Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director de la Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa. INTERFE

 

En algún momento de la vida miramos a nuestro alrededor y nos sentimos incompletos, y aunque los demás nos vean contentos y tengamos lo que “necesitamos” se evidencia un vacío existencial como si  estuviéramos en el lugar equivocado o como si lo que somos no tuviese sentido.

Y a pesar que experimentamos este sinsabor, casi como una espina que nos mortifica, preferimos quedarnos quietos, sea por comodidad, por miedo al cambio o simplemente porque aprendimos a soportar  esa situación y la  calmamos con distractores de la vida cotidiana.  Nos acostumbramos a nuestra zona de confort.

Pero esa situación que parecería de “bienestar” irónicamente  enferma el cuerpo, pero aún más, enferma el corazón, que de manera callada se llena de dolor,  de resentimiento, de rabia,  de desilusión, de vulnerabilidad y fracaso. Tenemos miedo de expresar ese descontento para evitar el qué dirán, para evitar que piensen que somos desagradecidos con la vida, para evitar el tener que actuar y es entonces que buscamos sosiego bajo el velo de la auto-justificación.

Esta situación de confort nos lleva a vivir una serie de contradicciones:

  • Buscamos la felicidad y en cambio nos contentamos con pequeñas alegrías pasajeras e insignificantes triunfos vacíos.
  • Queremos ser amados y por otra parte nos dejamos atrapar en la manipulación,  las falsas compañías y el aislamiento por temor al dolor.
  • Aspiramos una vida saludable y mientras tanto permitimos que las circunstancias hagan detrimento sobre nuestro cuerpo, mente y  corazón.
  • Deseamos la prosperidad y a la vez nos encaminamos a una profunda pobreza afectiva, relacional y de imaginación.
  • Ansiamos cultivar nuestra espiritualidad y en su lugar nos dejamos atrapar por el materialismo efímero  y los sueños desechables.
  • Queremos una vida con sentido y hacemos lo contrario al subvalorar nuestro potencial de amar, de sentir y de disfrutar.
  • Anhelamos a Dios en nuestro ser y  sin pensarlo lo sacamos de todos los aspectos de nuestra existencia reemplazándolo por inútiles ídolos.

Seguir en el auto engaño de creernos felices y de no seguir el camino, de no evolucionar, de no abandonar el pasado hará que desperdiciemos la vida; y a medida que pasen los años y todos nuestro pretextos se diluyan (el dinero, el trabajo, los hijos, el prestigio…) nos veremos sumidos en una profunda tristeza que no sólo es psicológica sino profundamente existencial.

Yo mismo he sentido esa tentación de inercia, pero cuando me estoy acomodando y “aburguesando”, la vida en su sabiduría me saca de mis propias seguridades, de mis propias preguntas ya resueltas, de mis deseos de permanecer a la sombra,  y me libera de mis inteligentes (o absurdas) razones para no avanzar. A veces ha sido con suave calma pero en otras a duros golpes.

He descubierto en muchos testimonios de vida que para dar el paso al abismo de la incertidumbre liberadora, que para volver a los sueños sin miedo a los juicios, para retomar aquello que le daba sentido a las luchas y sacrificios, para amar por el simple hecho de amar se necesita  de  una valentía espiritual para vivir con radicalidad el presente, de vivir el hoy de cada mañana, de apasionarnos por cada amanecer (ama-nacer) para que nos transforme internamente y podamos ser coherentes con una verdadera búsqueda de la felicidad y con la realización del sueño que un día tuvo Dios para seamos plenos y fraternos.

Esta valentía del vivir el hoy nos saca de nuestras falsas comodidades  y nos lleva a tomar la decisión de disfrutar el presente con una enorme capacidad de sorprendernos. ¿Cuántos viven atrapados por el pasado encerrados en sus recuerdos mientras otros se pierden en futuras ilusiones de sueños inalcanzables? Vivir el hoy es otorgarnos a nosotros mismos una meta para cada día que haga soportable nuestro camino de crecimiento y experiencia, que nos dé la fuerza para superarnos en cada jornada y sobre todo para gozarnos lo que nos depara la existencia, pues la vida entera está hecha de pequeños momentos como regalos de Dios que deben ser aceptados con el mismo amor con el que nos fueron entregados.

Es tan valioso el hoy,  que no vale la pena  dejarnos atrapar por la ira. Es tan fácil enojarnos con nosotros mismos porque la vida no funciona como creemos que debería funcionar. El ejercicio de no entrar en cólera es un profundo ejercicio de grandeza y de reconocimiento de que nada hay en el mundo que nos pueda quitar la verdadera paz. Esta actitud no es fácil máxime en un país cargado de odio, y en el que nos da rabia por tanta injusticia y negligencia. No se está proponiendo la indiferencia sino la actitud de no echar más leña al fuego para que se extinga las llamas del rencor y pueda manifestarse el perdón y el encuentro.

Si es irrepetible cada día no lo perdamos por las preocupaciones desmedidas. Este principio nos pide hacer presente a cada mañana la necesidad de sentirse como niño en manos de Dios y de recordar en el corazón que tenemos un Padre maravilloso y generoso que no permitirá que algo nos pase si no es para nuestro  propio beneficio. Cerrar los ojos y confiar en la providencia es hacer el profundo acto de reconocer que Dios nos  ha dado ya todo y que la única preocupación real debe ser el de preocuparme  por ser felices y hacer felices a los demás.

Vivir la valentía del presente nos lleva a dar gracias. Este es el principio de la abundancia pues únicamente es posible crecer agradeciendo. En medio de nuestro vivir olvidamos los pequeños detalles, los pequeños esfuerzos, los pequeños actos de cariño y servicio de todos aquellos que nos acompañan en la vida. Y si olvidamos a quienes vemos que decir de aquellos a quienes no vemos y que cada día permiten que podamos sobrevivir en este mundo. Las gracias son palabras que muchas veces expresamos por cumplimiento (cumplo y miento) o por una falsa cortesía aprendida o por respuesta automática a cualquier favor, las gracias es la capacidad de ver “LA GRACIA” puesta por Dios en toda su creación y bendecir (bien decir).

Los esfuerzos que invirtamos cada día en nuestro propio crecimiento, cuando trabajamos con honestidad y constancia, se verán reflejado en la gratificación de una existencia con sentido y no sólo en dinero y bienes. La frase aprendida que reza” el trabajo dignifica al hombre” toma toda su fuerza cuando este trabajo se hace con cariño, con responsabilidad, con rectitud, pero sobre todo como un acto amoroso, no únicamente para el presente sino como una herencia para las siguientes generaciones.

El adagio popular dice” A Dios rogando y con el mazo dando” combina en la sabiduría de los mayores en la que se muestra la urgencia de trabajar pensando que todo depende de uno y esperar  como si todo dependiera de Dios. Coherente con este principio debe estar el ayudar a que otros pueda trabajar dignamente y no tengan que someterse a trabajos denigrantes, esclavizadores o humillantes. Trabajar honestamente cada día, levantar la voz y ser solidario con todos aquellos que aún no encuentran la forma de llevar el sustento a sus familias. No se puede pedir a alguien que disfrute el presente sino tiene las condiciones básicas para conservar su existencia en justicia.

Vivir la valentía del presente que nos saca de nuestra zona árida de confort es también sonreírle a la vida y ser amable con los demás. Los grandes hombres y mujeres de la historia nos recuerdan con su vida que la amabilidad y gentileza no se limita a las personas, sino que se amplía a toda criatura y a la creación misma. No podemos ser corteses con nosotros mientras somos rudos y grotescos con los bosques, las montañas, los animales, el agua y el aire. Queremos que la naturaleza sea amable con nosotros mientras nosotros la contaminamos, destruimos y la sometemos a nuestros bajos intereses mercantilistas. Para ser amables  cada día con nuestros semejantes debemos volver a ser niños, que no miran apariencias y regalan su sonrisa con transparencia y generosidad. Sembrar amabilidad y cosechar la paz.

Dejo estas reflexiones, pero es tu decisión si continuas es una zona de confort mientras sigues siendo infeliz

Gracias por sus comentarios en este blog, inscribirse y compartir en sus redes sociales

Contacto en:

teologosalazar@gmail.com

@teologosalazar.com

Próximamente:

www.teologosalazar.com

(Visited 1.417 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Vencer el miedo

    Fabián A. Salazar Guerrero. Ph.D Doctor en Teología, Asesor Espiritual y Director de la Fundación INTERFE. La vida nos(...)

  • Opinión

    Disfrutar la vida

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual. La vida está llena de pequeñas sorpresas que encontramos en(...)

  • Vida

    Duele la desilusión

      Duele demasiado la desilusión ocasionada por una persona, un proyecto o un ideal, lo que provoca un profundo(...)

  • Vida

    Decir las cosas a tiempo

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual.   En ocasiones se siente un nudo en la garganta(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Chile nos ha mostrado, a través de sus marchas, a los(...)

3

El medicamento Metformina (Glucofage) puede ser beneficioso para prevenir el aumento de peso causado por estos anticonceptivos.

No es recomendado el uso del implante, la inyección ni el parche anticonceptivo junto con algunas medicinas para bajar de peso como: Sibutramina (Reductil), Pastillas chinas, Fruta Planta o Carnitina.

¿Quién puede utilizar el implante, la inyección y el parche anticonceptivo?

Al suspender las inyecciones y los parches anticonceptivos o al retirar el implante (Implanon) los síntomas de Resistencia a la Insulina reaparecen peor que antes.

Las pastillas anticonceptivas primero llegan al hígado y solo la mitad llega hasta la sangre. En cambio la inyección, el parche y el implante anticonceptivo van directamente a la sangre, alcanzando niveles mucho más altos.

¿Que pasa si utilizo el implante, la inyección (Mesigyna) o el parche anticonceptivo sin supervisión médica?

El parche, la inyección y el implante anticonceptivo causan Resistencia a la Insulina y casi siempre ocasionan efectos adversos como:

He preparado esta Calculadora de ovulación. Es una herramienta útil para planificar tus relaciones en caso que no estés utilizando implantes, inyecciones o parches anticonceptivos.

Recomendaciones médicas:

En las mujeres jóvenes o con parejas no tan estables es preferible el uso del preservativo. Aquellas que deseen retrasar la maternidad por muchos años es más recomendable utilizar el Dispositivo Intra-Uterino (DIU) en vez de tomar pastillas anticonceptivas por tanto tiempo.

ATENCIÓN: Las pastillas, los implantes, las inyecciones y los parches anticonceptivos no ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (como VPH). La mayoría de las mujeres contagiadas no creía que su pareja era portadora de estas enfermedades. Los hombres infectados no lo descubren hasta que comienzan los síntomas, mucho tiempo después.

Las mujeres que deciden quedar embarazadas deben descansar de los anticonceptivos mínimo 6 meses antes de quedar embarazadas.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMas.com

Artículos relacionados

Colágeno: ¿cómo tomar proteínas para la piel?

La Glucosamina: causa hiperinsulinismo (engorda)

Pastillas anticonceptivas: ¿cuál recomiendo? -->Es frecuente aumentar de peso por culpa de las pastillas anticonceptivas pero el Postinor, el implante, la inyección y el parche anticonceptivo engordan aún más.

¿Cómo evitar el aumento de peso causado por los anticonceptivos?

El medicamento Metformina (Glucofage) puede ser beneficioso para prevenir el aumento de peso causado por estos anticonceptivos.

No es recomendado el uso del implante, la inyección ni el parche anticonceptivo junto con algunas medicinas para bajar de peso como: Sibutramina (Reductil), Pastillas chinas, Fruta Planta o Carnitina.

¿Quién puede utilizar el implante, la inyección y el parche anticonceptivo?

Al suspender las inyecciones y los parches anticonceptivos o al retirar el implante (Implanon) los síntomas de Resistencia a la Insulina reaparecen peor que antes.

Las pastillas anticonceptivas primero llegan al hígado y solo la mitad llega hasta la sangre. En cambio la inyección, el parche y el implante anticonceptivo van directamente a la sangre, alcanzando niveles mucho más altos.

¿Que pasa si utilizo el implante, la inyección (Mesigyna) o el parche anticonceptivo sin supervisión médica?

El parche, la inyección y el implante anticonceptivo causan Resistencia a la Insulina y casi siempre ocasionan efectos adversos como:

He preparado esta Calculadora de ovulación. Es una herramienta útil para planificar tus relaciones en caso que no estés utilizando implantes, inyecciones o parches anticonceptivos.

Recomendaciones médicas:

En las mujeres jóvenes o con parejas no tan estables es preferible el uso del preservativo. Aquellas que deseen retrasar la maternidad por muchos años es más recomendable utilizar el Dispositivo Intra-Uterino (DIU) en vez de tomar pastillas anticonceptivas por tanto tiempo.

ATENCIÓN: Las pastillas, los implantes, las inyecciones y los parches anticonceptivos no ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (como VPH). La mayoría de las mujeres contagiadas no creía que su pareja era portadora de estas enfermedades. Los hombres infectados no lo descubren hasta que comienzan los síntomas, mucho tiempo después.

Las mujeres que deciden quedar embarazadas deben descansar de los anticonceptivos mínimo 6 meses antes de quedar embarazadas.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMas.com

Artículos relacionados

Colágeno: ¿cómo tomar proteínas para la piel?

La Glucosamina: causa hiperinsulinismo (engorda)

Pastillas anticonceptivas: ¿cuál recomiendo?

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar