Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual. Director Fundación INTERFE.

Hemos sentido varias veces como adultos que nos duele “algo” cuando los otros no nos dan el lugar, la atención o el reconocimiento que creemos merecer, y comenzamos una guerra interna de rabia, de orgullo, y hasta de venganza. Sentimos que nuestro “ego” ha sido lastimado y que otro es el culpable.

En esta lógica de defender nuestro ego, sucede que en ocasiones nos empecinamos en luchas donde los únicos golpeados somos nosotros mismos. Preferimos perder personas, momentos, oportunidades de ser felices, sólo por demostrar que teníamos razón, así no la tengamos. Nos volvemos ciegos a la realidad y tratamos de ver lo que no existe, únicamente porque nos auto-convencimos que “yo lo sé” y nadie me puede convencer de lo contrario pues no importa la verdad sino “mi verdad”, donde somos testigos, jueces y verdugos de quienes se nos oponen.

Mantenemos posiciones, relaciones u opiniones, únicamente porque ya hemos invertido muchas energías y tiempo y no estamos dispuestos a ceder, a iniciar de nuevo o a pedir disculpas. Nuestro ego nos lleva a decir y hacer cosas que lastiman a las personas que queremos y luego de habernos metido en un laberinto de odios y de resentimiento, no sabemos qué hacer para salir.
En momentos de rabia o emotividad, se dicen tantas cosas que luego, en calma, nos dan vergüenza, pero otras veces el ego de nuevo nos juega un mala pasada y hacemos todo lo posible para auto-justificarnos afirmando que teníamos razón y que es el otro el culpable y el victimario. Lo doloroso es que de nuevo nos llenamos de ira interna y comenzamos a tratar a todos con prevención para evitar que nos “hagan daño” y terminamos enredados en la desconfianza, el miedo y la infelicidad.
Cuando nos sintamos atrapados de ese dolor de ego podríamos intentar lo siguiente para ayudarnos a sanar:

Reconocer la igualdad. La vida nos demuestra que por naturaleza somos iguales, que todos sentimos miedo, dolor, alegría, esperanza, necesidad de amor y protección. Es por eso que debemos ser solidarios con nuestra especie, y que si alguien tiene una dificultad o necesita algo debemos socorrerlo, consolarlo o sanarlo como lo esperaríamos lo hagan con nosotros. Los prejuicios sociales, raciales o de género, son producto de la cultura o la educación familiar, pero no hacen parte de la natural condición humana de sentirnos una gran familia.

Espontaneidad. El amor ocurre en cada rincón de la existencia, y es por eso debemos dejarnos sorprender; volver a hacer preguntas y permitir que todo sea nuevo. ¿Cómo se podría ser orgulloso frente a tantas maravillas de la creación que nos muestran nuestra pequeñez? ¿Cómo ser altivo ante tanta gratuidad belleza y abundancia? ¿Cómo creernos superiores cuando nos espera la misma muerte?. Esta es una invitación para disfrutar cada día con espontaneidad como si fuera el último y dejarnos sorprender de la vida y de su generosidad para con nosotros y nuestros semejantes.

Sencillez. Es la actitud de ver las cosas en su justa medida, para ver que todo tiene solución, que todo tiene su momento y que todo tiene su importancia. Sencillez no corresponde a menosprecio de sí mismo, o simpleza de mente o empobrecimiento de la dignidad; al contrario es reconocer que nuestro valor y el de los demás se da, no por lo que tengamos, sepamos o hagamos, sino por lo que somos.

Agradecimiento. El agradecer nos llevará a disfrutar de los pequeños detalles, de los momentos irrepetibles, de la compañía de quienes nos rodean, de la alegría de servir, de ser ángeles para los demás y de aprender a dar y recibir con las manos abiertas.

Dulzura. La dulzura al contrario de lo que podría pensarse es uno de los rostros de la fortaleza. ¿O quién frente a la ternura no baja sus guardias, no se conmueve o no se desarma? Es el mejor disolvente del ego es el intentar amarnos con dulzura cada día más y darnos cuenta de cuanto valemos sin necesidad de imponernos o aparentar ante los demás.

Compasión. Es intentar ver a los otros con los ojos de Dios y sentir compasión y conmoción más allá de las apariencias, es aprender a tener paciencia con las luchas que están viviendo los demás, es responder con ecuanimidad, profundo amor y comprensión. Es dejar que Dios ame a través de nosotros sin distinciones, ni prejuicios, ni preferencias.

Las y los invito a inscribirse al blog, a dejar sus opiniones y divulgar este espacio de opinión de diálogos espirituales entre sus redes sociales. Cada día somos una comunidad espiritual más grande.
Seguimos en contacto en:
teologosalazar@gmail.com
@teologosalazar
www.teologosalazar.org

(Visited 1.083 times, 5 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    EL MEJOR REGALO DE NAVIDAD. PERDONAR

    Teólogo Dr. Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual. Director de la Fundación INTERFE. En estos días previos a la celebración de(...)

  • Opinión

    Volver a empezar no es fracasar

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual. Director Fundación Interfe. La vida nos coloca en situaciones que nos piden volver a(...)

  • Opinión

    TRISTEZAS SILENCIOSAS.

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual. Director Fundación Interfe. A lo largo de varios años he tenido la oportunidad de(...)

  • Sin categoría

    SANAR CUANDO NOS DUELA EL EGO

    Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Asesor Espiritual. Director Fundación INTERFE. Hemos sentido varias veces como adultos que nos duele “algo” cuando(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Un artículo reciente de El Tiempo nos compartía cuánto gana un Youtuber(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. gloriaesperanza498399

    Ohhhhhh, así es… Un ego inflado no nos deja andar, crecer, ver al otro, mirar a Dios… Cristo nos ofrece su cruz, para clavar en ella nuestro ego, y así poder nacer a una vida nueva.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar