Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 Teólogo Fabián Salazar Guerrero, Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa INTERFE.  

En estos días el tema de las religiones y su participación política, se coloca de nuevo en la reflexión pública por la cercanía de las elecciones en Colombia; sin embargo surge la sospecha si se trata de un verdadero interés o es otra de las estrategias electorales.  En los siguientes párrafos dejo a su consideración algunas reflexiones.

Las Iglesias y Religiones hacen presencia en todos los sectores de la vida cotidiana con enorme impacto social, en la educación, en el sistema de atención en salud, cuidado de la familia, atención a las personas más vulnerables, protección de la niñez y el adulto mayor, dignificación de la mujer, formación en competencias labores, acompañamiento de víctimas, labores de prevención y recuperación de personas en situaciones de adicción. La lista sería interminable. Y  acaso estas instituciones religiosas, ¿No son importantes protagonistas del desarrollo?¿No son  aliados estratégicos para la atención de situaciones de desastre? ¿No son los  agentes de transformación de las comunidades? ¿no serán los facilitadores que ayuden en el postconflicto y reconciliación nacional?

Estas instituciones religiosas se empeñan en la dignificación humana en coherencia con sus valores y creencias confesionales y lo hacen  no únicamente como hombres y mujeres religiosos sino como ciudadanos.  Tienen deberes  y estarán dispuestos a cumplirlos pero también se sienten obligados a reclamar sus derechos, que salvaguarden la libertad de culto, de asociación  y la protección a sus  instituciones en coherencia con los principios que rigen la carta constitucional.

Parece ser que junto a la generalizada desconocimiento de la historia y dinámicas internas de las organizaciones religiosas, aparecen una serie de prejuicios sobre las condiciones económicas, ideológicas y de su real función social. Preocupa sobremanera  que las decisiones en el campo de lo público sobre el tema de las religiones, estén basadas en estudios incompletos, desactualizados y con mínima (por no decir con nula) participación de las comunidades involucradas (aunque se deben destacar algunos intentos locales). En realidad no existe una política pública desarrollada, sino una normatividad desfasada de la realidad, de  las posibilidades, de los recursos, de su incidencia, de su misión y que puede llegar a atentar contra la integralidad de las comunidades.

Por otra parte, parece que las Iglesias y Religiones no tienen un interlocutor de alto nivel en el Estado. Se han conformado mesas con diversos estamentos pero sin la permanencia o la institucionalización de una dirección general o de un viceministerio  que  establezca una ordenación efectiva de la legislación de libertad  religiosa, conciencia y culto, las normativas quedan sin poderse ejecutar en la práctica cotidiana de las comunidades de fe. Surgen  de esta situación las siguientes preguntas: ¿Pasa esto con otros sectores a los cuales se les invierte una cantidad importante de recursos provenientes de impuestos?, ¿cómo se puede adelantar una conversación seria, si no se toman en cuenta como un par, como un actor válido, como un agente de transformación? ¿Cómo puede aportar sino tiene voz real en las decisiones? ¿Cómo puede asegurar un futuro mejor si las instituciones religiosas están sometidas a los caprichos e improvisaciones del gobernante o de las elecciones  de turno? ¿Existe la voluntad política para constituir un estamento representativo a nivel de una dirección de asuntos religiosos?

Pero estas situaciones no son gratis; esto también lo han permitido las instituciones religiosas, al no estar atentas de lo que está pasando, al estar desinformadas de las verdaderas consecuencias de las decisiones públicas, al estar divididas en medio de intereses personales, al no rodear a sus voceros, al dejarse distraer y convencer de promesas que se aplazan por quienes las intentan manipular. Es el momento de exigir, de proponer como ciudadanos acciones coordinadas para la creación de instituciones permanentes de diálogo que coordinen proyectos de desarrollo conjunto entre las confesiones y el Estado. Este proceso pide a las iglesias y a las religiones estar atentas de no ser utilizadas bajo intereses de corrupción, burocracia o el oportunismo electoral.

Las instituciones religiosas no deben temer el exponer su voz, no deben temer levantarse para exigir transparencia, inteligencia y verdad. Tienen una autoridad social para pedir que no se siga jugando con los recursos públicos, que no se siga desperdiciando tiempo y talento en planes improvisados. Deben cuidarse de  permitir las agendas ocultas, de aquellos que buscan su propio beneficio sin pensar en el país, sin pensar en su gente, sin pensar en la convivencia social.

La historia juzgará a las Iglesias y Religiones si no se aprovecha este momento para unir esfuerzos, tanto en oración, como en acción.  Es hora de dejar las diferencias y suspicacias para convertirse en un movimiento de transformación nacional que no busque únicamente defender sus derechos sino fortalecer sus estructuras para apropiarse del cuidado, promoción y veeduría de los derechos de todas y todos los ciudadanos.

Todavía estamos a tiempo para pensar muy bien nuestro voto, y no dejarnos llevar por sentimentalismos, por emotividades del discurso, por esperanzas irrealizables y sobre todo por metas inmediatas que comprometen nuestra conciencia.

Están cordialmente invitados a dejar sus opiniones, inscribirse al blog y compartir en sus redes sociales.

 

Para continuar en contacto pueden encontrarme en:

Twitter: @teologosalazar

Email:  teologosalazar@gmail.com

(Visited 269 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Gracias, amigos

    Fabián Salazar Guerrero. Doctor en Teología y Asesor Espiritual.   En días anteriores tuve la dicha de encontrarme con(...)

  • Vida

    Somos muy valiosos

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo y Asesor Espiritual. Es toda una vida la que llevamos escuchando opiniones de los(...)

  • Vida

    La espiritualidad, una tarea de cada día

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo y Asesor Espiritual.   La vida espiritual es una tarea de transformación, de búsqueda(...)

  • Opinión

    Nuevas situaciones son nuevas oportunidades

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo. Asesor Espiritual. Director Fundación INTERFE.       Las circunstancias de nuestra existencia nos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar