Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

(sí, es indispensable ver el video antes de leer). 
 Claude Lelouch, un cineasta francés, hizo el video que presento arriba en agosto de 1976. Parece que fue andando en un Mercedes 450 SCL, pero el sonido es de un Ferrari 275 (vaya yo a saber qué carros son esos, lo oí en otro video que reproduce el paseito).
El video genera dos reacciones típicas: la primera es una emoción inimaginable, comparable a tirarse de la terraza de un segundo piso para ver si lo que le dijeron – «fresco, no le pasa nada»- era cierto o no (admito que yo casi lo hago una vez desde la terraza de mi apartamento en un tercer piso, pero me dio sustico). La segunda es de total indignación, comparable a ver el video de los policías que torturan a ese perro – no voy a poner el link porque ni soy capaz de verlo-.
Cuando yo veo el video, por mi historia de niño y adolescente de amar la velocidad y los carros (hasta me aguantaba las seis horas de Tocancipá sin bostezar), reacciono de la primera manera. Cuando lo vuelvo a ver como persona que trabaja en transporte, comienzo a reaccionar de la segunda forma. Ese sentimiento híbrido ante ese video, ante un velocímetro a más de 200 km/h, y en general ante la velocidad como concepto real (el de ir en un carro a toda mecha) y abstracto (sí, el de Einstein, el de su Paradoja de los Gemelos y todo eso) me ha motivado a crear una organización, sacar postales, hacer calcomanías y escribir este blog sobre el concepto de ir despacio y sus beneficios. También es una forma de terapia que, hasta cierto punto, me ha funcionado.
Pero no todo en la vida es perfecto, y mucho menos cuando los policías de tránsito necesitan plata para los regalos de navidad. Me explico: iba yo con mi esposa e hijos en nuestro flamante Jetta rojo (¡con 3.700 kms recorridos en 11 meses!), y cruzamos el puente de la Autopista con Calle 92 hacia el sur (aquí). Después de esquivar todos los huecos que es posible insertar en un espacio tan diminuto, aceleré (sí, de la pura piedra, eso que uno dice «uyy, ¡cómo es posible que haya HUECOS en un PUENTE! permiso»). Llegando al semáforo de la Calle 82 (aquí) me saludó amablemente un policía de tránsito con su guante blanco diciendo «sí, aquí, gran pendejo, oríllese» y ahí fue el unísono «aaayyy, por ir rápido».
parte lr2.jpg
Luego de una breve pausa donde sucedió lo típico (ventana abajo-pase-papeles-comparendo-firma-ventana arriba-putazo-acelere), me convertí una vez más en un orgulloso portador de una Orden de Comparendo Nacional por velocidad excesiva (como dijo el señor agente, «transitaba usted a 95 kilómetros por hora señor» y la vía está señalizada con 60 km/h). Acto seguido, Adriana pasó a revisar el precio, condiciones y proceso de pago y, en general, el breve lapso de tiempo en que uno se siente como Sísifo en su condena hasta finalizar los trámites de pagar la fianza y participar en el cursillo que dicta la ley.

Si, usted, pendejo
En la susodicha Nochebuena, la Policía de Tránsito reportó 5.400 comparendos a los pendejos como yo. Perdón, a los conductores. Digo «reportó» porque al día siguiente un gran amigo de infancia (de hecho, el mismo que me dijo que no pasaba nada si me botaba de la terraza de mi casa) me contó otra historia:
Descorazonado por haber dejado a su nueva novia en el Viejo Aeropuerto Eldorado para que viajara a su natal Santiago de Cali, mi gran amigo (digamos que se llama Paco, para esconder su identidad por lo menos un poquito) estaba estrenando su BMW 330 subiendo por la Avenida El Dorado a una velocidad considerable y lo detuvo un agente de tránsito con la misma seña de «sí, pendejo, usted, oríllese». Pero la historia cambió ahí, y el proceso fue distinto en lo siguiente:
– Paco no iba a 95 km/h como yo sino a 185 km/h;
– Paco no se restringió a entregar papeles y firmar, sino que entró en un «debate filosófico» con el agente sobre la pertinencia del comparendo (y la mayor pertinencia de una cervecita cortesía de Paco al final de la larga jornada de trabajo);
– Paco no recibió un papelito azul, sino una amplia sonrisa de parte de su ex-verdugo y ahora gran amigo.
Con los pocos kilómetros que yo conduzco al año en mi flamante Jetta, creo que soy la persona con más comparendos por km recorrido del país… es decir, creo que si yo condujera los mismos kilómetros que ha conducido este anónimo (clic), tendría muuuchos más de los 1.210 comparendos que él tiene y debería MUCHO más que los 300 millones de pesos que él (o ella, quién quita) le debe al Estado Colombiano por concepto de multas de tránsito. Estoy por pensar que la Policía de Tránsito me sigue con un radarcito para asignarme comparendos, a manera de venganza por todo lo que escribo en contra del gobierno sobre sus políticas chimbas de transporte. ¿Será? En cualquier caso, esta semana voy al curso pedagógico para que me hagan una reducción del precio del comparendo, así me tenga que aguantar dos horas de cháchara – por lo menos de ahí saldrá un post para este blog-.
Ahora, yo sé que ya dije en uno de mis primeros posts que no deberíamos culpar al gobierno por lo que hacemos en la vía, y sigo siendo de esa opinión. Pero sí hay que reflexionar sobre la efectividad de la fiscalización (enforcement) de la velocidad excesiva a través de multas. Es una discusión que he tenido con un profesor de Los Andes. Él me dice que sí sirven, pero hay estudios publicados que dicen lo contrario. Tres ejemplos:
– Los holandeses dicen que las multas por sí solas no sirven mucho, pero que sí sirven cuando se combinan con otras medidas (más sobre eso abajo);
– En Oregon dicen que la gente reduce la velocidad más por saber que están en una zona escolar que si les advierten que les van a poner una multa;
– Un estudio contratado por la Unión Europea dice que, para reducir realmente los accidentes y la velocidad excesiva en la vía, hay que hacer cuatro cosas (en ese orden):
1- Establecer límites que reflejen la velocidad segura de ese lugar 
2- Dar información sobre el límite (ojalá con aparatos dentro del carro) 
3- Ingeniería vial: diseñar para la velocidad que se quiere 
4- Fiscalización (y dentro de eso, multas): si se han seguido bien los pasos 1 al 3, los que exceden el límite lo hacen de manera totalmente intencional.
Ahora, veamos cómo nos va en esas cuatro reglas sencillas en los lugares de mi incidente o el de Paco:
1- Límites que reflejan la velocidad segura de ese lugar: hay un límite de 60 km/h en la Autopista y en la Avenida Eldorado…
2- Información sobre el límite: ¿será que «si, usted, pendejo, oríllese» se puede clasificar como «información»?
3- Ingeniería vial: de pronto los huecos del puente de la 92 son para reducir la velocidad, no había caído en cuenta de eso, entonces un punto bien.
4- Fiscalización y multas: activa en temporada de novenas.
Dejo a ustedes concluir al respecto, y lo de Bután queda pospuesto hasta que yo haya hecho una disección total de mi experiencia de infracción de tránsito (la próxima semana va un post sobre el curso pedagógico). Por lo pronto, sigo montando en bicicleta mientras a otros les ponen comparendos y tratan de explicar «oiga, pero… ¿cuál señal de prohibido parquear??»…como ella:
A ver le explico...
@carlosfpardo
(Visited 416 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

A través de los medios de comunicación, a diario tenemos noticia(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar