Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En nuestra sociedad las drogas
legales han permeado hasta tal punto, que es muy común ver niños desde los 10 o
12 años consumir alcohol y tabaco, porque en nuestra cultura se entiende que el
que fuma y/o bebe es mas hombre, maduro y es todo un berraco.



Esta cultura colombianísima, que
impone prototipos, estigmas y modelos a seguir como un camino que se impone en
aquellas personas que no tienen suficiente capacidad de discernimiento y tal
vez, de voluntad y por tanto, son aquellos de fácil manipulación por parte del gobierno
y los entes poderosos sociales.

Si bien ha sido discutible la
legalización o despenalización de las drogas ilegales, en torno a la producción
o el consumo, la experiencia que ha vivido no solo el país, sino muchas
regiones del mundo, como Latinoamérica, a partir de la legalización del tabaco
y el alcohol ha sido lamentable, a pesar de que en principio se pensaría que no
es mala su despenalización, pero por falta de regulación y prevención es que se
convierten en verdaderos problemas de salud publica.

Actualmente el cáncer de pulmón
es una de las principales enfermedades que afecta a los colombianos, ya que
según índices de la Liga Colombiana contra el cáncer, 12 colombianos mueren a
diario por ésta enfermedad, pero a pesar de esto es valioso algunas iniciativas
y sucesos que se han dado en el país como ocurrió con el torneo de fútbol
colombiano que dejó de ser patrocinado por cigarrillos mustang y premier como
consecuencia de la ley 1335 de 2009 
(VER LEY: DAR CLIC) o ley antitabaco que
impuso restricciones y sanciones a la venta y publicidad de cigarrillos, además
prohíbe la venta a menores de edad, la venta al menudeo de cigarrillos, fumar
en sitios abiertos al público, entre otras disposiciones que a pesar de ser
ineficaces o inoperantes han ayudado a disminuir en algunos sitios el consumo
de tabaco.

Sin embargo, según estudios
recientes el 60% de los jóvenes aproximadamente ha consumido cigarrillo, los
cuales se inician desde los 11 a 15 años como consecuencia de la falta de educación
familiar, prevención estatal y sanciones severas a aquellos vendedores que
infringen la ley y venden a costa de lo que sea a los menores de edad, porque
leyes sin sanciones aplicadas resultan ser bastante inútiles. 

Una problemática que está en crecimiento
y que viene acompañada del consumo de licor, frente al cual según estudios como
los de la OEA, Colombia es el primero en América Latina en consumo temprano de
alcohol y cigarrillo, y a nivel interno varios estudios aseveran que aproximadamente
el 80% de los menores de edad ha consumido drogas licitas. 
(Véase: Colombia país consumidor. Dar clic)

Y ni hablar de los borrachos al
volante, que cada vez se reproducen mas y mas como enfermedad social, los
cuales campean en medio de la impunidad, y que deberían ser judicializados no
por culpa sino por dolo, porque el hecho de asumir la responsabilidad de
manejar y tener capacidad para prever lo que podía suceder les permitía actuar
de manera diferente y evitar los estragos que causan, y teniendo presente que
cuando un borracho deja heridos es como sino existiera la ley para ellos,
porque las lesiones causadas en la persona pareciera que poco importan, sino
solamente cuando existen personas muertas en el accidente y eso cuando logran
capturar el autor del hecho, la fiscalía desarrolla una excelente teoría penal
alrededor del caso y el juez judicializa y priva de la libertad a tales sujetos
por ser un verdadero peligro para la sociedad.

Como pretender que en éste país
el licor deje de hacer estragos, si el mismo gobierno nacional, municipal y
departamental permite que las empresas de licor, como por ejemplo, Bavaria y la
Fabrica de Licores de Antioquia patrocinen ferias, carnavales, equipos de
fútbol y hasta la misma selección Colombia, a la cual se le hace todo tipo de
publicidad alrededor de la cerveza Águila buscando fomentar el consumo acelerado
de licor.

Mentira, hipocresía, doble moral y
una falta de respeto que se diga por ejemplo en Medellín que Pilsen hace grande
la feria o que todo héroe merece una Pilsen, porque ni Bavaria ni esa marca de
cerveza es la imagen o prototipo de la feria de las flores a pesar de que sea
eso lo que se pretenda mostrar al país, también rechazo el hecho de que se diga
que el Ron Medellín y Aguardiante Antioqueño son los anfitriones de la feria
porque estos dos licores ni son los invitados de honor ni son la expresión y símbolo
del pueblo antioqueño y finalmente, tampoco es considerable que a la selección Colombia
la patrocine Águila, por tanto así como se rechazó que Mustang dejara de
patrocinar la Liga de Fútbol colombiana debería pasar lo mismo con Bavaria
respecto de la selección.


A fin de cuentas, ¿El problema es del Estado, de la falta de conciencia y educación que se debe generar en la familia, o es responsabilidad de la sociedad licorera en la que nos hemos convertido o serán culpables las empresas de licor como la Fabrica de Licores de Antioquia o Bavaria que se han tomado los medios de comunicación, las ferias y carnavales del país y hasta el deporte, aduciendo un supuesto patrocinio cínico y mal intencionado?


SÍGUEME EN TWITTER: CLIC AQUÍ

ÚLTIMOS ARTÍCULOS: CLIC AQUÍ

aguila seleccion.jpg
anfitriones feria.jpg
pilsen.jpg
(Visited 429 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Un espacio para analizar y reflexionar el acontecer nacional y algunos de los sucesos que son tendencia en el mundo. Sígueme en twitter: @juanma_0423

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana(...)

2

Se ha hablado mucho de que los títulos de las películas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El consumo de drogas licitas e ilícitas en nuestro país está acompañado de una idiosincrasia distinta a la que expones de ser macho, maduro y berraco, porque si se observan las cifras de consumo entre los jóvenes (OEA y otros, 2011; http://www.onsm.gov.co), el consumo es similar en hombre y mujeres.

    Pienso sin embargo que si está asociado a otra de nuestras tantas vanaglorias: ser uno de los países más felices del mundo, a la alegría, a lo carnavalesco y rumbero de nuestro pueblo se le suma como ingrediente indispensable las drogas licitas e ilícitas para deleitar el espíritu. No se concibe evento social, celebración familiar, fiesta patria, victoria o derrota deportiva, fiesta religiosa, ferias y fiestas pueblerinas sin las consabidas mieles alteradoras de la percepción.

    La presión grupal contra los que disfrutamos en nuestro sano juicio de los eventos es bárbara. Desde los más ancianos hasta los más jovencitos son incitados al consumo por todo tipo de personajes, que sin vergüenza, acosan hasta el cansancio. Y los hay en todas las clases sociales, orientaciones políticas y niveles educativos. Si no es por una voluntad de hierro y las ganas inmensas de llevar la contraria, sucumbiría ante tanta insistencia y burla por mi condición de colombiano abstemio.

    El uso de drogas en este país descabellado les permite a la inmensa mayoría sobrevivir, les sirve como anestésico para olvidarse de la desgracia que nos acompaña con la nacionalidad, es el elixir que aletarga la conciencia y aflora el orgullo patrio, por eso se debe recurrir a ellas desde pequeño para soportar la tragedia y poder ser enlistado entre los que responden con una sonrisa de oreja a oreja que definitivamente “si somos el país más feliz del mundo” (aunque necesitamos estar dopados para resistir nuestra miseria).

  2. Por fortuna somos unos pocos que no bebemos hasta caernos, que podemos festejar sin fastidiar a los demás y que y que no dejamos nuestros sueldos en las arcas de las cerveceras ni de ningún otro tipos de bebida alcohólica.

  3. Aquí el que puede festejar sin consumir alcohol, sin hacer un impresionante estruendo con sus miserables equipos de sonido, aquí el que ve los viernes como un día común y silvestre, es tildado de «loco» y/o de «amargado». Es desesperante trabajar un viernes en el circo de la carrera séptima, las empresas que estamos desde la Plaza de Bolívar hasta la Calle 26 tenemos que aguantarnos toda la basura, no poder caminar por la vía peatonal y todo el ruido que cualquiera puede hacer, sin importar que hay empresas llenas de gente trabajando y nos hacen encuestas sobre clima organizacional, sobre stress!!!! Qué burla de país!, lleno de basura, alcohólicos, fumadores y también viciosos..

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar