Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Fabián Salazar Guerrero.  Fundación para el diálogo y la cooperación Interreligiosa. INTERFE

A propósito de este blog “diálogos espirituales” he recibido manifestaciones de grata acogida a los contenidos presentados en este primer mes, y varios de mis interlocutores me cuentan que están siendo utilizados como material de reflexión; esto me alegra ya que el fin de este proyecto es mover las mentes y los corazones a una inteligencia espiritual que  promueva el bienestar, la convivencia y que se proyecte en el compromiso ciudadano.

Sin embargo he recibido también comentarios que afirman que los contenidos son utópicos, que las personas difícilmente pueden cambiar, que las religiones son sólo una “mafia” a la cuales únicamente les interesa el dinero, que las cosas de Dios no tienen porqué mezclarse con las de la política, que los contenidos deberían ser “más espirituales” y así una serie de comentarios, que en  verdad agradezco pues demuestran que el blog está suscitando opinión y me permiten seguir compartiendo mis opiniones personales y mi experiencia en el campo interreligioso.

El calificativo que más me llamó la atención fue el de un lector que me escribió diciendo “se nota que eres muy ingenuo” y es aquí donde me quede pensando: “¿que me habría querido decir?” pues la primera reacción es asimilarlo con “iluso”, “falto de experiencia” o con “pequeño saltamontes no sabes de lo que hablas”. Me quedé ese momento con la duda pues mi interlocutor había lanzado el calificativo y había partido sin dejarme oportunidad de pedir explicación.

Es entonces, que hice el ejercicio de buscar en internet diferentes fuentes que definieran el concepto “ingenuo”; comencé por de la RAE que lo define como “candoroso, sin dobles” y en la voz femenina “Actriz que hace papeles de persona inocente y candorosa”. Luego de otras direcciones pasé a Wikipedia donde descubrí que Ingenuo fue un usurpador romano que en el 260 se declaró emperador tras la muerte de Valeriano y que murió en el campo de batalla (o se suicido) tras un muy corto periodo en el poder. Finalmente me detuve en una página (www.deficiniciones abc.com) que expone el siguiente párrafo:

“la palabra ingenuo es el término que empleamos con recurrencia para dar cuenta de aquel individuo que en su comportamiento no presenta malicia, ni segunda intención y que además se muestra bastante inocente en cuanto a la realización de alguna travesura. Es decir, el individuo no dispone de maldad alguna y suele aceptar sin reclamos, incluso, aquellas situaciones más incómodas, grotescas e increíbles, que en cualquier otra persona pueden desencadenar una venganza, un enojo o hasta un grito”.

Luego de confrontarme a estos términos reflexioné que tan  “ingenuo” en realidad podría llegar a ser con mis opiniones en el blog.

Mis conclusiones las graficaré con la siguiente imagen: si alguno piensa que me quedo únicamente en las hermosas rosas sin reconocer que tienen espinas, pues he de contestarle que si las conozco y que en esto no soy ingenuo, pero si por lo contrario me preguntan que si sobre las espinas puedo encontrar rosas diré “ingenuamente” que si lo creo y lo espero.

La ingenuidad en nuestro tiempo era vista como una virtud, ligada a la inocencia y limpieza de corazón de los niños, de las madres, de las abuelas y de los consagrados; en cambio hoy en un mundo competitivo e individualista parece que la ingenuidad designa al que es “tonto”, “engañado” o “fácil de manipular”. ¿Qué ha producido este cambio? ¿Por qué una condición deseable para nuestros hijos se convirtió en una desventaja para su desempeño en el mundo?.

No es fácil una respuesta pero valdría cuestionarse si como humanidad hemos perdido esa inocencia y esa ingenuidad y por eso la despreciamos. Nos hemos vuelto tan competitivos que hay que ponerse alerta para que otros no nos devoren, nos hemos vuelto tan morbosos que toca cuidarnos del otro para que no nos violenten, nos hemos convertido, con aprobación social, en depredadores que para defendernos debemos “atacar primero”.

Confieso, y eso debe ser por mi edad, que me duele escuchar a niños y niñas hablando con doble sentido en chistes y comentarios sexuales, en posiciones y bailes eróticos y diciendo que tienen “novias” bajo la celebración de los adultos. Veo también como los niños objetos de Bullying son aquellos que fueron educados en valores de hogar y se ven confrontados con otros que fueron educados bajo la ley del abuso y violencia a sus semejantes.   Veo como frente a la justicia que reclaman los infantes, los padres les contestan “no se deje”, “no sea bobo”, “desquítese” y “si le vuelven a pegar, yo mismo le pego para que no se la deje montar”, “sea un machito y deles”.

De igual forma frente a aquel que devuelve dinero, aquel que trabaja honestamente, aquel que no se deja sobornar, aquel que cree en las instituciones, aquel que cumple sus deberes se lo trata como “un tonto que no sabe aprovechar”, “que no sabe que mientras que no lo vean no lo castigan” “que si no lo toma él,  lo toma otro más vivo”. Que triste es ver cuántas personas son estafadas, engañadas, utilizadas, encarceladas por que “fueron ingenuas” y lo peor al conocer sus historias, la reacción de la gente es “ahhh para que se dejo”.

También se ve entre los adolescentes que deciden conservar sexualmente su cuerpo,  pues es terrible toda la presión que cae sobre ellos por parte de sus compañeros, las burlas, los calificativos de “santurona”, de “mojigata”, de “pasada de moda” porque no son promiscuas, porque no se emborrachan o se drogan o porque visten de forma recatada. Cuántas y cuántos se han estrellado con realidades que no querían vivir, cuantos se ven truncados en el camino, cuantos son abusados y no por ser “ingenuos” sino porque la sociedad desprecia este valor y se aprovecha de ellos.

Y qué decir de los ancianos, que confiados en “la palabra”, los “valores”, la “confianza” que se vuelven como niños a la ingenuidad, son objeto de abuso y explotación tanto de sus parientes como de extraños que se aprovechan de su condición de soledad, marginación y vulnerabilidad. Que vergüenza que su “ingenuidad”  socialmente no sea protegida, pues no es suficiente tener una batería de leyes, sino hay quien las garantice para esta población.

Volviendo a la imagen de rosas y espinas. Ya la vida me ha enseñado que detrás de tantas bellas palabras, de tantas instituciones “muy respetables” (incluyendo las religiosas), igualmente de la amistad, así como al reverso de aquellos los que supuestamente defienden nobles causas, existen también (en algunos casos) terribles espinas de envidia, de odio, de rumores, de traición, de agendas ocultas, de resentimientos y aún más, que en nombre de Dios se han cometido y justificado los peores crímenes. En este camino dirán que es difícil hallar coherencia, pero no porque encontremos en el camino esas espinas de la realidad humana que hieren en lo profundo del alma, debemos renunciar a los ideales y las esperanzas del Amor.

Ampliando la segunda parte de la afirmación, creo como convicción que a pesar de lo que conozco de las espinas de las comunidades, de las instituciones educativas, de la academia, de las personas religiosas, incluyéndome, hay un proyecto divino, una rosa que da culmen y embellece todo los esfuerzos, todos los compromisos y todos los sueños.  Pido a Dios me dé esa “ingenuidad” fruta de la bienaventuranza que me permita “la limpieza de corazón para verlo” aún en medio de realidades tan grises, tan opacas de los  propios errores, de los temores e incoherencias y mantener este esperanza “ingenua” entre los que me rodean o leen.

Finalmente no veamos las espinas como enemigas pues en realidad el fin de ellas es proteger un bien preciado; mirándolas así, todos los momentos, personas, situaciones difíciles tienen un nuevo  sentido y es de habernos ayudado a crecer.

Muy invitados a dejar sus opiniones y seguir juntos este camino de diálogo.

 

@teologosalazar

teologosalazar@gmail.com

 

(Visited 764 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Tu vida, un hermoso jardín

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Acompañante espiritual. Director Fundación Interfe. Esta semana recibí una bella enseñanza que(...)

  • Vida

    Vencer el miedo

    Fabián A. Salazar Guerrero. Ph.D Doctor en Teología, Asesor Espiritual y Director de la Fundación INTERFE. La vida nos(...)

  • Opinión

    Disfrutar la vida

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual. La vida está llena de pequeñas sorpresas que encontramos en(...)

  • Vida

    Duele la desilusión

      Duele demasiado la desilusión ocasionada por una persona, un proyecto o un ideal, lo que provoca un profundo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. comunidadciepte303952

    Muchas gracias por compartirnos esta reflexión tan grande, a mi también en muchas ocasiones me han manifestado que poseo una personalidad demasiado «ingenua» y bueno…con todo y las connotaciones que lleva me siento feliz de ser así en el mejor sentido de la palabra a la que con el tiempo han venido cambiando su significado..la belleza y el sufrimiento va junto, no solo me refiero a belleza física sino en general a la belleza de todo lo que percibimos, la belleza va mas allá de lo que vemos, la belleza va en los ojos de quien las ve…la vida es hermosa como la rosa pero trae consigo sufrimientos como la rosa a sus espinas y esto no es para decir lo bello que es sufrir, sino lo grandes que nos hacen sus aprendizajes en el camino y corrige nuestro proceder…depende de nuestra actitud frente a las adversidades si hacemos de las espinas lecciones de vida para proteger la belleza que como seres humanos llevamos dentro.

  2. comounafamilia

    Fabian, gracias por compartir las ideas son fortalecen los corazones y pensamientos en expansión. La apertura permanente es sinónimo de sabiduría, cuando se trascienden palabras y paradigmas sinónimos o antónimos como ingenuidad, sabiduría, maldad, bondad se avanza hacia la verdadera espiritualidad. Gracias por tu aporte.

  3. No se en que contexto le habran dicho ingenuo que por las definiciones que compartio es mas un alago que una ofensa, pero lo que si le puedo decir es que la reflexion valio la pena ya que nos hace reflexionar sobre una realidad patente y darnos cuenta de que hasta el fruto mas jugoso tiene casacaras. En fin apoyo su punto de vista y gracias por compartirla.

  4. Mi estimado Fabian, un saludo de corazon a corazon, los caminos de la vida nos permiten compartir y departir con lo bueno, lo agradable, desagradable, la fortuna el infortunio, la enfermedad la salud, la abundancia la escasez, etc., lo cierto es que en esta era de globalizacion las personas por naturaleza deseamos la armonia, incluso en una sociedad que vive entre canibales, como dice la cancion, ¨entre canibales, el dolor es mas fuerte¨, como hombre de sabiduria fisica y metafisica los que tenemos el honor de adaptarnos a los cambios constantes de la era actual y compartir y departir con su sabiduria mi estimado Fabian, la inocencia e ingenuidad hacen ver un corazon limpio donde las espinas solo hacen su labor, resguardar com guardianes el tesoro mas preciado en esta vida y es la fe.

  5. Me parece sumamente importante vincular a las descripciones que hace Fabián una perspectiva normativa: de normativas sociales. Esa ingenuidad no en todo caso refleja una anarquía o anomia. Desde mi punto de vista es la muestra palmaria de toda una construcción normativa que se sustenta en retóricas que legitiman los comportamientos antijurídicos.

    Quizá por eso, con las frases entrecomilladas que transcribe Fabián, se reconocen parámetros de comportamiento frente a los cuales,en apariencia, a nadie han dejado totalmente indiferente.

    Emerge, entonces la pregunta acerca de cómo generar transformaciones sobre esas normas sociales. Una respuesta rápida dirá que la respuesta descansa en el imperio de la ley, y esos comportamientos y actitudes recibirán la represión.

    Hay otra hipótesis que reconoce (no justifica) la eficacia de tales normas sociales, y busca intervenirlas desde la gestión integral del conflicto. Animemonos a conocer cómo la justicia comunitaria puede promover prácticas de transformación social a partir de una nueva administración de justicia.

    A lo mejor podemos ver la rosa sin ser ciegos a la existencia de las espinas.

    Un abrazo.

  6. Recuerdo de las novelas de Alexandre Dumas es que se exaltaba la pureza , y la ingenuidad de las doncellas como una virtud. Asi que si recuerdo esos tiempos. Yo no veo eso como una virtud, pero me parece que usted se pasa al otro extremo al decir que entonces se prefiere la gente viva y que abusa de los demas. Yo le diria que el termino medio es el adecuado, o mejor aun una adecuada combinacion de valores y de sentido comun. Tener personalidad para asumir que no todos actuan de Buena fe y no caer en sus trampas, no indica no tener respeto por uno mismo y los demas. Sobre eso, hay una frase de Carlos Castaneda que dice algo asi como que un guerrero no se arrodilla ante nadie pero tampoco permite que nadie se arrodille delante de el.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar