Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre que uno dice que en Bogotá hay que aplicar instrumentos para racionalizar el uso del automóvil particular (peajes urbanos, cobrar más por estacionar en vía y fuera de vía, subir el precio del combustible), no sobra el «sabio» que diga:

«pero a ver, le voy a explicar: hasta que no tengamos buen transporte público, no podemos implementar medidas de restricción del carro, por Dioooos»
(suben y bajan los brazos como si fueran a volar y lo miran a uno con ojos GARANDOTES como si uno hubiese dicho una estupidez completa)
Y siguen con su lora, que TransMilenio es una porquería, que no llega a ningún lado, que vaya y vea en otros países cómo hacen, que miren ahora a éste lo que viene a decir… y cada vez con la voz más gruesa, cada vez con una actitud más envalentonada y con un dedo índice cada vez más grueso señalando al Gran Pecador: 
«Fue Él, ese de las gafas gruesas y la barba, el que dijo que toca cobrar más por los parqueaderos, como si LAS PERSONAS QUE ANDAMOS EN CARRO FUÉRAMOS CRIMINALES!!!»

fue el

Después de eso, nuestro interlocutor suele hacer una de tres cosas: 
– irrumpir en llanto 
– salir corriendo, despavorido del horror 
– desmayarse. 
No es para tanto. Si se han dado cuenta, cada vez que un restaurante se pone bueno, comienzan a cobrar más caro y se pone un poquito más vacío, y así sucesivamente… lo mismo pasa con el transporte y con la demanda de viajes… Y no me vengan con el cuento de que la movilidad es un derecho que eso es fácilmente la peor interpretación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (la movilidad de la que se habla ahí es otra, no la de moverse en carro ni de moverse a su oficina).
 Pero el tema del que quiero hablar no es de cómo ni por qué cobrarle a los carros, sino de la parte más sutil, de esa frase envalentonada que siempre empieza con «le voy a explicar» y que siempre termina con «no tenemos buen servicio de transporte público».

Antes de dar respuesta, hay que leer:

 

Delhi traffic jam 

 Esta semana estaba buscando algo en el libro que más AMO sobre transporte y me acordé de que uno tiene que leer de vez en cuando para comprender el mundo, y a veces mirar a su alrededor y recordar cómo era la cosa hace 10, 15, 20 años. Hoy voy a tratar de explicar por qué nadie está satisfecho nunca con el transporte público de su ciudad (sea Ginebra, Delhi o Bogotá). Para esto se nos presta el maravilloso Zenón de Elea. 
 Aristóteles nunca paró de echar lora (bueno, cuando se murió de dolor de estómago, pero antes no se calló ni un segundo). Y en algún momento contó una de las Paradojas de Zenón de Elea que, palabras más, palabras menos, quiere decir que uno en realidad no se mueve para ningún lado. Quienes andan en carro en Bogotá lo viven casi todos los días: 
 

Bienvenidos-a-Bogota-abril09 (3) 

 No, ahora sí en serio: Zenón decía que Aquiles no iba a poder nunca superar a una tortuga si le echaba una carrera, porque siempre iba a tener que llegar al punto donde estaba la tortuga y la tortuga ya no estaba ahí (estaba justo adelantico), y así sucesivamente… super raro, pero cierto.

Si Zenón de Elea viviera hoy… no, un momento, no funciona la cosa así…. Si en la Grecia Antigua hubieran construido un TransMilenio… no, tampoco… mejor dicho: Si ustedes se acordaran de la PORQUERÍA de transporte público que tenían en la década de 1985, pueden comenzar a comprender lo que voy a decir después. Para refrescarles la memoria (o para que vean cómo era la cosa), vean pues (véanse los 9 minutos, valen MUCHO la pena  – en particular por las pintas de la gente, nada distinto a encontrarse con algunos hipsters por ahí en pleno año 2013):

 

 

 ¿Aaaaaah, entoooonceeeees? Ahora ¿qué tal les parece TransMilenio? Noooo, tranquilos, ¿saben qué? montémonos todos en el Delorean y espichemos «14 de Abril de 1985»:

 

 Ahora, después de salir del shock tan increíble (véase la foto de Marty arriba), digamos «vámonos de la Calle 127 hasta la 45 en bus»… y ahora imáginense el mismo paseo en TransMilenio. Yo sé, espichados. Y sí, uno que otro ladrón de celulares. Pero ala, no me jodan que estamos igual que en 1985, ¿o sí? Si lo creen es porque o siguieron en shock o no vieron el video de arriba. 

 El argumento que estoy tratando de cerrar hace rato no es la defensa a TransMilenio, eso dejémoslo a otros. Yo lo que quiero es demostrarles que, como ya Zenón trató de explicarnos, nunca, pero N U N C A vamos a tener un transporte público perfecto y que si no cobramos por el uso del automóvil particular más duro, vamos a seguir en el círculo vicioso de sacar a todo el mundo del transporte público para montarlos en carros y en motos. 

Nos lo han demostrado mil veces en muchas ciudades, pero seguimos creyendo que leer libros no nos sirve de nada, porque como aquí es Cundinamarca y no Dinamarca (y algún pendejo todavía se ríe), no tenemos solución. Perdón, pero leiga para que se instruiga. 




(Visited 252 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar