Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Es usual que algunos días despierte con la misma duda: ¿vale la pena? Lo curioso es que cuando sucede, también aparecen respuestas como salidas de Dios, Buda, el universo o la naturaleza (para ser consecuente con este blog).

Algunas veces la respuesta ha sido confusa. Por ejemplo, hace unos días me preguntaba si valía la pena migrar de la ciudad al campo, no solo para cambiar de estilo de vida sino con el propósito de contribuir (o intentarlo) para mejorar las condiciones de comercialización de productos agrícolas, o para desarrollar proyectos de formación con colegios rurales. En ese momento, la respuesta fue conocer el audio en el que Magda Deyanira Ballestas, una profesora (líder social), con 32 años de servicio en Bolívar, se escuchaba siendo amenazada por un paramilitar. Creo que ya conocen la historia…

Bajo este panorama podría parecer que no vale la pena intentar liderar iniciativas que contribuyan a reducir la desigualdad, así sea en pequeña escala como lo hace una profesora, o en el campo, como es mi idea. Sin embargo, luego de una sencilla conversación pude entender que la respuesta no estaba en el audio de la maestra. Estaba en una conversación por WhatsApp.

Hace un tiempo conocí a María Elisa, una mujer cuya historia de exilio por temas políticos en Colombia puede representar a cientos o miles de personas (incluyendo ahora a la profesora Magda). Sin embargo, lo valioso de su historia es que, a pesar de esta situación, tras volver al país ha dedicado sus esfuerzos al campo, a promover la agricultura orgánica y a desarrollar actividades alternativas relacionadas con la tierra, la responsabilidad con la naturaleza, la formación de campesinos y a reforestar una zona devastada por las decisiones de quienes favorecieron el cultivo de pino y eucalipto en función de su rentabilidad. Contra la consecuencia que ella y muchos otros viven: escasez de agua.

Ese día, cuando me preguntaba si valía la pena esta idea que aún está en desarrollo, le pregunté a María Elisa cómo iba su nuevo proyecto. Ella, junto a un grupo de campesinos, lidera la iniciativa de una consulta popular para detener la explotación de las montañas, antes sofocadas por los árboles maderables y ahora por las excavadoras que buscan fosforita a pocos metros de los nacimientos de agua.

Luego de contarme los avances de su iniciativa y al transferirle esa duda que me aparece constantemente, encontré la respuesta. En el mensaje me decía: “Me siento bien haciendo parte de estos retos, así sean a veces un poco arriesgados, pero siento que es lo que debo hacer”.

Creo que no hay que pensar mucho para entender que esa respuesta no podía ser más humilde y clara. Sin pretensiones, sin adornos. Este es un país en el que intimidan y asesinan líderes sociales, que no son más que personas que hacen lo que deben hacer. Se necesita dejar de pensar, de debatir, de encerrarse en conflictos racionales, para aportar desde la acción, la emoción y la pasión.

Es increíble para mi, al menos, que otros citadinos como yo nos levantemos diariamente sin pensar en el origen de los recursos. Que nos preocupemos por el vestuario del día o por el trafico de la ciudad, mientras que personas como María Elisa se levantan a diario para trabajar, como pueden, para que nosotros sigamos en nuestro mundo citadino.

Claro, no se trata de culpar a quienes vivimos en el campo, sino de entender y valorar que personas como María Elisa defienden hoy el agua que nosotros consumimos en Bogotá, así como cientos de líderes defienden lo indefendible en lugares en donde esa es la única forma. Nosotros tenemos alternativas de elegir, otros no pueden hacerlo. Pero hay personas cuya elección ha sido ayudar, trabajar por los otros, aportar. No tienen que hacerlo, pero lo hacen.

Ese es el campo en el que quiero vivir. Esa es la historia que hace que toda esta aventura valga la pena.

(Visited 984 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Comunicador social y periodista, estudiante de maestría en Humanidades Digitales y director del proyecto colaborativo @Transformacciones. Actualmente en transición hacia el campo, la producción colaborativa y la vida sostenible.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

2

Lee aquí la entrada en español. We had the chance to exchange(...)

3

Mientras mi hermano de doce años leía “El gato negro“, relato del(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. libardo936962

    De acuerdo. Se trata, entonces, de blindar esas actividades de los agentes de la muerte que representan todas las formas de lucha: la institucionalidad corrupta que reparte licencias para todo mientras paguen bien y utiliza la represión oficial; los directamente interesados en el negocio; los que pescan en río revuelto y los segundos, terceros y hasta cuartos que pasan de agache.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar