Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“El eterno retorno es tan cierto como la gravedad”, le había dicho, hace poco, su nuevo amigo. Ahora le sonaba terriblemente cierto, cuando volvía a ese mismo aeropuerto, a esa misma sala, a esa misma silla en la que se había sentado tiempo atrás, con ese mismo miedo tan lleno de posibilidades. A pesar del tiempo, nada estaba resuelto. Las mismas mamás lidiaban con sus bebés, los mismos señores trabajaban en sus portátiles, ¿haciendo qué? Los ejecutivos se reproducen como peces. Si fuera tan importante, no lo habrían dejado para una sala de espera, para un lugar de lejanía, de gente perdida en los cronogramas que les marcan sus celulares, todos tan en lo suyo, tan al abismo, tan al borde de una tragedia. Un aeropuerto es una intersección, un viraje de una vida, un punto de quiebre. Allí se queda, para siempre, el recuerdo de los que te despiden, como una fotografía, como un espectro que se une con otros miles de espectros creando, juntos, ese ambiente helado y emotivo, atrapado en el tiempo, en las dimensiones. Aunque las víctimas no son los que se van sino los que viven en estos lugares inciertos, los que trabajan allí, condenados a ver a todos partir mientras ellos se quedan, obligados a movilizarse en horarios irrisorios, en transporte público, por trayectos eternos, para llegar al extrarradio, donde el sonido de los aviones no es tan molesto. Por fortuna están las maletas, flotantes, con sus cuatro ruedas que giran 360 grados, las escaleras eléctricas, las donas, y ese maravilloso olor a café, a jugo de naranja y a sándwiches caros, que nos hace creer que todo fluye, que todo funciona, que somos importantes: la única especie sin alas que puede volar. Pronto tocaremos el cielo, superaremos las aves, atravesaremos las nubes y jugaremos con ellas, como si fueran comestibles, abullonadas, masticables. Parece que cuando tomamos un vuelo sabemos exactamente hacia dónde ir, aunque nuestra vida sea terriblemente incierta.

(Visited 449 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista, con un máster en Creación literaria. Comenzó su carrera como practicante en el periódico El Tiempo, donde después trabajó como redactora de Eltiempo.com y de la versión digital de ADN. En el camino ha aprendido de todo un poco: a hacer carteleras de cine, escribir horóscopos, planear bodas y gestionar reservas de hoteles. Ahora solo intenta reencontrar su voz.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

No quiero que me traten igual que a los hombres, porque no(...)

3

Las palabras claves representan el núcleo sobre el cual se construyó y(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Buen punto. Me gusta pensar cuando estoy en los aviones en lo que escribes, gracias por tus aportes a mi poca imaginación de que hacer en un avión. Y de los aeropuertos ni hablar esos si que son mundos alienígenas como diría mi abuela hay encuentras gente de un solo ojo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar