Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El glamur de darle la vuelta al mundo varias veces al año (o en la vida) parece ser una aspiración generalizada de la humanidad. Quien viaja harto es exitoso, quien viaja poco parece más bien fracasado. Viajar por trabajo es un signo mayor de éxito y no querer viajar más es signo de ignorancia. Entonces yo soy un total ignorante.

Menos millas cada vez

Yo estaba tranquilo, pero recibí hoy mi nueva tarjeta de viajero frecuente. La gran novedad es que, después de haber escalado año a año hacia el gran nivel Diamante en 2014 (óiganse las campanas triunfantes) lentamente comencé a bajar de nuevo al nivel dorado en 2015 y ahora a ese otro metal menos precioso: plata.

Cuando supo la noticia de mi descenso al paupérrimo círculo de los plateados aéreos, mi esposa sonrío y dijo, “eso quiere decir que ya no está viajando tanto”. Y sí, eso quiere decir que por fin he logrado demostrarme a mí mismo que viajar menos sí puede ser vivir más. O que tal vez ya me cansé de demostrar que puedo cambiar de hemisferios dos veces al mes y que, cada vez más, prefiero estar en mi casa que en la sala VIP de algún aeropuerto exótico. Ya creo que gané la carrera de gastarme un pasaporte al año y no tengo que demostrarle a nadie que pude hacer un viaje con cinco aviones, pasando por cuatro países durante 48 horas para llegar de Yogyakarta a Bogotá.

La idea de viajar por el mundo sin cesar ya empezó a ser revaluada. George Clooney hizo las veces de un personaje que no paraba de viajar y que se jactaba de ello en “Up in the Air” pero de una vez demostraba que eso de verdad no era tan chévere (terminó regalándole sus millones de millas a su hermana para que diera una vuelta al mundo de Luna de Miel), y en el 2015 ya comenzaron a publicar en varias partes lo terrible que puede llegar a ser eso de viajar como una loca (véase una noticia similar en The Economist, CNN, FastCompany) aunque otras (como Rolling Stone) lo muestran como una especie de lujo ultra-exótico que pocos aguantan y algunos hasta gozan.

vueltas y más vueltas

En cualquier caso, uno sí se emboba con la obsesión por viajar incesantemente, contabilizar millas como un demente y aprenderse de memoria las reglas para poder llegar al próximo nivel. La razón fundamental por la que uno siempre quiere tener la susodicha tarjeta dorada o platino o de colores cada vez más exóticos es que le dan mayor comodidad: mayor probabilidad de viajar en clase ejecutiva (con la tarjeta diamante es casi automático, con la dorada es bastante frecuente), acceso a salas VIP de todo el mundo y, el mayor beneficio de todos, hacer menos filas. Pero la gran paradoja es que, en realidad, es más cómodo simplemente no viajar: no toca hacer filas, no hay que esperar a ver en qué sala VIP puede entrar (en mi casa puedo entrar a cualquier parte y abrir la nevera y comer lo que yo quiera) y tampoco hay que ver si uno va a poder dormir menos incómodo (mi cama es más cómoda que cualquier asiento de Primera Clase, y no hay turbulencia).

Y sí, uno puede viajar a sitios increíbles (véase por ejemplo mi post sobre el viaje a Bután o el de Bali, o algo menos espiritual pero sí exótico como ir a la Fábrica de Porsche o darle una vuelta a Nuerburgring), pero también es cierto que uno generalmente va a sitios terribles, con poco tiempo para sentarse a descansar y con menos tiempo para ver a su familia y hablar con ellos sin que se caiga la conexión de internet del hotel – sin mencionar la probabilidad de contraer Ébola o la posibilidad de montarse en el avión equivocado. La experiencia se vuelve repetitiva, las filas son eternas así sean de dos personas, y el dolor de espalda y de piernas y de cualquier cosa se vuelve insoportable. Pero sí tengo que admitir que yo odio viajar en avión más que gran parte de la humanidad.

Por esto, creo que lo mejor es más bien dedicarse a viajar lo menos posible, quedarse en la casa con una cobija y más bien simular, como lo hacía el buen Richard Days que describí hace años, y prender la aspiradora mientras cierra los ojos para imaginarse un vuelo a cualquier lugar cuando aún sigue en su casa:

richard-days-aspirator

(Visited 2.722 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

"En todas las empresas se necesita un psicólogo" eso me dijeron(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Agregó totalmente con este comentario: Así lo quiera negar, el artículo es simplemente para mostrar que ha viajado mucho. Lo leí porque el título me engañó y pensé que iba a ser algo interesante que yo no sabía sobre los viajes. Perdí mi tiempo leyendo el blog de un ególatra. Saludos.

  2. neoliberaland0522

    Este sujeto no ha sido más que un consumidor de turismo o viajes de negocio. Los verdaderos viajeros recorrieron el mundo hace siglos sin las comodidades que tuvo el yuppie de este blog.

  3. Así lo quiera negar, el artículo es simplemente para mostrar que ha viajado mucho. Lo leí porque el título me engañó y pensé que iba a ser algo interesante que yo no sabía sobre los viajes. Perdí mi tiempo leyendo el blog de un ególatra. Saludos.

  4. El viaje de vacaciones que a veces nos podemos dar los ciudadanos del común es un placer, pero no nos digamos mentiras que tiene cosas muy, pero muy desagradables: los aeropuertos, las sillas estrechas de los aviones, hoteles que resultan no tan buenos con almohadas terribles, comidas caras y malas. Mejor dicho……… Estoy de acuerdo, lo mejor……..la casita.

  5. Lo que pasa es que los extremos siempre son dañinos. Cuando se viaja por el placer de viajar sí se disfruta. Pero si se viaja por la absesión de las millas, o por sostener un estatus, me puedo imaginar que hasta la capacidad de asombrarse se pierde y aún el paisaje más exótico resulta tedioso. Amo viajar, normalito, sin excesos. Y aprendo algo y me maravillo en cada viaje. Como dirían por ahí: Ni tanto que queme el santo, ni tan poco que no lo alumbre.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar