Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
170118_01_foroeconomicomundial_1800

El Presidente de Colombia en una de sus visitas al Foro Económico Mundial en Davos-Suiza.

El Foro Económico Mundial (FEM) que se realizó en la ciudad de Davos-Suiza, tuvo como lema central para este año ‘Crear un futuro compartido en un mundo fracturado’, una cuestión sobre la que reflexionaron cerca de 3.000 participantes de más de 110 países del mundo político, empresarial, cultural y de la sociedad civil.

El eje central fue ‘el futuro de la cooperación global’ en el comercio, el medioambiente, los sistemas fiscales, la competitividad y la lucha contra el terrorismo. Por eso, dentro de su agenda se trató el tema energético, la desigualdad económica, los efectos de la cuarta revolución industrial y la lucha contra la corrupción internacional.

Por fortuna, Colombia tiene cada vez más protagonismo al ser considerada la segunda economía con mayor crecimiento de América Latina pese a la difícil situación que atraviesa la región. Un ejemplo perfecto para ofrecerle al FEM nuevas perspectivas, especialmente porque hoy se proyecta como un país emergente con gran potencial y a la vez con grandes desafíos internos que de uno u otro modo ha sabido enfrentar.

En cuanto al tema energético, sin duda alguna los países del mundo deberán empezar a desarrollar y utilizar energías limpias o de lo contrario, entraremos en un caos a causa del cambio climático y de los precios de los combustibles fósiles. Algo que representa un gran reto, especialmente para la naciones industrializadas y para aquellas que basan sus ingresos en la explotación de sus recursos naturales.

A propósito de esto, hace dos años el Ministro de Hacienda-Mauricio Cárdenas anunció el lanzamiento del nuevo enfoque económico que tendrá el país denominado “Nueva Economía”, con el cual se pretende promover sectores alternativos al extractivo como es la industria en general, los servicios y el turismo.

Ello servirá para que otros países tomen como ejemplo el modelo colombiano y empiecen a darle un giro a sus economías de modo que se promuevan sectores con gran potencial de crecimiento al tiempo que se disminuyen las actividades minero-energéticas. Y aunque no se logrará un cambio sustancial de la noche a la mañana debido a que su implementación tomará algún tiempo, es un paso en la dirección correcta.

En cuanto a la desigualdad económica, los países del mundo tienen un enorme desafío ya que no es ningún secreto que la brecha entre ricos y pobres cada vez es más grande. La organización Oxfam reveló que a la fecha una élite que escasamente conforma el 1% de la demografía internacional, posee la misma riqueza que la mitad de la población mundial, unos 3.600 millones de personas. “Cuando una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de US$2 al día, la inmensa riqueza que acumulan tan solo unos pocos resulta obscena”, advirtió la Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional-Winnie Byanyima.

Y es que es inaceptable que existan millonarios que prefieran esconder sus fortunas en cuentas bancarias de paraísos fiscales a invertirlas en el desarrollo, en el bienestar y en el progreso de la humanidad; más cuando se trata de su propio país. U otros a los que sólo les interesa figurar en los rankings de los más ricos del mundo cuando la inmensa mayoría de personas no tienen satisfechas sus necesidades básicas. Esto demuestra que el principal problema de nuestra era es la avaricia, el egoísmo y la envidia.

Sin embargo, solucionar la desigualdad económica no solo implica aumentarle los impuestos a las personas más pudientes, controlar la evasión fiscal y velar para que las distintas organizaciones cumplan con la responsabilidad social y ecológica a la que están obligadas. También se hace necesario aumentar la oferta de empleos, pagar salarios más justos y bajar los precios de los distintos productos. Asimismo, se necesita realizar una inversión social holística que abarque temas de salud, educación, vivienda, recreación y emprendimiento.

De allí la importancia de que los países se esfuercen por tener un perfecto equilibro entre lo público y lo privado. Cuando todo es público, se frena el emprendimiento y por tanto la innovación y el progreso. Cuando todo es privado, se frena la inversión social y todo lo que dependa de ella en cuanto a educación, salud, vivienda y demás.   

Es por ello que las potencias del mundo están procurando equilibrar sus economías de modo que el sector privado y el estatal coexistan y se beneficien mutuamente. Un ejemplo serían las empresas de economía mixta, las alianzas empresariales público-privadas y los diferentes programas de responsabilidad social compartida.

Por lo anterior, es un error entrar en una discusión para determinar si todo debe ser privado o público ya que los efectos nocivos del neoliberalismo están comprobados al igual que los efectos negativos de las posturas basadas en la estatificación del 100% de la economía. En la actualidad, los países más prósperos son una mezcla de los dos modelos.

No obstante, un factor clave para disminuir la desigualdad económica es mediante la estandarización de los derechos y deberes ciudadanos. Esto quiere decir que un trabajador pueda ganar un buen salario sin importar el país donde se encuentre, más si se trata de la misma compañía. Lo mismo a la hora de adquirir los diferentes bienes y servicios ya que estos deberían tener un precio similar independientemente donde se compren. Igualmente con los impuestos que se tributan y con los derechos a la salud, educación y vivienda. Todo debería estandarizarse en cuanto a calidad, precio y distribución con el fin de garantizar su acceso a todos los habitantes de la tierra.

La globalización no sólo se limita al libre tránsito de mercancías, en realidad es un proceso mucho más complejo que involucra al ser humano como eje fundamental. Una de sus principales características es que los medios de transporte modernos y adelantos tecnológicos como el internet, hacen que las personas se movilicen de un país a otro con mayor facilidad y que se comuniquen en tiempo real. Esto conlleva a que los problemas dejen de ser locales para ser globales y por tanto sus soluciones, lo que infiere que los derechos y deberes también deben serlo.

Lo anterior evitaría muchos desafíos actuales como es la inmigración ilegal, las guerras, el desplazamiento, la devastación ecológica y otros tantos ya que si se garantiza un buen estándar de vida al total de la población mundial, esta no tendrá que verse en la necesidad de buscar de forma desesperada su supervivencia en otro país como es su derecho natural. Finalmente, las fronteras son líneas invisibles e imaginarias pues todos somos pobladores del mismo planeta y por tanto debemos tener las mismas garantías.

El proceso de paz colombiano también fue protagonista en la agenda del FEM. Este sin duda es de interés mundial y especialmente hemisférico ya que todo el continente americano tiene un enorme deseo de que Colombia acabe su conflicto interno para así tener una región más segura, homogénea y enfocada en el progreso.

No en vano, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) declaró recientemente a América Latina y el Caribe como territorio de Paz. A lo que se suma el manifiesto interés de los Estados Unidos y de Europa en que se acabe el conflicto debido entre otras cosas a las inversiones que planean realizar tras la implementación del acuerdo.

Esto indica que la paz no tiene reversa pese a la absurda oposición que algunos sectores beligerantes, retrógrados y oscuros hacen con el fin de perpetuar una guerra de la que se benefician a costa del sufrimiento de los colombianos, de la inestabilidad regional y del freno al desarrollo.

Por otro lado, la cuarta revolución industrial fue por tercera vez tema de la agenda. Este fue un concepto emitido por Klaus Schwab-Director del Organismo el cual se refiere al impacto que las nuevas tecnologías tienen en los sectores empresariales tradicionales.

A finales del siglo XVIII la revolución la ocasionaron las máquinas a vapor. En el XIX, la electricidad. A finales del siglo XX y principios del XXI, la automatización de las fábricas, la aparición de los computadores y el internet. Ahora, en la ‘cuarta revolución’ se hablará de economía compartida, internet de las cosas, autos autónomos, computación cognitiva y muchos otros conceptos que ya son una realidad.

Este proceso indica que las empresas del mundo tendrán que adaptarse a los cambios disruptivos que afectarán sus modelos de negocio tradicionales o inevitablemente desaparecerán. Y lo anterior no se hace frenando la innovación con legislaciones retrógradas sino adoptando la tecnología y por qué no, creando nuevos avances que les diferencie y que les ofrezca una ventaja competitiva en el mercado.

En esto Colombia puede estar tranquila por el momento pues sin duda ha realizado una buena labor al enriquecer su ecosistema digital y al tener apertura hacia las grandes empresas de tecnología donde Bogotá D.C. se consolida como la nueva Silicon Valley.

Hoy en día la capital colombiana es sede de compañías como Google, Facebook, Twitter, IBM, Microsof, Huawei, Samsung, Sony, LG, Siemens…(entre otras) más un número indeterminado de starups nacionales y extranjeras y empresas de telecomunicaciones que saben que esta ciudad se perfila como un importante jugador tecnológico a nivel internacional.

Sin embargo, ya se hace necesario empezar a ver los frutos de las inversiones público-privadas que se han realizado en dicho sector en los últimos años. Estos frutos deben reflejarse en el ROI y más que eso, en el PIB del país, en nuevos puestos de trabajo directo, en la disminución de la pobreza y en la solución de los problemas reales de la población.

La lucha contra la corrupción fue nuevamente un tema central en el FEM. Los recientes escándalos internacionales como el Panama Papers, el de la FIFA y más recientemente el de Obredecht. Más otros del ámbito nacional como el de Reficar, AIS, el Cartel de la Contratación y muchos, muchos, muchos otros; demuestran que es un flagelo que afecta sin distinción a todos los países del mundo.

A raíz de lo anterior, algunas voces se han levantado en contra de este problema proponiendo entre otras cosas mayor cooperación internacional en temas judiciales, la eliminación de paraísos fiscales, la cooperación en materia tributaria, la detección de operaciones de lavado de activos, la persecución al contrabando y el no alojamiento o asilo político a personajes investigados por corrupción. Igualmente, urge que los políticos que cometan delitos relacionados con la corrupción se les impida ejercer cargos públicos de por vida y que los empresarios que incurran en actividades ilegales no puedan volver a contratar con el Estado, un gran reto para las naciones del mundo.

Para concluir, el FEM sirvió para socializar estos y otros asuntos que representan en su conjunto un enorme desafío global. Sin embargo, serán los países que se adapten a los cambios los que saldrán beneficiados y los que se posicionarán como las nuevas economías del mundo las cuales no se basarán en la hegemonía política o militar sino en la innovación, disrupción y diferenciación tecnológica cuyo desarrollo necesariamente tendrá que incluir y beneficiar por igual al total de la población.

(Visited 386 times, 4 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar