Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director de la Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa. INTERFE

En estos días durante la celebración de una fiesta religiosa, fue muy emocionante ver a los vecinos salir de sus casas y junto a sus familias encender velas. Se podían ver hermosos detalles de cordialidad enmarcados por la música de Navidad y la alegre sonrisa de los niños.

Me surgió esta inquietud al pensar en cuántos regalos de Navidad tienen que ver con el licor. Además de tantas novenas de diciembre que al final se convierten en “novenas bailables” donde el “traguito” tiene un papel protagónico y eso sin qué decir del año nuevo. En medio de los centros comerciales, abundan los estantes repletos de botellas con promociones especiales para diciembre; hasta parece normal para algunos asociar Navidad con consumir alcohol.

El abuso de licor es uno de los detonantes de tantas peleas, accidentes y uso irresponsable de la pólvora en una cultura que iguala el ser “macho” con el beber en forma desmedida. Esto parece ser culturalmente aceptado en un país en donde la educación, la recreación, el deporte y la salud, se patrocinan con los impuestos a la cerveza, el aguardiente y los juegos de azar.

De esta carga cultural no se salvan ni las fiestas religiosas, donde unas copitas en honor de los “santos patronos” o la celebración de la alegría navideña, se mezclan con botellas que desfilan en las fiestas. Más de uno diremos “pero solo tomo socialmente”; ésto parece ser un eufemismo o una disculpa para justificar que aprovechamos toda oportunidad para entregarnos a los placeres de Baco.

Durante mi niñez, y creo que algunos también se sentirán identificados, observé como el licor hacía parte de la Navidad y en medio de los gozos y las alegrías, también provocaba las riñas y los sinsabores. Eran comunes las historias de infantes quemados, de los accidentes automovilísticos, de los suicidios, de las muertes por bronco-aspiración y qué decir de los embarazos no deseados. Pero después de varias décadas parece que todo siguiera igual y no sé si peor.

Me dirán que no es culpa del alcohol sino de “quien no sabe beber” pero nunca se enseña a “beber”, se llega al licor por familiares y amigos que tampoco lo saben y que después de unos tragos muestran facetas insospechadas de su personalidad. Existe una presión cada vez más fuerte, para que los y las jóvenes comiencen a tomar licor cada vez a más temprana edad y hoy se descubren cuadros delirantes, y patéticos, de menores totalmente ebrios en la calles, que envalentonados también se vuelven delincuentes.

El contacto con otras culturas y religiones permite observar miradas alternas sobre esta relación entre el licor y las fiestas religiosas, pues ellas sacan a las bebidas alcohólicas del escenario de celebración espiritual, promoviendo una expresión más sana del gozo, sin necesidad de intoxicarse o de “embrutecerse” para manifestar la alegría o la tristeza. Esto muestra que sí es posible crear esta alternativa cultural.

Continuando con nuestro tema, todo el consumo y abuso del licor, encuentra en muchos hogares uno de sus éxtasis en la nochebuena, donde es común ver más de un sujeto embriagado por las calles o en medio de las casas, perdido en su borrachera gritando “Feliz Navidad”. Para algunos el asunto de la embriaguez no pasa de alguna situación jocosa y hasta estúpida, en la que se ve a algún familiar “haciendo el ridículo” borracho en medio de la fiesta, pero parece que el asunto es más grave y deberíamos preguntarnos si como sociedad estamos enfermos de alcoholismo y nos negamos a reconocerlo.

Surge la pregunta: ¿Es posible celebrar sin consumir licor? Este cuestionamiento aborda nuestras más profundas raíces culturales heredadas de generación en generación, en la que no hemos aprendido a separar la fiesta del trago, así mismo ¿qué pasaría si un día optáramos por fiestas diferentes? Y a nivel religioso ¿será ésta la mejor forma de celebrar el nacimiento de Jesús?, ¿será éste abuso una forma de honrar la encarnación de Dios?

No puedo pretender ponerme como juez, son solamente algunas reflexiones para que aprovechemos estas celebraciones navideñas y de fin de año, para tomar conciencia sobre nuestro propio actuar y preparar nuestro corazón y nuestra alma, para recibir a Jesús. Es una invitación a la responsabilidad y sobre todo a la coherencia entre la alegría evangélica y los actos que manifiestan espiritual y materialmente este gozo.

Es un llamado a vivir la Navidad, no como hecho cultural o comercial, sino como una oportunidad de celebrar la alegría de la presencia de Dios entre nosotros hecho niño. Qué interesante sería que todo ese dinero derrochado en abusos de licor, lo pudiéramos ahorrar y entregar a los más necesitados para que ellos vivan de verdad un diciembre desde la solidaridad.

Muy invitadas e invitados a seguir este blog y divulgarlo entre sus redes sociales.

Sigamos en contacto en:

teologosalazar@gmail.com

www.teologosalazar.com

@teologosalazar

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 1.450 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Duele la desilusión

      Duele demasiado la desilusión ocasionada por una persona, un proyecto o un ideal, lo que provoca un profundo(...)

  • Vida

    Decir las cosas a tiempo

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual.   En ocasiones se siente un nudo en la garganta(...)

  • Opinión

    Estrellas en la noche oscura

    Fabián Salazar Guerrero, PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual. En algún momento de la existencia miramos a nuestro alrededor,(...)

  • Opinión

    Inteligencia de corazón para ayudar a los demás

    Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual y Doctor en Teología. Luego de iniciar una vida espiritual nuestro amor se desborda(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sin: Borrachera quincenal; pegarle a la mujer que le pide para el mercado; llevar al perro a ensuciar en la puerta del vecino; pasar el semáforo en rojo; botar los papeles a la calle, etc., pasaríamos x suizos pero nunca x colombianos.

  2. Gracias Fabián por tu escrito, me parece muy pertinente y aunque se puede convertir en una excusa decir que eso es parte de nuestra cultura, si cada uno de nosotros en nuestras familias cristianas que tratamos de vivir coherentemente el Evangelio logramos dar ese testimonio a nuestros vecinos y amigos, será algo que se irá difundiendo en nuestra sociedad de la misma manera que el cristianismo se fue difundiendo hace más de 2000 años. Gracias por recordarnos que no es el alcohol lo que nos puede dar la felicidad, sino que esa felicidad que tanto anhelamos la podemos encontrar cuando dejamos que Jesús nazca en nuestros corazones, no sólo en navidad sino cada día si lo dejamos hacer parte de nuestra vida.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar