Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Acompañante Espiritual. Fundación INTERFE.

Hace un tiempo un Magistrado amigo, seguidor de este blog Diálogos Espirituales del tiempo.com, me hace la siguiente propuesta “te recomiendo una columna sobre los Jueces de Paz, transparencia y Justicia comunitaria”.

Dando respuesta a su amable solicitud que alegró mi corazón, escribo la siguiente reflexión espiritual y me auto-implico ya que tengo el privilegio de ser un Conciliador en Equidad. Que estas letras sirvan de inspiración y de homenaje a tantos hombres y mujeres que en todos los rincones de este país y en otras naciones, se esfuerzan con ser fieles a lo justo.

 

A través de nuestra labor ciudadana como Jueces de Paz y Conciliadores(as) en Equidad mostramos un nuevo rostro de la Justicia. En lugar de una venda de imparcialidad, a nosotros lo que nos interesa es observar a las personas a sus ojos, comprender sus dolores y angustias a causas de las crisis que viven, y descubrir  junto ellas nuevos horizontes de solución y acuerdo. Queremos que nuestra mirada sea amable, que demuestre una inteligencia profunda de la realidad y que sobre todo otorgue luces para continuar el camino. No podemos quedar ciegos a lo que viven nuestros pueblos, a sus pesares a causa de la impunidad, a las limitaciones de recursos o de información y a su oscuridad del odio, la guerra o la venganza.

Más que una divinidad que represente la Justicia, se necesita es una auténtica dosis de humanidad. En ocasiones la justicia se ve tan lejana, tan fría y a veces, y aunque suene en contradicción, se siente “tan injusta”. En cambio nosotras y nosotros, como voluntarios, pretendemos la administración de Justicia recurriendo a la acogida, la disponibilidad y el servicio que se requiera, para encontrar senderos de acuerdo en medio de momentos de dudas, de rencor y de desconfianza.

Nuestra palabra correcta, nuestra pregunta orientadora, nuestra exhortación oportuna, puede cambiar las vidas de nuestros destinatarios y el rumbo de una nación que busca afanosamente la reconciliación. Queremos ser Jueces de Paz, Conciliadores (as) tan esencialmente humanos, que a pesar de nuestras limitaciones quienes acudan a nosotros sigan creyendo en la Justicia como un valor fundamental, pues descubrieron que es posible como una realidad en sus vidas.

Una balanza vacía no nos representa; en cambio una balanza donde en un lado estén los valores, los ideales y las normas de bienestar de una comunidad y en la otra se coloquen las acciones de los individuos, es realmente más equilibrada. No es asunto de crear legislaciones paralelas o acomodadas a cada caso particular, sino el de confrontar nuestro actuar con el bien común, con lo que es bueno, bello y verdadero para un colectivo. Esto nos lleva a recordarles a quienes solicitan nuestra colaboración, que sus acciones y decisiones afectarán a muchos y que su generosidad en la honesta búsqueda de acuerdos beneficiará a toda una sociedad. Las erróneas decisiones que han optado por la violencia, por el soborno, por la manipulación, por la justicia por mano propia, se han convertido en espirales de venganza, de dolor y de lágrimas. El equilibrio sólo se logra cuando lo que pensamos, sentimos, hacemos y decimos encuentra coherencia en un proyecto de bien común, donde prime la honestidad y el respeto por el otro. De ese ejercicio de equilibrio nosotros debemos ser garantes.

Aunque no tenemos en la mano una espada que ejecute o amedrante, sí estamos armados de la legitimidad que nos otorga la ley y la confianza pública, sí estamos armados de la palabra honesta, estamos empoderados en la confianza de actuar con rectitud de vida y nos sentiremos respaldados por cientos de otros Jueces de Paz, Conciliadores (as) como nosotros quieren trabajar en red. Nuestra única espada será nuestra firma y con ella daremos y sellaremos el testimonio de un compromiso acordado que debe ser reconocido y cumplido.

En cuanto a la dignidad debemos respetarnos y hacernos respetar ante la sociedad, pues nuestro servicio invaluable tiene que ser reconocido tanto por la comunidad, por el sistema de justicia y sobre todo por nuestros destinatarios; nosotras y nosotros requerimos espacios acordes a nuestra misión, un trato cordial y el apoyo incondicional a los valores que representamos. Nuestros ropas se mantendrán inmaculadas ya que no permitiremos que nos corrompan los propuestas denigrantes, las dobles agendas y mucho menos los intereses propios, ya que si caemos en esta tentación no solo comprometeremos nuestro nombre, sino la credibilidad de todos aquellos que confían en que es posible creer en la justicia.

Estas son las cualidades que nos deben distinguir:

Dedicación y constancia. La justicia comunitaria tiene una buena dosis de carisma y don de gentes, es también el resultado de un esfuerzo continuo por aprender, por investigar, por indagar y por preguntar. La dedicación al estudio debe ser una nota distintiva de un buen juez y de buen un conciliador(a), que siempre está dispuesto a aprender para poder abordar con las mejores herramientas, cada nuevo caso confiado a su consideración.

Creatividad. En muchas ocasiones el administrador de justicia debe ser pionero, explorador y guía para ayudar a encontrar soluciones inéditas, renovadas y armoniosas en medio de posiciones encontradas, en medio del dolor y la rabia que ocasiona el conflicto y de las situaciones de la desconfianza y la duda generada por el enfrentamiento.

Sentido común. El sano criterio, la mirada que sabe diferenciar las situaciones con serenidad, la pausa o la palabra prudente, la sabia discreción del testigo, son los garantes de un trabajo bien hecho, que renuncia a la premura de la impaciencia o al engaño de la apariencia, para dar paso a la sensatez y la búsqueda de un honesto acuerdo en el que prime el bien o al menos se evite un mal mayor.

Saber escuchar. Que difícil ejercicio es intentar renunciar al protagonismo de la propia palabra, para dejar al otro ser el mismo, para sentirnos empáticos con su causa, para comprender sus razones, pero finalmente si aprendemos a callar para dar paso al interlocutor, entenderemos su corazón, su dolor y hasta lograremos encontrar en sus propias búsquedas la solución a su conflicto. Habrá conciliaciones que se resolverán sólo con lograr que las partes se escuchen y se reconozcan.

Ser generoso. Nuestra labor no tiene un sueldo porque nuestra labor es invaluable y en sí misma ya es paga, pues no hay mayor bien o mayor gozo que restaurar a las personas, restituir el equilibrio a las comunidades y provocar horizontes de esperanza en quienes acompañamos. Al ser tan valiosa nuestra misión, debemos cuidar con celo que sea respetada nuestra dignidad y sobre todo que sea reconocido nuestro aporte a la sociedad.

Firmeza y dulzura. Somos investidos por tal responsabilidad, por la confianza pública que para muchos y muchas seremos el único rostro de administración de Justicia que verán en medio de sus dificultades; es por eso que deberemos mantener la confianza en nuestra palabra y firma, nuestra ecuanimidad y nuestra rectitud de intención, pero a la vez conservar la sonrisa, la calidez de la acogida y la actitud amable siempre dispuesta. Ofrecer un rostro de la justicia tan renovado que la gente vuelva a creer en ella.

Garante de la equidad. Es posible nuestra labor cuando existe el equilibrio de fuerzas entre quienes se encuentran en situación de conflicto. No podemos ser cómplices impávidos frente al abuso, a la manipulación, la explotación de los débiles, los oprimidos o aquellos que no pueden decidir por miedo. Nuestro esfuerzo debe centrarse en promover las condiciones de libertad, de verdad y de respeto para que las partes encuentren una vía de justicia.

Saber trabajar en red. El secreto de una excelente  Juez y los concilidores(as)  es aprender a ser un nodo que interactúa con el entorno, aprende a direccionar una ruta efectiva de atención a quien recurre a nosotros, que recibe consejo de las autoridades de la comunidad, que sabe ser puente y no destino.

Fortalecer una vida espiritual. La justicia más allá de normas o acuerdos, es un chispa de divinidad que nos permite ver más allá de las apariencias, de las clases, de los estereotipos, para descubrir en los otros y otras la dignidad de los hijos de Dios. Esto nos ayudará frente a los momentos de duda, de desilusión y de desánimo, para recordar siempre que a pesar de las dificultades nuestra misión como Jueces de Paz y Conciliadores (as) en equidad es un servicio supremamente necesario para la paz y la reconciliación del país.

 

Seguimos en contacto en

teologosalazar@gmail.com

@teologosalazar

www.teologosalazar.org

 

(Visited 725 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    JOYFUL IN EVERY DAY

    Fabián Salazar Guerrero. Theologian. Director INTERFE Foundation. Colombia. Many readers communicate with me to thank for the messages of the(...)

  • Opinión

    Las alegrías de cada día

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual y Director Fundación INTERFE. Muchos lectores se comunican conmigo para agradecer por los mensajes(...)

  • Opinión

    LIVE WITHOUT FEAR

    Fabián Salazar Guerrero. Theologian. Director INTERFE Foundation. Colombia. Life gives us beautiful opportunities to review our own existence and realize(...)

  • Opinión

    Cerrar los CICLOS

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero.  Acompañante  Espiritual.  Director de la Fundación INTERFE. En ocasiones nos hemos levantado con todos los ánimos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: Cristian Torres Rodríguez La población envejece a una velocidad dramática y(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

¿Cómo se siente obsesionarse con el ejercicio? Mal. Porque obsesionarse con cualquier(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. arnulfo381653

    Espero que el nuevo presidente tenga en cuenta la justicia en equidad o comunitaria en el País conformada por la Justicia De Paz (Jurisdicción Especial de Paz), Conciliación en Equidad, Mediación Comunitaria (ya esta regulada legalmente la Mediación Penal y Policial), Conciliación Comunal (Comisiones de Convivencia de la Juntas de Acción Comunal) y la Mediación (que deben aplicar los Comités de Convivencia de los Edificios y Conjuntos de Uso Residencial bajo el Sistema de Propiedad).
    Esta clase de Justicia Comunitaria ha sido creada (constitucional y legalmente) y abandonada por Estado donde espero que el presidente, los gobernadores y alcaldes de todo el País, la apoyen y respalden para que atiendan conflictos desde su propias comunidades de forma digna y en sitios adecuados para tal fin y así evitaremos que se utilice la violencia para resolverlos. Solicito todo el respaldo de los gobernantes especialmente de los alcaldes y de Minjusticia para que jueces de paz y conciliadores puedan atender conflictos desde las casas de justicia fijas y móviles (buses) donde pueden existir operadores en derecho como en equidad y facilitar la resolución de conflictos especialmente de convivencia para fortalecer las relaciones de vecindad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar