Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El domingo veinticinco de enero logré desesperar a mi familia con mi cantaleta: «¡Rápido! Que tengo que llegar a ver el reinado». Hace muchos años no me emocionaba por un asunto tan intrascendente, y eso que yo me emociono por tantas bobadas. Cuando las tres virreinas se coronaron yo no superaba los diez años y como de ahí en adelante nada volvió a pasar, me aburrí, hasta que Taliana repitió la hazaña en un reinado que tampoco vi. Me uní al combo de los que critican los concursos y los ven como algo frívolo; me reí de las respuestas absurdas de las candidatas y cuando empezaron a salir los memes, los compartí a diestra y siniestra así como los videos de las caídas y los exabruptos cometidos por las jóvenes damiselas.

«¿Por qué le tiene tanta fe? Si Taliana no hizo nada, esta menos…». Yo no le tenía fe, es verdad. No voy a llegar hoy a decir que siempre supe que sería la ganadora y toda esa basura triunfalista de quienes se suben al tren de la victoria. Yo no creía en su triunfo por muchísimas razones: porque las demás tenían rostros perfectos, porque se veían tan favoritas como ella, porque es un país de virreinas, porque la situación política y socioeconómica no ayuda, porque las de Venezuela y las de Puerto Rico están rezadas, no sé, por muchas cosas que me hacían pensar que ella jamás tendría una oportunidad entre las ochenta y ocho candidatas.

Incluso, hasta el final cuando se tomó de las manos con la pequeña concursante de Estados Unidos (pequeña al lado de ella, por supuesto) yo hubiera apostado mi vida a que tendríamos de nuevo una virreina. Hasta que llegó el veredicto final y bueno, ya todos saben lo que ocurrió.

Cuando uno está de pie frente a Paulina, entiende por qué el karma y la genética trabajan de la mano. Elegante, carismática, con unos ojos tan brillantes que iluminan todo a su alrededor, enorme con esos zapatos de doce centímetros que la sacaban de la estratósfera y hacía que las mortales nos viéramos como niñas de diez años tratando de pedir un autógrafo. Mientras las candidatas al reinado nacional eran dirigidas por sus crueles chaperonas (que más parecían madrastras malvadas) con sus sonrisas postizas y su cabello perfecto, sin posibilidad de ir ni siquiera al baño y sin derecho a bajar la cabeza ni para revisarse el tacón, Paulina caminaba serena entre ellas como quien no tiene nada que perder y que ya lo ha ganado todo.

«¡Tienen que hacerme mucha barra!» repetía una y otra vez a quienes la veíamos con admiración y un poco de cautela. Ese día yo estaba haciendo una de las cosas que más me gusta hacer en la vida y conocerla fue un verdadero placer. A pesar de mis veintitantos centímetros menos (que se hacían mucho más evidentes gracias a los zapatos planos) llamaba la atención por la nariz de clown y por el show que hacíamos con mis compañeros por todo lado, así que uno de los fotógrafos me pidió que me ubicara junto a ella y no pude evitar reírme con ganas cuando tuve casi que fracturarme el cuello para saludarla. Sonrió con la misma naturalidad de siempre y yo no podía creer que fuera casi seis años mayor que ella. «Creo que no vamos a caber en la foto, al menos no de cuerpo entero» objeté mientras me ponía en puntitas de pie para divertir un poco al público, hasta que ella, ni corta ni perezosa, dijo que no había ningún problema y se agachó hasta que quedáramos “casi” iguales. Fue un momento genial, de esas anécdotas que uno cuenta a todo el mundo.

Y es que nacen para eso. Así como ocurría muchos años atrás cuando las niñas crecían para ser madres y esposas, a estas niñas las educan para ser reinas. Siempre puestas, siempre listas, siempre intactas, siempre adultas. Es impresionante. «¡Pero yo como de todo!» insistía pero nadie podía creerle con esa delgadez que impresiona y bueno, acompleja un poco, pero eso es tema de otro desvarío.

Finalmente, el domingo del reinado llegué a mi casa cuando ya habían elegido a las diez. Me emocioné mucho al verla ahí y recordé que nos pidió hacerle barra. El público la aclamaba y yo solo podía pensar que iba a quedar de princesa o de virreina. Llegó el momento de las preguntas y por supuesto las reacciones no se hicieron esperar. No fue contundente, es verdad, tampoco salvó al mundo ni dio la receta mágica de la felicidad. También es probable que Barranquilla siga sin alcantarillado y el proceso de paz nos tome un año o diez más, o que sigan robando en Transmilenio y el salario mínimo siga sin alcanzar para nada, pero Paulina ganó, a pesar de todo, de nuestra mala fe, de los comentarios mal intencionados de los mismos colombianos que prefieren seguir hablando de lo malo que es tener narco novelas, pero el fútbol y las reinas les parecen una banalidad insulsa.

Paulina llegó como favorita y se impuso ante ochenta y siete muchachas que tenían las mismas opciones. Unas más bonitas que otras, unas más brillantes tal vez, unas que fueron solo a pasear por South Beach, pero la colombiana ganó y nos llenó de orgullo. No defiendo sus respuestas pero sí el recurso de usar el traductor a pesar de ser bilingüe, le dio tiempo para pensar y para soltar una perla de esas que caracteriza a los colombianos. Sí, era una pregunta difícil y ella no tuvo miedo de decirlo. Mis amigas comentaban lo que hubieran respondido y probablemente yo hubiera dicho que lo que he aprendido de los hombres es que cuando dicen que no van a involucrar sentimientos, ¡REALMENTE SE LO CREEN!, pero no éramos nosotras quienes teníamos al mundo entero esperando un tropiezo ni a William Levi viéndonos desde la mesa del jurado. Eso traumatiza a cualquiera.

En fin, en defensa de Paulina voy a decir que si bien ganar Miss Universo no nos cambia la vida, sí puede alegrarla por un ratico, ponernos en el radar y quitarnos un poco la mala imagen que tenemos. Abre puertas y nos da motivos para creer. Además, es un concurso de belleza, no el premio Nobel (aunque si hubiera respondido que Confucio inventó la confusión o que Mandela fundó el reinado… yo no estaría tomándome el tiempo de escribir esto). Hay que dejarla ser,  que lo disfrute y disfrutarlo nosotros también. Pero sobre todo, tener en cuenta que en este momento debe estar muy compungida viendo los memes que se burlan de ella sentada en una silla dorada en el balcón de su apartamento en Manhattan con trescientos mil dólares pesándole en la cabeza y nosotros estamos acá, desvariando… para variar.

fotopau

Facebook: Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 201 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

3

A través de los medios de comunicación, a diario tenemos noticia(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. salvadorgaviota59

    Paulina ganó por lo linda…no por lo inteligente…déjenla que sea feliz…de hecho ella se gano la platica que no se hace un profesional promedio en toda la vida…así son las cosas….dejemos la envidia…

  2. Si una opinión se fundamenta en el privado y particular estatus de quien opina, pues dicha opinión o concepto será implícitamente irrelevante, es decir, si tengo que opinar sobre algo que no es de mi cotidianidad, mi gusto o mi entender, mejor me quedo callado; Llegar a un evento mundial, con periodistas de todos lados, con inversiones millonarias y con antecedentes por décadas, es algo importante, es algo relevante, es de magnitud; Y esto no cambia la vida del humano anónimo, ni la cambia un triunfo deportivo, o artístico, o literario; Entonces, que alguien por estos medios desvirtué o trate de desvirtuar este tipo de eventos, lo que hace es consumirse mas en su híbrida existencia, tan intrascendente como su mismo comentario.

  3. un pais lleno de ´´compatriotas´´ con tan marcada doble moral en sus haberes….. salen a discutir la vanalidad y plasticidad de este tipo de certamenes que califican la ´´belleza´´….. sin duda alguna es un orgullo que una de las nuestras alla ido y mostrado de lo que esta hecha tanta gente en nuestro pais… cuantos de los que salen a criticar quisieran siquiera hacer la mitad de lo que ella ha hecho al enfrentarse al mounstruo de la industria de la belleza mundial y GANAR ! definitivamente nos falta superar la envidia a tantos colombianos y alegrarnos mas cuando al menos uno sale a sacar la cara por 47 millones y q de ellos 46 saldran a criticar. felicidades Paulina!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar