Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

(esto es parte de una historia real que comenzó acá)

Quién carajos iba a haber oído qué era un injerto. Pero es cierto que a los catorce años uno generalmente tampoco ha oído hablar de una quimioterapia, un legrado y casi ninguno de los términos que yo había aprendido durante los últimos meses y que configuran la realidad médica en que vivimos donde hay cosas que son terribles como procedimiento pero son muy buenas para la salud.

El cuento era que mi pierna no estaba mejorando en la parte superior del muslo. Oí la frase típica de estos casos: “no está respondiendo al tratamiento como lo esperábamos”. Resignados, salimos del consultorio del doctor para averiguar bien qué era eso (nos pidió que viéramos bien qué era, qué implicaba, y pues sugirió que era su recomendación para este caso). Yo no me acuerdo de haberle dado muchas vueltas al asunto, en realidad me pudieron haber sugerido cualquier cosa y la iba a aceptar. Si eso que proponían dolía mucho y me daba mucha incomodidad, era imposible que fuera a doler tanto como me dolía la pierna todos los días cuando me despertaba y tenía que arrancarme la sábana de la pierna.

Tengo que admitir que esta parte de la historia es realmente más tranquila, cada vez iba viendo el final del karma más cerca. Me hicieron la cirugía, que consistió en sacarme un pedazo de piel debajo de la nalga derecha (un parche en forma de ele que era más o menos del tamaño de mi mano extendida, o del tamaño de un bolsillo de pantalones para cantar hiphop). Cuando ya habían quitado todas las vendas, cubrieron el parche de “piel vieja” con un plástico super especial. La teoría era que ese área de donde sacaron el parche iba a regenerarse porque solo me habían quitado un pedazo muy superficial, y que el parche que habían quitado iba a pegarse al resto de la pierna (la “pizza”) y le ayudaría a regenerarse. La teoría.

Para que la teoría se hiciera realidad, había reglas nuevas: tenía que estar acostado todo el día, y solo podía pararme una vez al día para entrar al baño. Esto iba a durar, en el mejor de los casos, un mes. Y… pues era ya época de colegio entonces me tocaba faltar a clases. No me acuerdo si hice tareas, lo único que me acuerdo es que me ví todas las películas que pasaban por la parabólica de la casa. No me acuerdo de nada más. No me acuerdo si había visitas, o si comía o qué comía, ni cómo me bañaba (haciendo un esfuerzo, creo que el baño era con paños húmedos por el cuerpo y ya, igual que los primeros días de la clínica). Mi vida se había reducido a una cama ubicada en el estudio de la casa donde veía televisión.

Yo me imagino que hay grandes personajes de la historia que aprovecharon su mes de total quietud para crear una nueva teoría, escribir un libro o aprender un nuevo idioma. Yo no tenía ganas, solo ví televisión y no me acuerdo de nada excepto de la gran frecuencia con que pasaban el video de “Mary Jane’s Last Dance” de Tom Petty por emtivi – lo extraño es que me encanta oír esa canción, de pronto porque ahora mi vida no consistía en despegarme telas de la piel ni echarme mercurio, sino quedarme quieto y esperar. Era como si uno estuviese en el infierno pero de repente apagaban las calderas y los fuegos y nos dejaban descansar.

La cosa ya parecía que iba a terminar. En realidad eso fue el final de la larga serie de operaciones y curaciones y todo eso. Sí hubo una que otra cosa más que tuvimos que hacer (quitarme los cuarenta y cinco puntos de sutura del injerto, por ejemplo, fue una ocasión feliz porque señalaba un avance increíble), pero lo que tenga que contar médicamente sobre la experiencia de esta quemada ya no es gran cosa. Eso es porque no he comenzado a describir el estigma que significó (y, como me he dado cuenta esta semana, aún significa) el hecho de “no ser normal” por tener una pierna quemada e injertada.

(continúa: El Estigma)

(Visited 1.169 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. faralafarala0917

    Carlosfpardo, gracias por tus palabras. Gracias por contar cada detalle y el dolor que produjo en tí y en tu familia. Tal vez, si algún joven/niñ@ te está leyendo,…tal vez,….marques una diferencia en su vida. El espíritu de aventura y experimentación en esa edad no lo quita nada ni nadie, pero, aproximándose navidad, tal vez,…..una persona menos tenga que pasar por esto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar