Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Despacio

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Yo no hago trámites porque me toca, los hago por gusto. Pero es un gusto perverso como el que uno siente cuando sube a Patios en bicicleta y le duelen las piernas después, o como cuando alguien se cae aparatosamente y uno estaba justo en frente. Aunque sí debo admitir que,(...)

Continuar leyendo

(esta es la última parte de una historia real que comenzó acá) Y… ¿para qué escribir una historia sobre una persona que se quemó la pierna hace trece años y que, de hecho, hasta él ya lo había olvidado? Una respuesta inmediata es la obvia: me dediqué una semana(...)

Continuar leyendo

(esto es parte de una historia real que comenzó acá) “Usted no es normal” es una frase que no debería existir en ningún idioma. No sirve de nada, y es bien jarto oírla dirigida a uno. Decirle eso a un muchachito de quince años que por fin pudo meterse al mar(...)

Continuar leyendo

(esto es parte de una historia real que comenzó acá) Quién carajos iba a haber oído qué era un injerto. Pero es cierto que a los catorce años uno generalmente tampoco ha oído hablar de una quimioterapia, un legrado y casi ninguno de los términos que yo había aprendido(...)

Continuar leyendo

(esta es la segunda parte de una historia que comenzó acá) “Parece que a su hijo hay que amputarle la pierna”. Yo no supe que el médico había dicho esa frase sino muchos años después, y lo supe porque mi papá estaba contando esa parte de la historia como uno de(...)

Continuar leyendo

En diciembre 20 de 1993 me quemé mi pierna derecha, y recordándolo todo no entiendo cómo hoy puedo caminar y andar en bicicleta todos los días tan campante. Todo el mundo tiene sus propios infiernos: para unos es que su conexión de internet no es suficiente para ver videos(...)

Continuar leyendo