Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Diálogos espirituales

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE

Reescribo un blog que envié hace un año y que hoy cobra vigencia en el marco de los desastres de Mocoa (Colombia) y otros ocasionados por las lluvias en diferentes regiones del país y del continente.

En los primeros días de un desastre todos los ojos expectantes se posan sobre las zonas del desastre. Se mueven las sensibilidades y muchos, cada uno desde sus propios recursos, hace donaciones y eleva oraciones. Los noticieros y periódicos dan primeras planas a la noticia; nos entristecemos por las víctimas, nos alegramos con los rescates y nos conmovemos con los testimonios. Pero pasados los días parece que todo pierde interés, las ayudas se limitan, pocos hacen seguimiento y los medios buscan otra noticia de actualidad.

Es  muy importante sentirse conmovido por las víctimas ya que nos devuelve el sentir de humanidad, pero la verdadera ayuda comienza en el momento en el que se pasa de lo inmediato de la emergencia y comienza el proceso de reconstrucción personal, comunitaria, espiritual y estructural.

 

En 1999 tuve la oportunidad de servir como voluntario en el acompañamiento de cuatro alojamientos temporales resultantes de la atención al terremoto en Quindío (Colombia). Esta fue una verdadera escuela y hoy les comparto algunas de las enseñanzas y reflexiones que puedan ser de utilidad para situaciones similares.

 

  • Los desastres naturales evidencian los desastres sociales. Con esto se quiere decir que muchas de las pobrezas e inequidades que se mantienen ocultas en la cotidianidad de las ciudades, al presentarse una situación de colapso, se muestran en magnitudes inesperadas. Los que tienen los medios y los recursos salen de la zona y se desplazan a las capitales, mientras los pobres se empobrecen aún más y no pueden escapar de esta realidad. Por eso los cambios requeridos no son sólo de infraestructura sino cambios estructurales sociales que promuevan la equidad y la inclusión y sobre todo que las personas pudientes inviertan en su propio país.

 

  • Realizar un acompañamiento permanente pues las ayudas vienen con fluidez en los primeros días, y hasta meses, pero después el público se olvida cuando los medios dejan de divulgar la novedad. La gente sigue sufriendo y les duele profundamente el sentirse olvidados. El terremoto de la indiferencia, de la negligencia, de la lentitud de reacción y de los engaños es socialmente tan devastador como la caída de las casas.

 

  • Los alojamientos, las ayudas de alimentos y medicinas son prioritarias, pero se hace urgente promover de inmediato los procesos comunitarios para la búsqueda de proyectos sostenibles y el inicio de gestiones para la construcción de viviendas. La experiencia vivida me mostró que los grupos que se organizaron, lograron mejorar su calidad de vida, suplir sus necesidades, crear microempresas y acceder a los recursos necesarios para buscar una existencia mejor; mientras otros grupos se volvieron dependientes, esperaban las ayudas sin esfuerzo, desperdiciaban los recursos donados y finalmente priorizaban los planes individuales sin importar a quienes tengan que dejar atrás; primaba la ley de la selva y el “sálvese quien pueda”.

 

  • Es urgente colocar los organismos de control en una red de coordinación (personerías, contralorías, fiscalía etc) para que salvaguarde los derechos humanos, pues en estas situaciones las mujeres, niños, niñas y adolescentes son los más vulnerables al abuso, a la explotación, al abandono y la marginación. Aquí juega también un rol importante la integración con los organismos internacionales para que la atención a estas poblaciones sea articulada y efectiva.

 

  • La comunidad requiere ser escuchada para diseñar un plan de desarrollo a su medida, ya que por la premura de cuidar a la población, se toman decisiones desde las capitales o desde mesas de trabajo intersectorial que no tiene en cuenta a la gente y su liderazgo. La reconstrucción debe contar con la apropiación y con la toma de decisiones activas de las comunidades,para que no sientan que es un proceso artificial con el cual no se identifican, no se consideran comprometidas, ocasionando que los procesos de reconstrucción se demoren más tiempo en consolidarse.

 

  • Se debe tener mucho cuidado con la vigilancia y cuidado en la inversión de los recursos donados. No faltan los avivatos que aprovechan estas situaciones para engañar tanto a los donantes como a los damnificados. Piden dinero que nunca aparece, cambian las especies de las donaciones, aparecen oportunistas estafadores, se prometen hacer gestiones fraudulentas y no faltan las organizaciones que invierten mucho dinero en una carga burocrática innecesaria mientas a la gente no le llega nada. Para evitar esta situación es recomendable que junto a las instituciones estatales se organicen las veedurías ciudadanas para luchar contra la corrupción.

 

  • Las donaciones materiales son útiles pero también se requieren donaciones de tiempo y capacidades. Luego de unos meses después del desastre también se necesita la donación de asesoría técnica por parte de profesionales, por ejemplo educadores, ingenieros, administradores etc, para que ayuden a reconstruir las comunidades.

 

  • Un enemigo que desgasta la comunidad es el exceso de tiempo y la situación de vacancia. La gente cuando tiene mucho tiempo y además recibe subsidio no sabe qué hacer y comienza a generar violencia, usar drogas y dejarse llevar por la pereza. La productividad se baja y los pequeños problemas se convierten en calamidades comunitarias y comienza una sensación de resentimiento con aquellas personas que se encuentran mejor que ellos, lo que origina que se formen grupos de delincuencia, especialmente entre los jóvenes. Es importante comenzar a formar rutinas de trabajo conjunto e iniciar proyectos productivos.

 

  • Las personas no necesitan únicamente de casas y estructuras. Los afectados experimentan el sin sentido en sus vidas, su autoestima se baja, se apodera la sensación de miedo y de depresión. En estos espacios junto a la ayuda psicológica es fundamental una ayuda espiritual que les ayude a vivir sus duelos, a construir proyectos de vida y sobre todo a promover la esperanza en el futuro. Los líderes espirituales deben ir al encuentro de la gentey cambiar su forma de actuar, pues deben aprender a escuchar, a tener paciencia con los procesos  y sobre todo a restituir la confianza en la vida y hasta en Dios.

 

  • Se deben emprender campañas de salud y responsabilidad sexual, pues la condición de indefensión, de hacinamiento y afectación emocional produce situaciones que luego desencadenarán en embarazos no deseados, en enfermedades, y en abusos a menores. Esta situación es muy delicada y en muchas de las ocasiones de desastres no se tiene en cuenta.

 

 

  • Por ser una situación extraordinaria en la historia de un país, es necesario conservar la memoria de las personas afectadas y de aquellos que ayudaron a salvar vidas, a traer recursos y dedicarse al voluntariado, pues estos relatos de heroísmo, de valentía y de generosidad deben ser grabadas en las siguientes generaciones. Los medios registran algunos casos destacados pero en realidad son muchos los relatos de vida de tantas voces ocultas que merecen ser recordadas como modelos de inspiración.

 

  • Hacer seguimiento a los procesos, pues no es suficiente dejar una ayuda y no acompañar a la gente en su camino de lucha. De igual manera no estigmatizar las zonas afectadas, pues de nada vale colaborar si no se invierten recursos de empresas, y sobre todo si no se confía en que las personas puedan salir adelante y superar esta situación en sus vidas.

 

Agradezco divulgar entre sus redes

Seguimos en contacto en:

teologosalazar@gmail.com

www.teologosalazar.com

@teologosalazar

(Visited 466 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Carta a las madres

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE Esta carta es un agradecimiento a las Madres por todo aquello que nos(...)

  • Vida

    Feliz Día del trabajo: tres relatos espirituales

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE. Cada persona desde su labor hace posible el bienestar de todos los seres(...)

  • Vida

    Gracias Secretarias en su día

    Teólogo. Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE. Asesor Espiritual. En Colombia se celebra el día de la secretaria y es(...)

  • Colombia

    Luego del desastre comienza la tragedia

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE Reescribo un blog que envié hace un año y que hoy cobra vigencia(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. heriberto532873

    Gracias Fabián, importante aporte desde la experiencia, pero también desde los aprendizajes y las reflexiones que generan todas estas calamidades tan lamentables, que por lo general, padecen los mismos y las mismas poblaciones de siempre. Los desplazados, los ubicados en zonas de riesgo permanente, a distancias que los ponen a merced de los desbordamientos, de los deslizamientos, de las fajas y franjas más evidentes de alto riesgo, etc. Gracias por compartir tu aprendizaje y qué valioso resulta en este contexto de crisis. Heriberto González Teherán.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar