Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

     

Si un borracho nunca miente, ¿por qué siempre asegura que ‘no está borracho’? Si un niño invariablemente dice la verdad, ¿por qué acusa al osito de peluche de haber rayado la pared? Si ambos casos son evidentes explicaciones no pedidas, ¿por qué el engaño es imperceptible para la humanidad? 

Una explicación no pedida es un temeroso estornudo de un humano, precisamente cuando las apuestas están a su favor y él cree lo contrario. Nadie está haciendo preguntas incómodas. Nadie lo tiene entre los sospechosos. Pero él, casi de forma involuntaria, expulsa un comentario que considera inocente con el objetivo de reforzar su supuesta inocencia.  
Y lo que era una conversación intrascendente, se va transformando en una bola de nieve que crece y crece a medida que se explica más y más. Recordemos al Macho humano que llega tarde a su casa: 
– Amor, perdóname. Perdóname, perdóname y perdóname. Te quise contestar todas tus cincuenta llamadas, pero estaba atrapado en una reunión urgente con mi jefe y Sarita. ¿Me perdonas? 
En ese momento, el Macho arrepentido queda preso de sus palabras, especialmente cuando ella responde:
– Tu jefe te está esperando en la sala. Hace dos horas.
Explicación no pedida, torpeza sin medida
¿Qué tal si el Macho arrepentido hubiera usado la estrategia del borracho, contestando con un “No es tarde. Apenas es mediodía en Bangkok”? ¿Qué tal si el Macho arrepentido hubiera usado la táctica del niño y su osito, culpando al tráfico por la tardanza?
Ahora recordemos al que usa un amigo anónimo:  
– Te quiero pedir un consejo, aunque no es para mí. Es para un amigo de una amiga de la hermana de mi mejor amigo. Yo… Él quiere salir contigo, pero no sabemos cómo invitarte.
Recordemos al irrespetuoso que simula ser respetuoso: 
– Con todo respeto y perdóname que te lo diga, pero, sinceramente, tú eres un…
Recordemos al que está buscando una excusa para no ir: 
– ¡Claro que voy! ¿Crees que me lo perderé? El único lío es que esa misma noche tengo comida con los suegros, y esa reunión pinta hasta tardísimo. Haré lo que pueda. Prometido.
Recordemos al deudor moroso: 
– Yo te voy a pagar, pero imagínate que a mí tampoco me han pagado. 
Recordemos a la Hembra humana que quiere parecer inexperta:
– Yo no soy así. Nunca me había pasado. Nunca antes lo había hecho en la primera cita. 
Recordemos al Macho humano que aparenta no tener hambre: 
– Aquí no va pasar nada que no quieras que pase. 
Una explicación no pedida equivale a dar, en bandeja de plata, la prueba reina del que iba a ser un crimen perfecto. Se le regala a un detective una confesión manifiesta, renunciando a cualquier beneficio penal, cuando se tenía derecho a permanecer callado y a no ser interrogado sin la presencia de un abogado. 
Ahora bien, es cierto que hay quienes viven dando explicaciones sin ser pedidas. Pero a su vez es cierto que hay otros que viven pidiéndolas cuando hay silencio. Culpables porque explican, culpables porque callan. Entonces, ¿cuál es el camino para dilucidar como un borracho o un niño, de tal forma que se asuma la mentira como verdad? 
La solución es siempre responder como un niño borracho. En otras palabras, como un político. En caso de una posible incriminación éste no calla, porque ‘el que calla, otorga’. Aunque tampoco explica porque sabe del riesgo de asumir la culpa sin querer. Por lo tanto, sólo se remite a aclarar que nunca dijo lo que dijo, tampoco vio lo que vio y menos aún estuvo donde estuvo. Y si hay testigos, él lo niega hasta que haya una prueba. Y si hay una prueba, él asegura que son calumnias de la oposición sumado a un pequeño error inobjetable pero del osito, un asesor cercano.  
Al final, al público se le bajará la indignación tan rápido como subió y traspasará su efervescente susceptibilidad a un concursante polémico de un reality show. Además, haciendo gala de la memoria de un borracho y la ingenuidad de un niño, reelegirá al político. 
Hasta una próxima verdad humanamente irracional, Amigos de lo Salvaje.

LL.jpgLucano Divina
Comandante Macondo de la Revolución Animal
Selvas de Sur America, agosto 30 de 2012
Compartir esta verdad es querer esta selva:


—————————————
Encuentra nuestra Revolución Animal también:
* Donde el Pajarito Azul
* Caralibro
  

* GeMás
* Interés del Pin
Follow Me on Pinterest
* La Guarida Oficial 
—————————————
Archivo de verdades humanamente irracionales:

55 – Me hice un jugo con tu media naranja

54 – El odio es el amor vestido de frac

53 – No busques amor donde sólo hay amistad

52 – ¿Mujer de la vida alegre o de la vida amargada?

51 – Explicación no pedida, torpeza sin medida

50 – ¿Por qué ellos no bajan la tapa del inodoro?

38 – ¿Qué sabe tu tarjeta de puntos sobre ti?

(Visited 67 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El tigre de bengala que analiza las estupideces humanas, con un delicioso toque de humor negro

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Una de las peores consecuencias causadas por la tecnología de las(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar