Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las mujeres tejen, hacen reuniones, planean encuentros. Lo hacen ver simple. Hace un tiempo una compañera de oficina, por ejemplo, logro reunir a 6 de sus amigas para viajar al mar en una tarea que para mi resulta titánica. Otra amiga cercana, por su parte, organiza encuentros para intercambiar prendas que ya no usa, pero que finalmente funcionan como excusa para hablar, reír y compartir.

No sé si es una cuestión de género, o soy un mal ejemplo, pero en mi caso, reunirme con amigos significa encontrarme con espacios de discusiones absurdas, de alcohol, de recordar los mismos momentos que recordamos desde hace años y de terminar, cómo no, hablando de mujeres. Corrijo, hablando de cosas mentirosas hasta para nosotros mismos sobre las mujeres…pero ese es otro tema.

Y menciono que las mujeres se reúnen a hacer ciertas cosas manuales porque debo reivindicar la labor de las manos como un eje articulador de la sociedad, como un punto de encuentro y reflexión o como un espacio para la no soledad. Ahora recuerdo, por ejemplo, la primera escena de la película de Almodovar: ‘Dolor y Gloria’, en la que las lavanderas cantan majestuosas al borde del río mientras dejan sus prendas impecables. Es una especia de oda a la limpieza, de la ropa, lo más evidente; pero en el fondo, la limpieza del alma.

Hace poco recordé que uno de mis cortos días como neocampesino me llevó a uno de mis pocos recuerdos de la infancia. Recuerdo que mi abuela me asignaba la importante tarea de desgranar arvejas para el almuerzo. Siempre pensé que esa labor era la forma sencilla de mantener a un niño en silencio y concentrado, fuera de sus intereses exploratorios que resultan exasperantes.

Pese a esa idea, aquel día al que me refiero, en el que la importante labor llegó, tuve que sentarme con Óscar (un campesino de la zona) por delegación de su esposa, a desgranar arvejas. Una tarea que no tuvo discusión y que, luego de algunos minutos de absoluto silencio, acabó con la incomodidad y se convirtió en honestidad.

Las arvejas fueron la oportunidad para dialogar sin mirar a los ojos. Para planear metas incompletas y encontrar discusiones comunes. Un gran momento para que un mal conversador, como yo, propiciara temas al ritmo de los granos sobre el recipiente, mientras reconocía en el hombre que suele ayudarme en el campo, a una persona que incluso comparte mis mismos sueños: viajar en moto por el continente, montar un negocio, vivir tranquilo y sin presiones.

Ahora recuerdo que desgranar arvejas en mi infancia era de gran agrado porque era el momento en el que mi abuela me contaba historias de su propia infancia, cargadas de humor, entusiasmo y un poco de fantasía, quizás, pero que me encantaba escuchar una y otra vez porque me acercaban de una forma que no se lograba en otros momentos.

Quizás hace falta que los hombres nos demos más tiempo para desgranar arvejas, si es que el tejido, los encuentros no alcohólicos o los intercambios de ropa usada nos parecen precarios, poco masculinos o tontos. Quizás nos falta volver a usar nuestras manos para construir cosas imprecisas, pero conversaciones importantes.

(Visited 188 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social y periodista, Magister en Humanidades Digitales y director del proyecto colaborativo @Transformacciones. Actualmente en transición hacia el campo, la producción colaborativa y la vida sostenible.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

3

Eddy es uno de mis amigos de colegio e infancia con(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es verdad, las mujeres con la excusa de hacer algo, buscan reunirse, o al contrario, no lo sé. Pero tienen ese don de no tener pena alguna para hacerlo, algo que los hombres no podemos, nosotros tenemos que tener un propósito más relevante para hacerlo y media el alcohol o el fútbol y así es dícil conectar y conversar tranquilamente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar