Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Juan Pablo Gómez M. 

Esta es la historia de un hércules bañado en chocolate.

Es el 6 de la Selección, el que brinca a la cancha con el look de un Jackson Five pero la corpulencia de un Mike Tyson. 184 centímetros de estatura y 82 Kg bien calibrados que le pierden el equilibrio al gambeteador más hábil. Un volante de contención certero al que le faltarían años, para aflorar en el fútbol, cuando todavía jugaba en los rincones marginales del Chocó.

Oriundo de Quibdó, esa región que han bautizado “Reserva natural de futbolistas”, desde donde han salido grandes figuras del balompié nacional como Jackson Martínez o Wason Rentería. Al contrario de sus coterráneos, Carlos Sánchez le apostaba a la otra cara de la moneda: se la jugaba como mediocampo defensivo en un lugar donde el instinto de gol se lleva en la sangre.

La suerte no tardó en decirle que desencajaba. Nunca llegó a probarse en un equipo del Torneo colombiano, aunque sí en Danubio F.C., a unos 5400 Km de su tierra. Estando allí se consagraría campeón del torneo local en 2004, aunque con una mínima participación del volante. Sin embargo, en 2005 iba a recibir una oferta del River Plate uruguayo, jugando 40 partidos en 2 temporadas. En el período 2007-2012 se desplazaría al Valenciennes francés, donde los registros ya iban aumentando: 148 partidos y 8 goles.

Con la tricolor puesta

De cara a la Copa América de 2007, Jorge Luis Pinto sorteaba ante la prensa una lista de convocados para un amistoso contra Panamá. Entre ellos, Carlos Sánchez, un jugador que aparecía sin referencias y casi que con el pañal en la mano.

El aguerrido número 6 había contado con la buena suerte de caer en el ojo de Julio A. Comesaña, reconocido D.T., de clubes colombianos, mientras jugaba para el Danubio. Así, con recomendación del técnico uruguayo, Carlos Sánchez se estrenaba en una cancha vistiendo los colores del seleccionado. Aunque fuera para pasarle calor a las bancas, al chocoano la primera plana poco le interesó y mantuvo el entusiasmo siempre que era convocado. Esperando.

Los malos resultados en las eliminatorias al Mundial de 2010 hicieron que Pinto se fuera, pero Sánchez se mantuvo. Fue inicialista durante la dirección de Hernán Darío Gómez, consolidándose en la Copa América de 2011, durante un partido con Argentina. De aquel encuentro en el Cementerio de los Elefantes, se dio fama a la “conversación” del ‘Bolillo’ con Carlos Sánchez. “Cuidado con las patadas, no lo aporrees”, le dijo el técnico al volante, anunciando sus expectativas de una marca impecable sobre el 10 de Argentina. Y Sánchez no lo defraudó. La justa contra el rosarino resultó ser un éxito, tanto así que al día siguiente se ganó el título de ‘anti-Messi’.

De inmediato el quibdoseño empezó a mutar por los titulares. “Carlos Sánchez fue lo mejor de Colombia, porque borró de la cancha a Lionel Messi”, titulaba el portal argentino de radio Cadena 3. “Frenó al Argentino y se ha convertido en héroe en Colombia”, fue la entrada a un perfil sobre el volante en el diario Marca. Mientras que en el periódico El País se daban gusto pronunciando “Carlos Sánchez, el anti Messi de la Selección Colombia”.

Al final de la competición, en la que Colombia llegaría a cuartos de final, reaparecía Sánchez en una lista de mágicos y goleadores. Al lado de nombres como el de Álvaro Pereira, Paolo Guerrero, Diego Forlán o Luis Suárez. Carlos Sánchez sacaba la cara para una lista del 11 ideal de la Copa según la AFP.

Desde entonces el mediocampista no se despegó de la titular, mantuvo su puesto con determinación a través del regimiento de Leonel Álvarez, sucesor del Bolillo, y de la campaña de José Pékerman.

Aunque para la llegada del profe argentino la trayectoria de Sánchez en la Selección tuviera casi cuatro años, el inicio de la Era Pékerman fue también el punto más bajo del desempeño del mediocampista. Los dos primeros partidos fueron victoria en Lima y derrota por la mínima en Quito. Para la Selección sería el primer encuentro perdido con cuerpo técnico renovado. Para Carlos Sánchez, era su último partido en línea.

El 7 de Septiembre de 2012 Colombia regresaba al calor del  Estadio Metropolitano en Barranquilla. Luego de 2 fechas que se habían jugado en la noche, contra Venezuela y Argentina, al fin los 35°C de la capital costera se hacían sentir. Ambos equipos salieron a la cancha y Carlos Sánchez no figuró. En su lugar, Edwin Valencia, un polivalente vallecaucano que había tenido una temporada de ensueño con el Fluminense.

Dotado en la defensa y el ataque, el n°13 que reemplazaba a Sánchez parecía una muralla que se disolvía en el mediocampo para sumarse a la ofensiva. El volante se movía por el medio con agilidad, capaz de surtir a James y a Macnelly, mientras volvía para anular a Forlán y al ‘Cebolla’ Rodríguez. El resultado no podía achacarse a un solo jugador. Cuando Colombia ganó 4-0 a Uruguay, había sido Edwin Valencia y no Carlos Sánchez el que salía por televisión mientras sonaba el pitazo inicial.

A partir de la goleada las cosas se estabilizaron. Después de largo tiempo Colombia era constante. Valencia fue titular en los siguientes 4 partidos y Sánchez se mantuvo como cambio obligado. Por James contra Chile, por Macnelly contra Paraguay. Para el tercer encuentro, el 6 de la Selección dejó de ser determinante. Durante el 5-0 a Bolivia en el Metropolitano, en ningún momento los tableros electrónicos marcaron el número de Carlos Sánchez.

Al mundial

En mayo de 2013 Edwin Valencia sufre una lesión en su pantorrilla derecha. Para junio 7 la Selección Argentina espera a Colombia en el Monumental de Buenos Aires. En la previa del partido se dan a conocer las sorpresas y reaparece una figura olvidada: Carlos Sánchez, vistiendo el clásico n°6 de su camiseta.

En el fútbol no hay nada dicho, nada se da por cierto. A Edwin Valencia una lesión lo sacó de las canchas por 5 meses. A Carlos Sánchez esa misma circunstancia le dio la oportunidad de volver al juego. Nadie elige sus desgracias pero no por ellas el mundo deja de moverse. Y se movió aquel 7 de junio en el partido contra Argentina, como siguió haciéndolo un empate, una derrota y 4 victorias después. Para cuando se cerraron las chances de colarse al Mundial, Colombia ya había clasificado con comodidad y se regodeaba en el 2º puesto de la clasificación sudamericana. El Seleccionado demostraba un trabajo impecable, y entre todos ellos, Carlos Sánchez, no decepcionó.

Las listas salieron con el tiempo. La angustia le siguió el paso a más de uno. 7 salieron del camino: Perea, Falcao, Macnelly, Soto, Muriel, Mosquera y Valencia. Al último una afección de rodilla y un problema muscular lo marginaron de manera definitiva del campeonato.

En los 23 definitivos estaría sin falta el apellido del volante que ya se había convertido en una estrella de Alicante, con su nuevo club: el Elche. Carlos Sánchez tendría tiempo y espacio de sobra para dar una impresión, ya estaba camino a Brasil 2014. Al chocoano, que debía formar en la titular del primer partido, le medirían, nuevamente, su entrega contra Grecia.

En ese mismo encuentro Sánchez apareció dinámico, espectacular. Con un estilo de juego del que apenas nos había dado cucharadas, el medio defensivo hizo a un lado la fuerza física por un mayor dominio técnico. Haciendo el trabajo silencioso en la parte de atrás supo contener cualquier avance, se mostró calmado aunque no sin sacrificio. Terminado el encuentro las estadísticas FIFA mostraban el esfuerzo físico: 10,606 metros. Había corrido unas 80 canchas de fútbol, estaba 2 puntos por encima del promedio del equipo y apenas era superado por James Rodríguez (10,982 metros).

Luego tuvo el duelo contra Costa de Marfil. La labor de Sánchez sería detener a Yayá Touré, figura del Manchester City, mientras ponía un ojo en Serey Die y Gervinho, dos jugadores que se habían lucido en el partido contra Japón. El volante no se hizo pequeño en la hazaña y cubrió el mediocampo con disciplina. Al final, una vez más, era el segundo en distancia recorrida para el equipo: 10,087 metros.

El diario barranquillero El Heraldo no se guardaba la admiración por el volante. “La fortaleza de este equipo radica en el trabajo grupal”, así empezaba un artículo sobre el examen del partido. Y Carlos Sánchez, sin lugar a duda, había aprobado.

Contra los nipones descansó resguardándose de una segunda amarilla. Desde la banca esperaba con los demás al rival para la siguiente ronda. El veredicto salió por las noticias: sería Uruguay sin Luis Suárez, en el histórico Maracaná de Rio de Janeiro.

Durante los 93 minutos Sánchez se mostró sólido en la parte defensiva. Hizo la tarea con juicio, sorteando los problemas en la mitad del campo y retrasándose hasta la línea de los centrales cuando era necesario. Sacó balones de peligro en el juego aéreo y dominó sobre Cavani y el Cebolla Rodríguez. En el campo también dejó ver su carácter, cuando sobre los minutos 30 y 60 ponía la calma en Mario Alberto Yepes, luego de las provocaciones de Forlán y Cavani.

En la Copa del Mundo, Sánchez dejó ver que es un jugador elemental en la composición técnica del equipo. Las estadísticas MARCA lo sobreponen a grandes jugadores de su misma posición en el campo. Recuperando 23 balones en 4 partidos, más que Khedira (15), Schweinsteiger (19), Fellaini (20) o De Jong (21).

Pékerman le ha concedido los minutos, la confianza. Ha sorprendido por sus facultades en el mediocampo y ha reforzado fielmente la defensa del Seleccionado. A sus compañeros les transmite el buen juego, mientras se muestra al mundo como un volante que trabaja con excelencia y humildad, carácter y valentía.

En el duelo que definiría a uno de los semifinalistas, entre Brasil y Colombia, Sánchez se consideraba fundamental. Los medios lo habían cargado de importancia por ser el primer hombre a cargo de la labor defensiva sobre Neymar, astro brasileño. Al respecto había dicho “será una lucha contra un equipo, no sólo contra Neymar”. En la cancha, durante 94 de los 95 minutos que jugó, siempre dio la talla. El partido terminó y Colombia se despedía de la Copa del Mundo. Sánchez subía cerca de un punto en su calificación FIFA a lo largo del torneo, se acercaba al 90% del rendimiento.

Al minuto 7 del mismo partido Neymar estaba por cobrar desde la esquina luego de que Zapata le zafara un balón por el extremo. Sánchez se paraba detrás de toda la defensa, sobre la izquierda del arco de David Ospina. El balón salió disparado mientras todos veían como giraba por el aire, todos y Carlos Sánchez, que siguió el recorrido con la mirada. A su espalda Thiago Silva se decantaba sin hacer un sonido y le daba a la pelota con la rodilla. Suficiente para mandarla al fondo, ya era 1-0 para Brasil. El custodio impasable del mediocampo colombiano se descuidó, por un instante, y se asomó la derrota.

Carlos Sánchez llegó al Mundial dentro de los 11 inicialistas por un golpe de suerte. En el camino alzó la vista y supo aprovechar. Fue villano un minuto y héroe 274 más. Queda la famosa escala de 1 en 1 millón para que el error que para muchos nos arrancó el sueño de las manos, reste atributos a lo que queda en la carrera de este gigante del mediocampo.

@diariosmundial

(Visited 299 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudiantes apasionados por el fútbol y las mil caras diferentes que esta moneda redonda llamada Brazuca puede aportar. Periodistas más allá de la narración y el comentario, pero más acá del mundo de los gurús del periodismo deportivo. Analíticos y críticos el 90% del tiempo, durante el otro 10% estamos viendo a la Selección.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Carlos Sánchez: el gigante del mediocampo

    Por: Juan Pablo Gómez M.  Esta es la historia de un hércules bañado en chocolate. Es el 6 de(...)

  • Deportes

    La banca de los churros

    Historia por: Gabriela Gómez.           Links fotos Guillermo Ochoa - http://www.fotolog.com/guillermo_8a/25914472/ Gotoku Sakai - http://www.focus.de/sport/fussball/bundesliga1/bundesliga-sakai-hoffnungstraeger-mit-grossmutter-aus-nuernberg_aid_699076.html(...)

  • Deportes

    ¿Se acuerdan de un tal Falcao?

    Por: Camilo Correa I. Dos penales convertidos en aquella tarde eufórica del 11 de octubre, en el Metropolitano de(...)

  • Deportes

    El efecto Suárez

    Por: Alejandro Téllez S.  “Cuando llegué al Liverpool como gerente, Jamie Carragher y Steven Gerrard, me dijeron que él(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar