Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
podio-vuelta
No es solamente el hecho de ver a Nairo Quintana ganar una de las tres carreras de ciclismo más difíciles del mundo lo que emociona. Tampoco es porque haya dicho tres palabras que resumían todo lo que muchos compatriotas estaban sintiendo. Es la forma como compitió, resistió, ganó y habló al respecto. La diplomacia ciclista personificada por el recientemente bautizado NairoChavismo es algo de lo que todos deberíamos aprender.

Yo estaba tranquilo. Pero ver cada etapa de la Vuelta a España me mata del susto, del dolor, de la angustia y de la emoción, y aunque ya sabía que me iba a retorcer durante todas las etapas y que durante los últimos diez kilómetros iba a estar parado frente al televisor, lo seguía viendo. Ver a alguien competir en bicicletas cuando uno alguna vez compitió (así fuera hace casi veinte años) lo hace sentir a uno como si estuviera ahí sentado -con la diferencia que yo nunca habría llegado ni a la mitad de la primera etapa. Nairo, Chaves, Atapuma y todos esos manes tienen cuerpos biónicos que uno nunca tuvo y nunca tendrá.

La Vuelta a España fue puramente deportiva hasta el momento en que Atapuma casi se gana la penúltima etapa, Nairo ganó la carrera completa, Chaves compartió el podio de tercero y, más que todo, cuando le entregaron a Nairo el micrófono para que hablara con un discurso de menos de cuatro minutos que hizo llorar a mínimo la mitad de los que lo estábamos viendo. Ahí se vio claramente la diplomacia ciclista que le regalaron a Colombia en unos días que más necesitan actitudes y personalidades resistentes, sonrientes y optimistas.

A cualquier personaje incauto que oiga la frase «Colombia es paz y amor» se retuerce de la risa y pregunta si es que estamos en 1969 o si fue producto de las endorfinas generadas por los miles de kilómetros dando pedal, o si es que Nairoman tomó mucho champán en esa última etapa. Pero la frase que ya todos memorizamos resume en sus tres primeras palabras el sentimiento de gran parte del país. Y lo resumió en un momento fundamental: al finalizar más de veinte días de sufrimiento, dolor, caídas pero, más que todo, después de un esfuerzo inimaginable para lograr lo que muchos todavía dudaban.

Necesitamos urgentemente ese tipo de diplomacía en todo el país, no solo el de Nairo sino el de quienes compitieron en la Vuelta: Froome aplaudiendo porque le ganaron bien ganada la penúltima etapa (otro gesto que demuestra que es importante ganar, pero que es también importante competir), Chaves escapándose para retomar el podio en esa misma etapa casi milagrosa, Atapuma luchando un primer puesto que perdió solo en los últimos dos segundos (pero para los que estábamos viéndolo, igual lo ganó por semejante esfuerzo sobrehumano), y los tres del podio tomándose selfis al finalizar cada etapa y echando pizza después de la etapa final, demostrándole al mundo que un contrincante no es un enemigo sino alguien que nos ayuda a ser mejores y nos demuestra cómo hay que hacerlo. Y también necesitamos continuar con la actitud reformada de los seguidores del deporte: felicitar por el esfuerzo y no solamente por el resultado y ponerse en la posición del otro y entender que pedalear más de cien kilómetros al día no es solamente cuestión de entrenamiento sino de persistencia y corazón. Necesitamos también ese nuevo tipo de ídolos que reemplacen a los mafiosos, corruptos y hampones que secuestraron la posibilidad de tener grandes «logros» o «figurar» en nuestro país sin hacer cosas horribles. Los escarabajos nos demostraron que hay otra manera de figurar en el país, como ya lo habían hecho hace varias décadas.

Para reiterar la belleza de la diplomacia ciclista, vale la anécdota más bonita que compartieron hoy: el 16 de Mayo de 1987, cuando Lucho Herrera estaba ganando la Vuelta a España, su frase breve y contundente fue «Solo quiero que en Colombia haya paz». Un compatriota boyacense se demoró 29 años en lograr nuevamente su hazaña, y tal vez su país le cumplirá su deseo unas semanas más tarde.

El ciclismo es lo máximo.

(Visited 3.783 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Frustración, indignación, hastío, rabia, dolor y hasta rencor, pero principalmente impaciencia,(...)

3

Movilizaciones pacificas y los disturbios lamentablemente violentos que se han presentado(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente resumen del sentir nacional y en particular el mio; se siente orgullo hasta las lagrimas ver a un hombre sencillo y humilde demostrar tenacidad a ese grado… me atrevo a decir que Nairo es el mejor deportista de este país en su historia, no solo por su calidad sobre la bicicleta, sino por esa personalidad de oro forjada en tierras boyacenses.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar