Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En diciembre 20 de 1993 me quemé mi pierna derecha, y recordándolo todo no entiendo cómo hoy puedo caminar y andar en bicicleta todos los días tan campante. Todo el mundo tiene sus propios infiernos: para unos es que su conexión de internet no es suficiente para ver videos en alta resolución; Para otros es que no tienen plata para comprar comida suficiente para un día; para mí es el recuerdo de meses sin poder caminar por culpa de un día de diciembre en que me quemé la pierna con pólvora. Después de que mi hijo me preguntara por qué tenía un pedazo de piel de mi pierna dañado, caí en cuenta que nunca había escrito sobre ese momento fundamental de mi vida, y vale la pena describirlo con todo el detalle pero en varias partes (no tengo el valor para hacerlo de una sola sentada). Creo que va a ser desgarrador, pero también que va a servir para aprender una que otra cosa (y para mí, recordar lo que tenía guardado en un ático de mi cerebro hace veintitrés años y que hoy recordé casi completo).

Odio diciembre y no he podido cambiar ese sentimiento. En diciembre se murió mi primo preferido, en otro diciembre me corté mi pierna izquierda y la mitad de mi brazo del mismo lado, y entre esos dos episodios también en diciembre me quemé mi pierna entera. Antes de que Mockus prohibiera la venta de pólvora en Bogotá, yo iba a las novenas de diciembre y me quedaba adentro cuando salían a tirar voladores porque no aguantaba el olor. Para muchos que recuerdan esa época seguramente recuerdan el olor de la pólvora con nostalgia, casi con el saudade del portugués. Yo lo recuerdo con horror, y lo recuerdo cada diciembre a pesar de no tener un olor real que lo saque a relucir.

Era un olor horrible. Mi pierna estaba quemada y ese olor era como el de kilos de periódico hecho cenizas combinado con sangre y carne. Impregnó la casa entera después de que, por un error de rozamiento de la pólvora, mi pierna se incendió con cien “mosquitos” cuando intentaba prenderlos a escondidas de mi mamá. Los habíamos comprado en cualquier tienda de la calle pero mi papá nos había prohibido usarlos. Tal vez por esa misma prohibición fue que yo le dije a Tatín (mi primo, el que murió también en diciembre) que sí, que saliéramos a prenderlos en la terraza donde nadie nos viera. Avisamos a mi hermano y salimos sin que nos vieran por la puerta de vidrio para botar los mosquitos a la calle desde el tercer piso.

No sé cómo se prendieron. Ni siquiera había prendido un fósforo para empezar a jugar. En la dolorosa arqueología de los hechos que todos tratamos de reconstruir pero nunca pudimos, la interpretación más cercana de lo que pasó fue que el rozamiento de los cien mosquitos en mi bolsillo habían generado una combustión en mis pantalones y que, en el proceso, destruyeron lo que luego aprendería sobre las diferentes capas de la piel y las -dermis que el fuego había carcomido. Destruyeron tanto que, como luego entendí, en la parte superior de mi pierna ya no sentía dolor porque había quemado también los nervios del dolor y por eso se sentía como si nada (el resto de la pierna no, y por eso era lo que dolía como si estuviera muriendo en la hoguera). El resultado fue una pierna negra, que parecía un miembro engangrenado descompuesto entre los diferentes grados de quemadura y que, si no llegábamos rápido a la clínica, me la iban a tener que amputar como en pleno siglo diecinueve.

(continúa aquí)

(Visited 1.474 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar