugar de carros japoneses de segunda, había Peugeots), igual de peligroso.
Paris- Velib (cool-1)
Pero desde 2007 han comenzado a “revivir” una comprensión de la vida urbana en las calles, algo que ha sido espectacularmente bien comprendido en el resto de los espacios urbanos de esa ciudad pero que solo hace 5 años hicieron clic con el tema de transporte y velocidad. No es por nada que Paul Virilio se quede sin aliento cuando describe la velocidad con su dromofobia exasperante (que él llama dromología).
CFP-Paris-Marzo08 (60)
En 2007, de hecho el día de la bastilla de ese año, se inauguró un sistema de transporte público que revolucionó la comprensión de las bicicletas, de compartir, del transporte en general (no me importa decirlo: fue más importante que TransMilenio en el año 2000): el sistema era el Velib (su nombre es una especie de abreviación de las palabras bicicleta y libertad), y empezaba con 20.600 bicicletas en estaciones que quedaban a 300 metros de cada uno, donde cualquier ciudadano que se registrara podía usar la bicicleta sin pagar durante 30 minutos o menos (varias ciudades siguieron, entre ellas Bogotá trató de implementar un sistema así durante dos semanas y murió tristemente).
lr Zona 30 Paris
El plan de las Velib no venía solo, y por eso fue que triunfó: venía complementado  por más medidas, como construcción de infraestructura para bicicletas, semáforos exclusivos para este medio de transporte, y una política reorientada hacia el transporte de personas y no de vehículos. Entre esas medidas, se permitió circular a las bicicletas en contravía, y también se implementaron zonas de velocidad máxima de 30 km/h.
lr Velib night
El resto es historia, y bien conocida. Después de 5 años de reorientar políticas de transporte (incluyendo la prohibición de construir más autopistas, permitir que los ciclistas pasen semáforos en rojo y crear un sistema de préstamo de carros – autolib – para complementar el de las bicicletas) caminar y montar en bicicleta por Paris es mucho más interesante (y placentero) que hace 7 años cuando vine por primera vez.
Pero… puede mejorar. Yo sé, es PARÍS (insértese tono angelical) y qué hago yo criticando la ciudad reconstruida por Barón Haussmann hace más de un siglo… pero sí es cierto que todavía van a toda mecha algunos, en particular las motos. Lo que sí me parece digno de rescatar es que ésta es una ciudad que estuvo embebida por “la belleza de la velocidad “, cortesía de Le Corbusier quien propuso tumbar todo (TODO!) y reconstruir la ciudad para tener su Ville Radieuse (gracias al Señor nadie le hizo caso). Es una ciudad que estuvo al servicio de la velocidad durante más de 60 años, y ahora está lentamente volviendo.
ciclovia ninas
Ahora piensen en Bogotá: Le Corbusier llegó en 1947, hizo unos planes (están buenos, en términos teóricos, malos en términos micro) y se fue en 1951 después de 5 visitas y algunos madrazos (pero varios aplausos). Nunca hemos tenido ese germen de la velocidad tan metido en nuestra cabeza (algunos conductores de vehículos amarillos sí, y otros que siguen viendo cómo le va a Montoyita creen que son él y que están en Monaco cuando van por La Séptima con su cachucha al revés). Entonces, ¿por qué no empezamos a ir despacio y listo? ¿Cuál es toda la lora con ir rápido? Ese cuento nos lo vendieron hace rato, y en realidad a mí me suena igual de “moderno” a la gomina. Admítanlo, si París pudo, Bogotá puede.

Semáforo verde - Paris

@carlosfpardo
(Visited 140 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

1. Habían en lugar de había. Resulta que el verbo “haber” puede(...)

2

En esta Copa América, la Selección Colombia de mujeres está jugando de(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Este articulo tiene un problema mayor que invalida todo comentario. Paris es infinitamente más pequeño que Bogotá. Alrededor de siete veces menos población y muchisisimas veces menos de superficie. Entonces nada es comparable. Lo que si se podría tener en cuenta es la experiencia (buena y mala) de l’Ile de France, es decir Paris y sus suburbios (Petite et Grande couronne). En ese caso si podriamos comparar lo comparable.

  2. Sabias palabras Pardo!!!
    De verdad Bogota puede!!! Pero ojala se cumpla lo que dijo este alcalde petro ademas que recluto a algunas cabezas de la bicicleta en Bogota. Ojala cumplan y si transformen la ciudad en algo mas despacio. Saludos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar