Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Yo no sería capaz de ser un cono… Bogotá es una ciudad tan surreal que esa frase la entienden sus ciudadanos sin mucha introducción, y además responden con su opinión: “¿uy, yo sí sería un cono, se imagina la delicia de hacer lo que hace esa gente?” o “no, yo tampoco podría hacer eso de los conos”. Es tan rara nuestra ciudad que podríamos continuar la discusión: “si me toca ser uno de esos, yo preferiría más bien ser caballero de la cebra o el pato ese de transmi”. En esta ciudad falta que lluevan ranas.

Para quienes aún sigan perdidos, los conos de los que hablo son los de El Poder del Cono, una iniciativa de la Secretaría de Movilidad de Bogotá donde unas personas se disfrazan de conos tamaño personal y recorren diferentes sitios de la ciudad para alertar, megáfono en mano, a quienes han estacionado mal su vehículo. Véanse la variedad de trinos al respecto con el HT #elpoderdelcono.

ju-ya!

Ayer, el tema se tornó más surreal cuando uno de los conos fue empujado por un motociclista. En respuesta, el cono le dio un patadón al motociclista y ahí empezó un zafarrancho de unos segundos tras los cuales el cono perdió la breve trifulca (y sí, fue además traicionado por un cono inanimado que le hizo tropezar). Desde ayer en la tarde se han visto las reacciones al suceso. La “legión de idiotas” de las redes sociales sacaron a relucir su ética impecable denunciando las acciones del cono (no del motociclista, pobre él que fue atacado por un muñeco naranja), y a su vez a la Administración Distrital. Por su parte, la Secretaría de Movilidad explicó que el bonche fue excepcional (solo 14% de los malparqueados son groseros y los conos generalmente no se toman el asunto a pata limpia), se disculparon e incluso el cono hizo un breve video donde pidió perdón y dijo que no vuelve a suceder. Al mismo tiempo, trascendió que el motociclista ya tenía varios comparendos.

Mi posición en todo esto es pro-cono y anti-motociclista. Si nos metemos en tónica de “El Club de la Pelea“, hay que evaluarlo fríamente: el cono tenía todas las de perder contra el muchacho en la motocicleta – si usted lo duda, pídale a los de Movilidad un disfraz de cono para atender a algún contrincante en su próxima pelea callejera. Es que hay que ser muy cobarde para plantarle coñazos a alguien que está metido dentro de un difraz tan poco ergonómico. Ahora siendo un poco más serio: aunque no lo he vivido en carne propia, sí me he dado cuenta que trabajar para el sector público es una labor más desagradecida que limpiar inodoros en una cervecería un sábado en la noche: es desesperante, hay que hacerlo bien para que no lo despidan, nadie le agradece, y cuando cree que terminó le toca volver a empezar porque alguien volvió a dañar todo en treinta segundos – y por alguna razón todo es siempre culpa de uno-. Hay funciones públicas que tienen un “valor agregado” como las de los conos, quienes han sido contratados para hacer cumplir una de las normas más básicas pero menos respetadas del tránsito de la ciudad y lo deben hacer disfrazados de figuras geométricas color naranja y cantando canciones por un megáfono. Si me hubiesen contratado para ese trabajo, yo habría pateado a un mínimo de siete personas en mi primera hora de enconamiento – otra vez aclaro: estoy en tónica “Club de la Pelea”, no en la tónica de psicólogo conciliador que tanto me caracteriza-.

Ahora sí en mi tónica de psicólogo conciliador que tanto me caracteriza. Estimados y honorables miembros del Poder del Cono: por favor sigan en su labor de hacernos reventar de la risa cuando se pasean por las cuadras de malparqueados cantando “que lo mueeeva, que lo mueeva” (pero no tan duro, porfa). Si algún otro cobarde los empuja, no le pateen: avisen por su megáfono que están atacándoles y los que les rodeemos les vamos a proteger en vez de hacer videos mostrando cómo los atacan – estamos seguros de que no van a agredir a nadie, y que ya aprendieron la lección. Ustedes ayudan a que esta ciudad siga siendo surreal, y mientras esperamos a que por fin lluevan ranas los necesitamos paséandose por nuestras calles con su megáfono para saber que seguimos en la tierra de las cebras, los mimos, los conos, los patos y los motociclistas groseros.

 

 

(Visited 1.054 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

El sistema de salud colombiano se ha caracterizado en los últimos 25(...)

3

Empieza un nuevo año y, como en anteriores, hacer deporte es uno(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El motociclista agredió primero, en lugar de aceptar su error como debía ser. El cono no tenía por qué dejarse agredir por ese cretino, al que habrían debido darle una paliza entre todos para que aprendiera.

  2. Excelente Blog, y también apoyo a los conos, la verdad yo tampoco sería tan paciente como ellos, cada vez que veo un carro mal parqueado, me pasan las ideas más negras por la mente.

  3. En estas épocas exacerbadas y repletas de redes “suciales” los comportamientos definidos como bullying no encajan al ver 5 personas disfrazadas haciendo quedar en evidencia a un infractor, el método de hacer publico una falta de convivencia es que la sanción social es más efectiva que cualquier otra. La campaña no es irrespetuosa, la reconvención debe ser pública, pero en este país al que comete infracciones y hasta delitos lo premian, lo invisibilizan , afortunadamente a este señor lo dejaron en evidencia.

  4. furiaescorpion

    Es absolutamente fascinante, ver el cerdo de la moto, el vivo ejemplo de colombiano promedio, un comemierda sin la mas mínima instrucción, porque educación es otra cosa, que a puño limpio dice ” usted no sabe quien soy yo “, pero en estrato cero, pero da mas risa, ver los ilusos hablando de campañas mas respetuosas y de matoneo y civismo por las buenas, eso funcionara en Dinamarca, porque en este kulo de país, el Kulombiano promedio aprende a las físicas patadas, con multas y a gritos, eso si cuando llegan a otro país donde la ley se cumple o se cumple andan piano, pianito…….

  5. me parece que contratar a unas personas a hacer bulling, cuando uno quiere enseñarle a los hijos a no hacerlo y respetar a las demás personas es una pésima decisión y una horrorosa campaña. Quizo ser Mockus y termino siendo un gamin. Si bien es cierto que estan mal parqueados hay campañas mas respetuosas que se podrian hacer

  6. Definitivamente el cono no tuvo la culpa. Lo que pasa es que algunos poca cosa al ver a estos muchachos en una posición que muchos tildan de “ridícula”, se creen con el derecho de maltratarlos. La campaña de desprestigio no debió ser contra el cono, sino contra el motociclista malpar……. queado.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar