Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero, director de la Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa. INTERFE

Ya hace algunos días pasó la Nochebuena entre alegres villancicos y regalos. De seguro muchos celebraron con cenas especiales y largos abrazos; no faltarían las lágrimas y las llamadas a los seres queridos. Lo mismo sucede en la noche final del calendario con toda la euforia del inicio de un nuevo ciclo anual, acompañada de música y tradiciones que auguran buena suerte. Todo esto es muy bello, pero si no se nota un cambio en la forma de ver y sentir todo a nuestro alrededor tal vez todavía no es Navidad y el año sigue siendo igual que el viejo.

A continuación una lista de reflexiones que nos pueden ayudar a revisar si pasamos las celebraciones o las celebraciones pasaron por nuestra vida para transformarnos.

Revisemos con serenidad las siguientes afirmaciones:

Sentimos un gozo permanente y una alegría que no encuentra sombra, pues vemos el mundo con esperanza a pesar de las dificultades y obstáculos cotidianos. Dejamos fluir una sonrisa interior del niño que  siempre canta, que adorna de colores su entorno y que llena de luces los rincones de las dudas y miedos.

-Experimentamos un renovado deseo de amor por la vida y hemos dejado atrás la tentación de quejarnos por nuestras situaciones presentes. Vivimos con intensidad cada momento y hacemos que cada día sea un hermoso regalo de Navidad y un año nuevo de propósitos de cambio.

– Tenemos una profunda necesidad de otorgar y pedir perdón, pues reconocemos que la vida es muy valiosa y muy corta para llenarla de amarguras y rencores. La vida no se mide en calendarios sino en experiencias maravillosas de compartir y aprender a recibir.

– Recordamos que nuestros seres queridos necesitan que le expresemos nuestro cariño y lo importante que son para nosotros siempre y que no es necesario esperar a un fecha especial para abrazarlos, llamarlos o colmarlos de detalles y decirles “te quiero”, “te extraño” o “eres muy especial para mi”

– Nos mostramos realmente solidarios con las familias necesitadas,  los niños de escasos recursos y los ancianos. Sentimos la urgencia de no sólo ofrecer un juguete pasajero, sino de luchar por cambiar las causas estructurales de la pobreza y el abandono. Debemos hacer propósitos de cambio no sólo personales sino también como sociedad.

– Reconocemos el dolor del otro y vemos en el pesebre también la soledad del “que no encuentra lugar”, del extranjero que no tiene refugio, del frío y la oscuridad de la noche, de la preocupación de los padres por su hijo que no tiene las mejores condiciones para su nacimiento y sobre todo de la incertidumbre por no saber qué hacer. A lo largo de todo el año debemos ocuparnos por promover la ayuda a los necesitados.

– Abajamos nuestro orgullo ya  que al ver la encarnación de Dios en condiciones tan precarias, nos demuestra que el valor esta en quien se es y no en lo que se creer tener, saber o aparentar. Además descubrimos que el tiempo pasa tan rápido y todo queda atrás,  que si no lo vivimos en su momento, ningún dinero puede recuperar esos instantes de existencia.

– Escuchamos con atención como los ángeles anuncian una Buena Nueva de Paz en la tierra y a su vez nosotros la transmitimos a nuestros hermanos y hermanas con gestos concretos a lo largo de todo el año de renuncia a la violencia y a la venganza.

– Divisamos a la distancia una estrella que nos guía al encuentro con Dios y si no encontramos ese astro en el firmamento, pues nosotros debemos convertirnos en esa estrella que orienta a los demás. Cada día nos comprometemos a vivir como si todo sería nuevo y somos referentes de felicidad para quienes nos rodean.

– Nos volvemos contemplativos y aprendemos en silencio que no hay mejores regalos que la paz, que la tranquilidad, que la ternura, que el cariño, la familia y sobre todo un amor de quienes nos rodean. Descubrimos que todos los días son una oportunidad de ser mejores y compartir felicidad y bienestar, sin otro motivo que la alegría de ser instrumentos de la divinidad.

– Somos agradecidos con Dios por su infinito Amor y reconocemos que siempre está ahí para cuidarnos, bendecirnos y acogernos en su misericordia que ama a cada instante de nuestra vida y tiene un sueño hermoso para cada una y cada uno de nosotros.

 

Si luego de revisar a la luz de las anteriores reflexiones, descubrimos que todavía no ha llegado Navidad o el año no se ha hecho nuevo, entonces debemos comenzar de inmediato a pedir este cambio en nuestro ser y trabajar para conseguirlo.

Felicidades y bendiciones para este año que comienza.

Favor compartir en sus redes, dejar sus opiniones e inscribirse a éste su blog de diálogos espirituales.

Seguimos en contacto

@teologosalazar

teologosalazar@gmail.com

www.teologosalazar.com

(Visited 1.533 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Gracias, amigos

    Fabián Salazar Guerrero. Doctor en Teología y Asesor Espiritual.   En días anteriores tuve la dicha de encontrarme con(...)

  • Vida

    Somos muy valiosos

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo y Asesor Espiritual. Es toda una vida la que llevamos escuchando opiniones de los(...)

  • Vida

    La espiritualidad, una tarea de cada día

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo y Asesor Espiritual.   La vida espiritual es una tarea de transformación, de búsqueda(...)

  • Opinión

    Nuevas situaciones son nuevas oportunidades

    Dr. Fabián Salazar Guerrero. Teólogo. Asesor Espiritual. Director Fundación INTERFE.       Las circunstancias de nuestra existencia nos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Que bueno este tipo de notas que invitan a reflexionar sobre lo que verdaderamente significa la navidad y el año nuevo. La frase mas escuchada durante todo diciembre al escuchar a las personas, al ver la TV, en las redes sociales etc, etc es la famosa Feliz Navidad y/o Feliz Año, pero después que pasa toda la festividad las cosas vuelven a la rutina y la “normalidad”, no hay cambios, transformaciones producto de esos buenos deseos. Esta comprobado que para muchas personas que aprenden a valorar solo la felicidad por los bienes materiales o por lo que le regalan aprenden a ser como aquellos que son tan pobres que lo único que tienen es dinero.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar