Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE.

En estos días he tenido que ser testigo de una serie de eventos donde la ambición se desmide y aparecen las intrigas de poder, las desconfianzas sembradas contra los otros, los rumores destructivos, la manipulación de las personas, la exaltación de los prejuicios, las falsas victimizaciones, las injusticias y los deseos de alcanzar las metas no importa a quién se deje herido o herida en el camino.

Podemos (y hasta debemos) tener diferencias pero esto no justifica intentar eliminar al otro o desprestigiarlo. Es imperativo mantener siempre la altura de nuestras opiniones, nuestra entereza y cordialidad en el trato, nuestros valores y sobre todo reconocer que todo es pasajero y nada vale la pena como para intentar acabar con las demás personas.

Es claro que debemos defendernos de aquellos ataques, pero si a esto se enfrenta “fuego” contra “fuego” lo único que resulta es un incendio que termina destruyendo la dignidad, la confianza, los afectos y en último término el Amor. Debemos conservar la valentía de la denuncia pero nunca dejar la nobleza y fortaleza de corazón.

Y de esta fortaleza son las niñas y niños nuestros maestros. Expongo las siguientes características de la limpieza de su corazón que nos ayudarán a intentar ser mejores y dejar de lado una ambición sin sentido:

Naturalidad. El niño con naturalidad descubre la igualdad y el deseo de compartir con el otro sin competencia (las competencias se las proyectamos los adultos). Descubre que por naturaleza somos iguales y que si alguien tiene un dolor o necesita algo debemos socorrerlo, consolarlo o sanarlo. Los prejuicios sociales, raciales, de religión o de género, son producto de los intereses, la ignorancia o el temor, pero no hacen parte de la natural condición en la cual se evidencia que nacimos desnudos y de igual manera nos iremos.

Espontaneidad. El amor ocurre en cada rincón de la existencia, y es por eso que como niños debemos dejarnos sorprender; volver a hacer preguntas y permitir que todo sea nuevo. ¿Cómo se podría ser orgulloso frente a tanta maravilla de la creación que nos muestra nuestra pequeñez? ¿Cómo ser altivo ante tanta gratuidad de abundancia y belleza que nos rodea? ¿Cómo creernos superiores cuando nos espera la misma muerte? Y junto a estas respuestas a la vez reconocer nuestra común dignidad de seres humanos merecedores de derechos y responsables de deberes.

Sencillez. Es la actitud de los niños y niñas de ver las cosas en su justa medida, para encontrar que todo tiene solución, que todo tiene su momento y que todo tiene su importancia. Sencillez no corresponde a menosprecio de sí mismo, o simpleza de mente o empobrecimiento de la dignidad; al contrario, es reconocer que nuestro valor y el de los demás se da en sí mismo y no por lo que tengamos, sepamos o hagamos, ya que todo eso es pasajero. Es un desafío el aprender a ver sin máscaras y sin juicios.

Alegría. Las cosas más valiosas de la vida, entre ellas la alegría, no la podemos comprar y eso lo saben los niños; se da con gratuidad a quien la busca y la comparte. Tantas veces los adultos reímos por banalidades, hacemos muecas de burla, fingimos sonreír por interés o lanzamos por orgullo unas carcajadas de desprecio, sin advertir que al final todo eso se devuelve, ya que la vida es un espejo. Por eso es necesario reír nuevamente como niños para constatar la forma en que amablemente cambia nuestra vida y nos volvemos auténticos.

Ternura. La ternura en la niñez al contrario de lo que podría pensarse es uno de los rostros de la fortaleza: ¿o quién frente a ella no baja sus guardias, se conmueve o se desarma? Intentar amarnos con ternura es aprender a perdonarnos, aceptarnos y desear hacer cambios benéficos a nuestra existencia. Así mismo desde esa dulzura renunciar a todo tipo de acción que busque imponernos, aparentar o manipular a los otros a nuestra conveniencia. Aprende a ver y servir con ternura y eficiencia, sin intereses como los niños y niñas, es apostarle a una sociedad sostenible en la paz y en progreso.

Lo anterior es una invitación a ser generosos y a trabajar por el bien común en la promoción de una sociedad justa, participativa, igualitaria e incluyente que supere las ambiciones individuales o particulares. Y en esta cambio de corazón podemos pedirle a Dios nos ayude.

 

Seguimos en contacto en:

www.teologosalazar.com

@teologosalazar

teologosalazar@gmail.com

(Visited 399 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    La espiritualidad es una vocación

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE.   La espiritualidad es un llamado de la divinidad, es un llamado a(...)

  • Vida

    Católicos y Luteranos, 500 años de la Reforma

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE. www.teologosalazar.com   teologosalazar@gmail.com   El recorrido histórico de las relaciones, entre la Iglesias Católica(...)

  • Vida

    Carta a las madres

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE Esta carta es un agradecimiento a las Madres por todo aquello que nos(...)

  • Vida

    Feliz Día del trabajo: tres relatos espirituales

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE. Cada persona desde su labor hace posible el bienestar de todos los seres(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

No quiero que me traten igual que a los hombres, porque no(...)

3

Las palabras claves representan el núcleo sobre el cual se construyó y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar