Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teresa tiene tal vez unos dos o tres años más que yo, pero ya me habla como una mamá. Está pendiente de mí, me prepara café, se preocupa por mi salud y porque el aquel no me rompa el corazón. Siempre me saluda con un abrazo y esa sonrisa bonita que le ilumina el rostro.

Teresa tiene tres hijos: un adolescente de dieciséis, una niña de once y el menor que acaba de cumplir ocho. Está casada con Pedro, trabajador incansable como ella y diez años mayor. Ambos vienen de algún país de Latinoamérica en donde las oportunidades son escasas y la promesa del sueño americano ronda las esquinas desde la infancia. El tío que coronó, la prima que se casó con el gringo, el hijo del señor de la tienda que cruza el hueco dos o tres veces al año y un sinfín de historias que germinan en sus cabezas y muchas veces los alejan de la escuela o de cualquier plan de crecimiento personal o profesional en su país porque no importa cuánto se esfuercen, nada se compara con ganar en dólares.

Lo cierto es que a Teresa nunca le gustó la escuela, me lo confesó un día con esa misma actitud dicharachera con la que me pregunta frecuentemente por el aquel y si es bueno en la cama y me hace feliz. Yo suelto tremenda carcajada cada vez que me toma por sorpresa. No acostumbro a hablar de eso con nadie y no es morronguería, es solo que me parece inapropiado. Pero con ella es fácil hablar, es fácil dejar fluir las cosas, es fácil ser uno mismo porque ella es siempre ella: transparente, amable… buena como el pan.

Me cuenta que está feliz y triste al mismo tiempo. Feliz, porque un abogado le está ayudando a resolver su situación en el país. Ni ella, ni su esposo, y mucho menos sus tres hijos tienen documentos legales para estar en Estados Unidos. Le pregunto si eso le produce miedo y me dice que no, que ella ya tiene su vida aquí, tiene su casa, ha comprado dos carros, vende comida los fines de semana y sus niños van a una escuela donde más de la mitad de las materias se dictan en inglés así que el idioma no será un problema como lo ha sido para ella y para su esposo.

No hablar correctamente inglés limita sus opciones de trabajo. Pero eso no la ha detenido. Limpia casas de lunes a miércoles mientras que los jueves y los viernes hace aseo en el restaurante donde trabaja su esposo. El sábado y el domingo ella prepara recetas de su país y las vende a sus conocidos. Y el poco tiempo que le queda libre se lo dedica a sus pollitos, como los llama de cariño. Pasó mucho tiempo lejos de ellos, los dejó con la abuela y apenas un par de años atrás tuvo oportunidad de traerlos. No le he preguntado cómo lo hizo. Siempre pienso en todas esas revisiones de aeropuerto y me imagino la tensión con la que viven. Aunque no debe ser nada comparada con cruzar un río salvaje con las maletas en la cabeza y probabilidades de ahogarse.

El escenario me inquieta y prefiero cambiar el tema. Le pregunto por qué está triste. Su papá ha estado enfermo y ella no puede ir a verlo; el abogado le advirtió que están en un momento crucial de su proceso inmigratorio y si se mueve del país puede perder lo poco o mucho que ha ganado. Pero ella quiere ver a su padre. Aunque ha estado enviándole dinero todos los meses, lo suficiente para vivir mejor de lo que podría vivir si ella estuviera allá, nada compensa el vacío que se le instala en el alma cuando se imagina que él podría morir y ella no alcanzaría a despedirse.

Conozco a sus hijos. Las facciones los traicionan: bronceados, de cabello negro y ojos expresivos, latinos de pura cepa, hasta la forma de caminar los delata. Y sin embargo, hablan un inglés atropellado pero fluido que se les está convirtiendo en lengua nativa, tal como cuando empezamos a hablar siendo niños, antes de aprender gramática y ortografía, se les oye natural y me gusta, me alegra que tengan oportunidad de ser bilingües. Creo que eso les abrirá muchas puertas.

Pero a veces las cosas no son como uno espera. Esos niños están creciendo como copias de sus padres, esperando tener edad suficiente para conseguir un trabajo de diez horas diarias, un día libre a la semana y la esperanza de hacer suficiente dinero para volver a su país de origen y construir una casa para los padres, para los abuelos, abrir un local en una esquina del barrio o simplemente, pagar el abogado que les permita quedarse aquí y continuar con el ciclo eternamente. La escuela es para los gringos, los dólares son para ellos.

Teresa no quiere eso para sus hijos. Quiere verlos graduarse de la universidad, quiere verlos con corbatas y trabajos importantes. No quiere que sus manos se llenen de llagas y cortaduras por estar lavando platos en un restaurante de esos donde el muro que divide la cocina del comedor principal es exactamente el muro que recién posesionado presidente Trump quiere construir. Miro a Teresa y me pregunto qué puede estar pensando mientras lo vemos tomar el poder en televisión. Ella presta atención a lo que dicen aun cuando sé que algunas de las cosas que están diciendo se le escapan. Me hace un par de preguntas y yo trato de traducir lo mejor posible.

Me preocupa Teresa y sé que ella está preocupada también. Detrás del muro está la cocina donde su esposo prepara platillos italianos como el más experto de los chefs aun cuando no ha visitado jamás el país con forma de botita, para que los que están del otro lado, en el comedor, tengan una experiencia sublime en su paladar y paguen exorbitantes sumas por un Vitello al Parmigiano o un Linguini Fra Diavolo que fue hecho por uno de los tantos latinos indocumentados que los clientes jamás ven pero que muchos de ellos consideran una amenaza para la grandeza de su país. Un temor que en gran medida los llevó a votar por Donald Trump el pasado noviembre.

El muro ya está construido, Señor Presidente. Y no, no es simbólico. Está en cada uno de los restaurantes donde los clientes llegan con una camiseta que dice Make America Great Again mientras saborean extasiados platos preparados por manos ilegales que lo único que anhelan es tener la oportunidad de ser tratados como personas y no como una plaga que hay que exterminar.

Teresa es mi amiga y la quiero. Sé que ella ha aprendido también a quererme. Nuestra visión del mundo es distinta quizás porque nuestras oportunidades en la vida no han sido las mismas, pero aun así su lucha es mi lucha y sus sueños al final de cuentas, también son los míos —que dejen de usar la palabra ‘cartel’ en todas y cada una de las conversaciones que entablan conmigo, por ejemplo—. Al final, estar aquí legal o ilegalmente no cambia las cosas, el futuro es incierto para todos.

Me voy con Teresa para Starbucks a tomarme un café. Se burla de mí porque le cuento la historia de la primera tienda de esa franquicia en Colombia, de la gente haciendo fila para comprar un tinto en el país que todos conocen como el mejor productor de café del mundo. Sí, eso para mí también fue algo risible. Al menos conseguí que Teresa se animara. Ya tiene suficiente con lo de su papá, no quiero que Trump le quite la sonrisa y la paz, no quiero que deje de ser esa persona desenfadada que habla sin pelos en la lengua. Necesito una amiga para contarle del aquel, y necesito inspiración para muchos, pero muchos desvaríos.


Facebook: Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 5.732 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino llamado(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a cumplir(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de perritos(...)

  • Entretenimiento

    ¡Ay, mi madre!

    Después de haberme dejado convencer por absolutamente todo el mundo de que yo era mi mejor compañía y mi mejor(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Érase una vez en un país muy, muy lejano, había un tierno(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Educate para que puedas educar a Teresa. Dile que tranquila, que Trump no esta detras de ella o su marido o sus hijos. Toda esa caricatura fue inventada por los democratas en el afan de derrotar al egolatra millonario. Cuentale que la verdadera persecusion va a ser contra los que siendo ilegales cometen otros crimenes como asesinatos, o violaciones. Aunque eso si recomiendale a Teresa que legalice su situacion lo mas pronto posible, porque esta por fuera de la ley y lo que hizo no esta bien por muy buena persona que sea y por muchas buenas intenciones que tenga. Dile que desafortunadamente si se decide violar una ley hay que atenerse a las consequencias.

    Tambien muestrale que no es malo que un dirigente diga que se quiere ocupar de los suyos, si bien es un poco chocante y mamon la verdad es que cada presidente de cada pais deberia tener la prioridad de poner su pais primero, como promete Trump. Que afectaran sus politicas a otros paises, claro que asi sera, pero en lugar de condenar eso, hay que tratar que los presidentes aprecien esas politicas y hagan lo mismo. Que pongan a sus paises primero y defiendan a sus ciudadanos, no me parece malo.

    Cuentales tambien a los chicos que es mentira que tienen que quedarsen en el ciclo, que si se aplican y tratan lo suficiente podran triunfar, no solo en gringolandia, sino tambien en donde quieran. La verdad es que se les enseña a las nuevas generaciones a chillar, pero no se les enseña a pararsen como unos guerreros y tratar de triunfar apesar de las adversidades. Diles que el sentirsen victimas del sistema es lo que mantiene a los oportunistas usufructuando de su miseria, pues los que supuestamente los defienden son los que quieren vivir y hacer una carrera politica explotandolos y eso es mas deplorable. Diles que esta bien que acepten el pez regalado cuando lo necesiten pero que conviertan en practica pedir que les enseñen a pescar para poder romper la cadena de dependencia y diles que observen detenidamente lo que pasa luego … interesante ver que ya no les quieren ayudar con tanto ahinco, porque muchos de que los defienden no les conviene que ellos crezcan.

    Trump es solo el fruto de una sociedad que esta asustada porque se han dado cuenta como el sueño americano se les ha convertido en pesadilla. Decidieron cambiar el libreto por alguien que les promete algo radical y eso en la voluntad de los pueblos hay que respetarlo. Y ojala que el aquel si la este haciendo feliz y pueda conversar con el para que ojala puedan ver mas alla de la realidad pintada por las celebridades huecas y los malignos politicos democratas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar