Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Entre la histórica legalización del matrimonio gay en Francia y la inminente victoria que se dará muy pronto en el estado de Rhode Island, EE. UU. quedó ensanduchada la derrota del proyecto de ley colombiano que terminó por hundirse en el Senado con una votación de 51 votos en contra y 17 a favor.
La sensación entre los simpatizantes es de frustración y desprecio por un Congreso que ha sido tildado de poco representativo, anacrónico y discriminador. Y quizás tengan razón. Pero, no puede desconocerse tampoco que las más importantes victorias del matrimonio igualitario en el mundo han dado la batalla en congresos y legislaturas estatales y es allí donde han triunfado en una lucha política que no ha sido nada sencilla.
Comparto la opinión de quienes afirman que la protección de minorías y la reivindicación de derechos no debería estar sometida a los caprichos de la política de turno, pero debe reconocerse que incluso la Corte Constitucional de Colombia consideró que (al menos) el trámite de reglamentación del matrimonio gay debía pasar por el Capitolio Nacional.
En una democracia el papel de la rama legislativa es fundamental. El gran error de los colombianos, en general, es tener en la cabeza que los congresistas siempre serán inútiles o un lastre burocrático que toca soportar. La recurrente abstención de votantes por elecciones al Congreso por encima del 50% confirma que a los colombianos poco o nada les importa quiénes terminen ocupando una curul.
Así, la culpa de la desastrosa derrota del matrimonio igualitario no es solo de las arcaicas opiniones de algunos senadores o del inquietante lobby de Ilva Myriam Hoyos, sino de un grupo de interés que por falta de organización no ha podido transformar sus intereses en senadores elegidos que los representen.
La lección que debemos aprender todos de este proceso es que las elecciones legislativas importan: las manifestaciones públicas son claves, pero es en últimas en el Capitolio donde se toman las decisiones por más respaldo que se tenga de los medios o líderes de opinión. 
No se construye una Nación sintiéndose satisfecho con solo cambiarse la foto de perfil de Facebook por un logo simpatizante de una causa que se comparte. Así murió la Ola Verde y morirán todas las iniciativas que no transformen las pasiones en votos. 
Martha Lucía Cuellar, la entusiasta madre que se robó la atención de las redes sociales por su intervención ante el Senado, incluso se atrevió a afirmar que la búsqueda del matrimonio gay se debe dar saltándose el Congreso si era necesario. La invitación que acá propongo no es a pasárselo por encima, sino a apoderarse de él.
No es del todo cierto, como afirma Cuellar que el “modelito se haya roto”, la sociedad pudo haber progresado, pero la cultura política sigue siendo la misma y eso en parte es culpa del electorado.
Estas lecciones son importantes para todos. Si su preocupación es la conservación del medio ambiente, la defensa de los derechos de los animales, los derechos de los gais o lo que enseña su iglesia, promueva candidatos apasionados por estos valores y acompáñelos en las urnas. 
Gran evidencia de estas ganancias democráticas es la importante representación con que cuentan los grupos cristianos en el Partido de la U, MIRA y Cambio Radical.
Frente a esto ¿quién tiene la culpa de la caída del matrimonio igualitario en el Congreso? ¿Dependerá siempre la reivindicación de derechos de la Corte Constitucional? ¿Se puede cambiar la cultura política en el Congreso de Colombia? Los invito a compartir sus opiniones en la sección de comentarios.
En Twitter: @cpinill
(Visited 75 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Camilo Pinilla es economista. Se ha desempeñado como investigador en temas de infraestructura y telecomunicaciones; regulación, inversión pública y políticas de competencia. Ha asesorado al gobierno en temas de regulación de comunicaciones. De manera paralela, es profesor de cátedra de microeconomía en una universidad privada de Bogotá.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar