Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si los Mayas, los Aztecas y los Muiscas tenían algo en común era la posibilidad de ver que, año tras año, las cosechas orientaban sus civilizaciones y guiaban el rumbo de sus organizaciones: Los mercados, las ceremonias, los rituales, el orden social…

Todo hacía parte de un establecimiento que, tan natural como la intervención antropológica sobre la producción del maíz, se establecía de acuerdo con los tiempos que se deben aceptar y que son precisos para obtener un fruto tan ancestral.

Lo menciono porque hace meses, o más bien luego de la semana santa, como se suele contar el tiempo en el campo, hice mi primera siembra que, tras pensar en mil posibilidades, tiempos y desplazamientos, fue de maíz. Cada vez menos mítico, menos sagrado y más transgénico. Pero el primero.

Y desde ese entonces la espera se convirtió en ondas de emociones que pasaron por la intriga, la ansiedad, el desencanto y, finalmente, la alegría. Porque es muy duro pal’ citadino pensar que el fruto de tanto trabajo, de preparación del terreno, de siembra, de limpieza, de viajes, de riego, entre otros, solo se vería reflejado luego de varios meses. Porque querámoslo o no, estamos acostumbrados a que todo pase de inmediato, a un clic. Y cuando me refiero a todo, eso incluye la comida, el dinero, el amor, o el divorcio, si es preciso. Pareciera que si las cosas no pasan de inmediato, no sirven. Pero lo importante tarda, a veces meses, como el maíz; quizás años, como la vida misma.

Sin embargo, el objetivo de esta entrada no es trascender mucho sobre la relatividad del tiempo ni de las circunstancias que nos limitan como especie. Lo que hoy quiero compartirles es que luego de lo que fue solo una idea, por fin empecé a ver los resultados.

Debo advertir que esta entrada fue escrita en lo que podría describir un antes y un después, así que presento excusas por el salto temporal. Antes del covid, por supuesto, y ahora después de una segunda cosecha, de un nuevo trabajo, del encierro, de una separación, de lágrimas incalculables, de dolor, de mejoras económicas, de decepción y finalmente, de tranquilidad. Una mezcla que, aunque parecía sin sentido, hoy encuentro más coherente.

Retomo esta entrada desde el punto en la que la dejé antes de que todo sucediera y lo hago ahora que parece haber pasado. La frustración se ha vuelto comprensión, el dolor aprendizaje, el llanto excepción y no regla, y sobre todo, aunque suene pretenciosos, sabiduría… una sabiduría que parece tan natural y repentina como los primeros visos de las plántulas, las primeras flores del cultivo o la primera ronda de recolección de la cosecha. Esa que parecía que no llegaría, que a pesar del esfuerzo no se veía, pero que, sin pensar, un día empezó a tener una nueva luz, una nueva hoja, un nuevo tallo o simplemente, nuevas emociones de esperanza, de motivación, incluso de fe.

Luego les contaré sobre la venta de la cosecha (una experiencia no tan emocionante) pero por ahora les comparto la reflexión, quizás romántica e ilusoria de lo que un simple contacto con la tierra y algunas horas de encierro obligatorio pueden dejar. Quizás esta vuelta a lo básico que nos obliga a replantarnos, a esperarnos y a crecer, como lo hizo mi primera cosecha.

(Visited 68 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social y periodista, Magister en Humanidades Digitales y director del proyecto colaborativo @Transformacciones. Actualmente en transición hacia el campo, la producción colaborativa y la vida sostenible.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

2

[caption id="attachment_100" align="aligncenter" width="300"] Foto de Diana Hirsch[/caption] Creo que uno(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar