Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Soy soltera. Eso no es nada nuevo. De hecho, este blog no tiene cómo perfilarse para ser un blog escrito por y/o para solteras como otro por ahí que he leído y me gusta bastante (muy recomendado) ni tampoco como un blog feminista o de consejos para mujeres como otro mucho más famoso que hasta serie web tiene y que dicho sea de paso, también me gusta. No, yo no puedo pretender algo así porque soy una persona extraña que un día piensa como niña y al otro como niño, que un día odia a la totalidad del sexo masculino y al otro le parece que el universo es hermoso y la vida es perfecta porque al fin conoció a «el elegido». Claro, por quincuagésima vez.

Soy una soltera común y corriente. Ni por convicción ni por mala suerte, soy soltera porque sí. Las mujeres solteras tienden a tomar posiciones radicales sobre su situación ubicándose a los lados de un cuadrilátero imaginario. En uno están las que son solteras al estilo Livin’ La Vida Loca, que no quieren compromiso, adoran la libertad y se oponen a cualquier asomo de presión u obligación que las amarre o las categorice, y en el otro las que están solteras porque su vida ha sido un completo desacierto. Han ahuyentado todos los prospectos, pero viven día a día en función de encontrar a alguien con quien compartir la vida y que llene ese vacío que les agujera el alma. Esas que han analizado con creces el significado de la palabra soledad y han aprendido a escribirla en más de veinte idiomas. Y aun así, nada les cuaja. Cada una en un extremo del ring, como enemigas naturales, entienden a la perfección las características de sus contrincantes y están llenas de argumentos para enfrentarse. En este escenario, yo soy una soltera tipo réferi, porque voy de un lado a otro escuchándolas, poniéndome en sus zapatos por temporadas, mediando ante los argumentos, pero sobre todo, tratando de conservar el rezago de dignidad que nos queda luego de darle tantas vueltas al mismo tema.

Y es que tal parece que después de terminar con mi último novio oficial (el que uno presenta a los papás, con el que pasa los domingos y asiste a los baby showers), he sido víctima de un oscuro y maligno conjuro que me impide involucrarme de manera contundente y concreta con los especímenes del sexo opuesto. En realidad, lo que quiero decir es que después de mi último novio me volví boba y se me olvidó cómo funcionan las relaciones humanas. No existe un manual, nadie tiene la verdad absoluta y a estas alturas de mi vida, cuando me encuentro rosando ligeramente el tercer piso, me doy cuenta que me he vuelto torpe para unas vainas y astuta para otras, pero en las que soy astuta no son fáciles de explicar en un horario familiar y al final de cuentas no sirven de nada sino recupero lo que perdí después de esa última despedida.

Hay cosas que he empezado a extrañar. No hablo exclusivamente de las mariposas en el estómago o la ansiedad por ver a alguien, no. Tampoco extraño los suspiros o los besos inesperados y a escondidas, ni mucho menos esos instantes que deberían ser eternos porque nos roban el aliento pero duran muy poquito y cuando pasan el recuerdo no nos deja dormir. No, eso no lo extraño porque lo he vivido, con o sin título. Si se tratara únicamente de entender la sencilla verdad del enamoramiento, no me cuesta y nunca me ha costado porque es mi estado natural. Hablo de todo lo demás, de eso que llega cuando bajan las revoluciones y la sorpresa y uno se encuentra con el humano que hay detrás, sin tener que lucharlo, remarle, animarlo o mostrarse como el personaje célebre de un circo de barrio. Eso es lo que se extraña al final del día: compartir, disfrutar, sonreír con franqueza, tener con quien pasar los momentos malos y los buenos, que los besos no requieran una antesala ni los abrazos excusa, que se puedan pedir y ya, que se ofrezcan y ya. Hay tantas cosas que he comenzado a anhelar que cuando hago conciencia me doy cuenta que todo forma parte de la gran contradicción del ser humano porque no quiere mostrar debilidad pero tampoco quiere sentirse solo y el resultado de esa lucha únicamente acaba socavando profundamente en su naturaleza y en esa necesidad inconsciente de perseguir la felicidad a cualquier precio.

Se me olvidó cómo engranan las piezas y tengo miedo. Siento que es como buscar un empleo: nos preocupamos por poner lo mejor de nosotros en la hoja de vida, pegamos la foto más bonita que el retoque digital nos ha dejado y al momento de la entrevista, aunque no haya parecido un trabajo atractivo al principio, nos vestimos como lo hicimos para la primera comunión, el cabello cepillado, los dientes limpios, nos sentamos como si fuéramos de la realeza y hablamos con la elocuencia propia de quien lee un telepromter. Vendemos una imagen mejorada de nosotros y cuando esperamos los resultados, la ansiedad nos devora y rogamos a todos nuestros santos que escuchen nuestras súplicas para que el empleador sepa que somos el uno para el otro. Pero si no nos ha ido bien con las últimas cinco entrevistas y no se ha cumplido la promesa del tranquilo, nosotros luego lo llamamos, asumimos que el problema es nuestro y minamos por completo nuestras fuerzas y nuestras intenciones.

Exactamente así funcionan las cosas cuando se conoce a alguien y éste despierta un mínimo interés. No importa cuánto nos preparemos para no llenarnos de expectativas, ¡vamos a tenerlas!, es inevitable. Aunque no haya sido con traje y corbata, sí esperamos que esa primera impresión que tuvo de nosotros no lo espante para la segunda y sin querer iniciamos un tedioso proceso de selección similar al de una convocatoria. «Mire señor, no se asuste, yo tengo cara de loca, pero soy más normal de lo que parezco. En cuanto me conozca verá que tengo suficientes capacidades y habilidades para la comunicación y el trabajo en equipo (especialmente en los equipos de dos). Bailo ballet, toco el piano, sé cocinar, digito setenta y cinco palabras por minuto y no soy celosa. Bueno, eventualmente. No sé cómo explicarle esto, pero tengo pavor de que huya antes de saber qué podría pasar. Y créame, yo tampoco sé qué va a pasar porque no sé qué sigue después de decir todas estas tonterías. Ni siquiera sé si se deben decir, seguramente no, pero tal vez podríamos construir algo, no sé, digo yo, aprender el uno del otro, ¿usted qué opina?; es que no me gusta tanto como para pedirle matrimonio, pero sí lo suficiente para no querer que el hilo conductor de nuestras ideas se rompa, ¿me entiende?; ¿qué?, ¿hablo demasiado?, ¿cree que estoy paranoica?, ¿la gente normal no dice estas cosas? A usted quién le dijo que yo quiero ser normal».

Despierto. Son las cuatro y cincuenta de la mañana. El bendito sueño de la entrevista confusa se ha vuelto recurrente. Apago la alarma del celular por pura inercia y la bolita que indica los mensajes de whatsapp aparece en la esquinita de la pantalla; el corazón me da un brinco. Buenos días, nada más, así de sencillo. Sonrío y repaso someramente el diálogo que me imaginé, la carta de presentación que cubre mi hoja de vida. Buenos días, respondo sabiendo que jamás seré capaz de reproducir el parlamento de la fantasía, al menos no de manera consciente o sobria. De nuevo estoy considerando lo del universo perfecto porque él podría llegar a ser el quincuagésimo segundo, tercero, cuarto, no sé, y eso me produce angustia y emoción en la misma proporción. Curiosamente, eso me hace llegar a una conclusión: mi destino es seguir siendo «la encargada del arbitraje».

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 373 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

17 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. nicolasabril1016

    Sra Viviana, no se por que pero siempre que veo su foto en el area de los blogs, mi mano conduce al puntero del mouse rapidamente hacia su blog para dar «clic» y leerlo. Me parece genial que escriba desde el corazon, siempre he pensado que cada escritor deja ver quien es desde sus textos, algunos mas que otros, y usted es de los escritores que practicamente no esconde nada. Es muy buena con sus soliloquios jajajajaja, siga asi.

  2. Erika, no te pongas a leer mucho esos otros blogs extremistas … pareces balanceada y no necesitas que las que odian los hombres te envenenen el alma ni las que los aman sin importar maltratos te confundan. Las mujeres desafortunadamente se han polarizado mucho con el cuento de ‘la independencia’, eso tan bueno lo confunden con egoismo, extremismo y narcisismo que no les deja ver el hombre maravilloso que pueden cruzar cada dia … como el libro de Barry lo muestra, se ha creado un mundo de insatisfaccion en donde los hombres creen que comprando un carro mostron se pueden levantar una chica como la del anuncio y no ven las formidables mujeres ‘normales’ lo cual empuja a algunas normales a operarsen, maquillarsen y muchos otros -sen y cuando finalizan ya ningun hombre les ‘llena’ las expectativas … ni siquiera el tonto que no la determinaba y por quien todo el cambio se ocasiono !!!

  3. Comparto tu opinión y estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes. Faltó aclarar que no siempre, el término «soltera» significa «disponible y fácil»… pero bueno, me pareció interesante y divertido…. 🙂

  4. Buen blog, me gusto mucho confirmar que hasta las mas bellas reinas pavo reales son mas normales de o que parecen y pienso que el afán de conseguir la pareja perfecta las aleja de ese objetivo, fue rico leer tu blog, me ayudo con el desparche en la oficina y pareces divertida.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar