Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

espana_y_cataluna_worpress

La comunidad internacional observa con cautela los recientes acontecimientos ocurridos en España donde una comunidad autónoma como lo es Cataluña, realizó un referéndum con la intención de determinar si su población está de acuerdo en separarse del país. Y los latinoamericanos de manera especial, observamos con gran interés estos sucesos debido a los lazos históricos que nos unen con la “Madre Patria”.

Aunque existirían muchas razones para estar del lado de los separatistas ya que de algún modo los latinoamericanos lo fuimos hace dos siglos, no deja de ser triste que un país como España se esté fragmentando y que su población se vea enfrentada con una violencia que parece sacada de otras épocas o importada de otras latitudes. Fue muy decepcionante ver a la población civil catalana agrediendo a su propia policía y viceversa, lo anterior sin que se lograse identificar con claridad a quienes realmente estaban incumpliendo la ley.

Es inverosímil que un país como España que es percibido como ejemplo de democracia, de civilidad y de solidez económica; se esté dividiendo ante el mundo. Más si se tiene en cuenta que fue durante siglos el imperio más poderoso sobre la faz de la tierra. Y es que España es un referente para América Latina ya que sus modelos son replicados a lo largo de la región, especialmente en lo que tiene que ver con sus procesos ante la comunidad europea.

Por su parte, Cataluña alega principalmente que no recibe las regalías que cree merecer por los aportes que hace a la economía nacional y que su población podría vivir mejor si fuera independiente. También alega quererse separar porque supuestamente tiene una cultura, un idioma y una historia diferente a la del resto de España.

No obstante, si se comparan las cifras, podremos observar que Cataluña sólo aporta el 19% del PIB español y que se encuentra en la cuarta posición dentro del escalafón del PIB per cápita después de la Comunidad de Madrid, el País Vasco y Navarra. Y aunque Cataluña aportara rubros superiores, un tema de regalías y/o tributación no debería ser motivo para que una región se quiera separar de un país.

Según el Ministro de Economía de España-Luis de Guindos, si Cataluña se independiza su PIB podría caer entre un 25% y un 30%. Asimismo, el jefe de la economía española señala que de separarse, el desempleo de Cataluña sobrepasaría el promedio del desempleo nacional en 8,9 unidades. Algo que claramente no le convendría a los catalanes.

Para empeorar el panorama, muchas empresas que tienen como sede a Cataluña se están trasladando a otras regiones de España al ver el riesgo que ahora tienen sus inversiones debido al temor que despierta una separación del país. Algo que ocasionaría un retroceso económico sin precedentes, entre otras cosas, porque si Cataluña se separara de España, también lo haría de la Unión Europea ya que la adhesión al bloque continental no es automática.

En cuanto al idioma, es claro que el catalán tampoco es el único lenguaje que se habla en esa comunidad pues además del español, también está el aranés. Y aunque el catalán fuera el único idioma que se hablara, tampoco sería una razón válida para separarse. Si así fuese, todos los países del mundo deberían hacerlo ya que, aunque en todos existe un idioma oficial, en todos se hablan idiomas distintos.

Si los alegatos de Cataluña fueran válidos, todos los países tendrían que separarse pues todos agrupan economías locales desiguales e incluso varias culturas e idiomas dentro de un mismo territorio. Algo que claramente estaría en contra de la misma Unión Europea y de prácticamente todas las naciones del mundo.

Desde Madrid afirman que el problema principal de Cataluña no es su poca autonomía sino el exceso de la misma. Y es que esa comunidad cuenta con un gobierno propio, una policía local diferente a la que hay en las demás comunidades y hasta tiene un sistema educativo distinto al del resto de España. Ello pudo influir en el actual proceso independentista que plantean algunos catalanes pues también debemos tener claro que esa sociedad está dividida y que gran parte de su población no quiere separarse de España ni de la Unión Europea.

Pero independientemente de los hechos históricos, de las regalías que pretende recibir de más el gobierno catalán y del exceso de autonomía que tiene esa comunidad, la verdad es que ante el mundo España es una sola y eso incluye a Cataluña. Nadie se imagina a una España sin Barcelona ni a una Cataluña sin Madrid ni mucho menos a un país fragmentado.

Sin embargo, el problema real va mucho más allá de España y de sus comunidades autónomas, el verdadero problema es el auge del populismo de ultraderecha que está amenazando a Europa, a Estados Unidos a nuestra América Latina y a otras regiones del mundo. Los populistas basan su discurso en el odio hacia lo diferente, en la tergiversación de los hechos, en la retórica histórica y en todo aquello que cause desunión y discordia a la vez que pretenden apropiarse del poder político y económico de las naciones.

En contraste, la Unión Europea (UE) es un ejemplo de civilidad mundial pues a pesar de agrupar culturas e idiomas diferentes, logró que sus países miembro trabajen en sinergia para darle paz y prosperidad a un continente tan diverso. Y aunque puedan existir problemas y asuntos por mejorar, la comunidad internacional no puede desconocer la estabilidad que genera la UE ni los beneficios que trae la estandarización de procesos para la economía mundial y para las relaciones entre Estados, además de múltiples logros en cuanto al estándar de vida que hoy es más alto del que había cuando cada país trabajaba por separado.

Y es que a los populistas no les interesa fragmentar países, crear conflictos donde no los hay y generar violencia entre hermanos con tal de tener el poder y aumentar sus ingresos. Sólo es observar con detenimiento lo que hay detrás de esos movimientos extremistas para entender que en el fondo existe un interés particular y no un verdadero interés común. Detrás de ciertos movimientos separatistas hay claros intereses de grupos económicos que no quieren tributar lo que les corresponde o que buscan acaparar un mercado. También hay oscuros intereses de políticos corruptos que pretenden impulsar sus fracasados proyectos nacionalistas, totalitarios y xenófobos.

Y aunque el mundo ya ha sido testigo de los estragos que dejan los gobiernos y los movimientos populistas de ultraderecha y del peligro que representan, parece no aprender la lección. Un ejemplo es el retroceso que ha tenido Estados Unidos que en plena globalización asumió posturas nacionalistas del siglo pasado, utilizando una retórica desenterrada de la guerra fría que claramente pone en riesgo al mundo. Tanto es así que ese país ha planteado la posibilidad de nuevas guerras, la separación de naciones mediante inhumanos muros y hasta ha negado el cambio climático que experimenta el planeta aún con los daños que han dejado los recientes huracanes en su propio territorio.

De hecho, el actual populismo que impera en los Estados Unidos es permisivo con la ridícula y a la vez peligrosa supremacía racial que creen tener algunos individuos ignorantes que viven en ese país. También con el comercio de armas por parte de la población civil y que ha ocasionado graves tragedias como la de Las Vegas. Infortunadamente, esa tendencia se ha replicado en Europa a través de partidos populistas que tienen como objetivo la promoción del odio, el caos y la desunión.

El caso más notorio es el del Reino Unido donde movimientos populistas promovieron el Brexit y como consecuencia ese país se separó de la Unión Europea. Ahora, los ingleses tienen serios problemas por creerse de mejor familia pues perdieron el mercado que habían ganado por años dentro del viejo continente, teniendo que re-negociar todo con grandes desventajas arancelarias. A raíz del Brexit, la economía del Reino Unido tiene graves dificultades, las empresas inglesas sufren obstáculos comerciales y los ciudadanos de ese país están bajo una incertidumbre que era innecesaria.

De hecho, recientemente, dentro del Reino Unido también se realizó una consulta popular para determinar si Escocia se separaba teniendo como resultado que la mayoría de los ciudadanos quieren seguir perteneciendo a ese país y lo hacen por una sencilla razón, porque saben que juntos son más fuertes. Algo que contrasta con el pensamiento de quienes en su momento promovieron el Brexit y que hoy tiene sumido al Reino Unido en una crisis sin precedentes.

España y su comunidad autónoma de Cataluña deberían tener como referente al Reino Unido, país donde Escocia e Irlanda del Norte decidieron acertadamente permanecer unidos para ser más competitivos y para evitar los conflictos que crean las fronteras invisibles que se basan en preceptos del pasado. España y su comunidad autónoma de Cataluña también deberían tener como referente al Reino Unido respecto al Brexit, ya que es claro que no fue una decisión acertada pues los aisló del resto de Europa y los tiene hundidos en una inocultable crisis económica.

Tal vez el error de España fue ejercer acciones represivas al enviar a la policía para impedir que se realizara la consulta popular catalana. Sin embargo, la comunidad autónoma de Cataluña también se equivocó al pretender realizar un referéndum de espaldas al mundo, sin el aval del gobierno español y sin la presencia de autoridades electorales legítimas. Existen innumerables pruebas de personas que votaron en más de una ocasión, además no hubo información previa de manera que el sufragante entendiera la gravedad de lo que implica la separación de Cataluña. Un proceso así nunca tendrá el aval de la comunidad internacional, si así fuera, todos los territorios del mundo podrían realizar un referéndum similar y separarse de sus países con la premisa de la “Libre Determinación de los Pueblos”.

Asimismo, el actual gobierno español se equivocó al ignorar el auge populista que existe en Europa y que claramente afectaría a su país. También se equivocó por no escuchar los reclamos de los catalanes que buscan desde hace años una reforma tributaria. Además, el gobierno español se equivocó por permitir que esa comunidad tuviera un sistema de educación y de seguridad distinto al del resto del país. Pero sobre todo, el actual gobierno español se equivocó al estar más preocupado por los asuntos internos de un Estado soberano como lo es Venezuela, que por los propios problemas de España.

El auge de políticos populistas y de empresarios corruptos a quienes lo único que les interesa es ganar más o no pagar los impuestos que deben, representa una amenaza para el mundo y por lo cual debe ser contrarrestada mancomunadamente por el bien de la paz y de la estabilidad internacional. Adicionalmente, la globalización no sólo implica el libre tránsito de mercancías, también conlleva a la libre movilidad de las personas, a la estandarización de la economía y a la internacionalización de los derechos. Algo que en su conjunto genera un mayor estándar de vida para la población mundial.

Por lo anterior, debemos entender que no se puede estar en contra de la globalización ya que es luchar contra un proceso irreversible y que este no es el momento para independizarse sino para cohesionarse pues la unión hace la fuerza y de ello dependerá el verdadero progreso de los países y de sus ciudadanos.

(Visited 502 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar